Representaciones y nombres de meses: A propósito del menologio de la Catedral de Pamplona

catedral-de-pamplona

Catedral de Pamplona

Julio Caro Baroja

I

La idea de personificar a los meses y a las diversas estaciones del año la heredaron los artistas paleocristianos del paganismo. Los mosaicos en que se usa este tema son numerosos. En las tumbas romanas son frecuentes las segundas de tales representaciones. Y en los cementerios cristianos no faltan, con un sentido nuevo tal vez.

Dejando a un lado aquellas de tipo puramente ornamental como las del cementerio de Calixto (mujeres medio desnudas con determinados frutos en la mano) hay composiciones, como la del cementerio de Domitila, en que el Buen Pastor tiene a su izquierda al Invierno, con un pileus, y una pala al hombro, que se calienta al fuego, y al Otoño, igualmente vestido, que en la mano derecha lleva un racimo y en la izquierda el cuerno de la abundancia. A su derecha están, el Verano que siega con hoz, y la Primavera en forma masculina, cogiendo rosas. En el cementerio de Pontiano las cuatro representaciones estaban en medallones distintos. Estas obras del siglo IV no tienen, sin embargo, el valor de las pinturas de la gran cripta de San Genaro en el cementerio de Pretextato, de la época de Septimio Severo. Muchachos y muchachas cogiendo rosas representan la primavera, otros que cortan, atan y baten las mieses el verano. En el otoño privan las escenas de vendimia y en el invierno la recolección de aceituna es la que sirve para caracterizar la estación. En el arte romano y paleocristiano de casi toda la Europa occidental se repiten muchos motivos parecidos.

Conocidos son los mosaicos de las estaciones, de Vienne3, Sainte Colombe y Saint-Romain en Gal en la Galia Narbonense y Aquitania. Los de Lyon6, Brotonne, Orbe y Tourmont en las provincias de más al norte. En Treyes había uno en que los meses se hallaban representados por dioses. En África las figuras emblemáticas se hallan con cierta frecuencia, al parecer. Así en un mosaico de Cartago el mes de mayo es un muchacho con un cesto de flores y el de junio una chica con un cesto de frutos. En otro de la misma ciudad las representaciones que quedan son figuras de mujeres que no ejecutan labores muy concretas. Más significativo es un tercer mosaico cartaginés en el que hallamos lo que sigue:

Mosaico del dominus Iulius

Mosaico del dominus Iulius

3. G. Lafaye, Inventaire des mosaiques de la Gaule, I, (Paris, 1909) n° 187, p. 43.
6. A. Blanchet, Inventaire des mosaïques de la Gaule, II, (París, 1909), número 734, p. 10.

Januarius: al lado de un gallo, una cesta con panes y una rama en forma de horquilla, sin hojas.
Februarius: colocado entre un pez y una azada, lleva un pato.
Martius: transporta un cabrito.
Aprilis: pastor crióforo.
Maius: en forma femenina, lleva un cesto de rosas.
Junius: corre con una cesta llena de flores.
Julius: lleva un haz de espigas.
Augustus: lleva un plato de higos.
September: con un calathus repleto de frutos.
October: ostenta una liebre recién cazada.
November: lleva también un cesto con frutos.
December: lleva un cesto a la espalda y unas varillas de liga.

En España, donde existen varios mosaicos de las estaciones (recuérdese por ejemplo el mosaico de Palencia conservado en el Museo Arqueológico de Madrid o el descubierto en la vega de Toledo)14, no hay, que yo sepa, hasta ahora, más que uno de los meses, hallado en Hellín (Albacete) y del que ha hecho breve descripción mi amigo y compañero Augusto Fernández de Avilés15. En él, aun cuando hay algún mes representado por faena agrícola alusiva (septiembre por la vendimia) son más frecuentes las alusiones emblemáticas al zodiaco. Ya veremos cómo en la Edad Media los zodiacos se siguen figurando en relación con los meses. Pero ahora lo interesante es buscar los precedentes claros de las representaciones de meses tan repetidas en aquella época, en la que, incluso en el arte del mosaico, se siguió gustando del tema, aunque se trasladó en parte a otras obras ornamentales. Podemos citar, para no amontonar más ejemplos, los mosaicos de Tournus (siglos XII o XIII), Saint Denis (siglo XII?) y el de Saint Remi en Reims, hecho en 1130 y destruido en la Revolución.

Reproducción del Sarcófago de Hellín. Tolmo de Minateda (siglo IV). Museo Real Academia de la Historia, Madrid

Sarcófago de Hellín

14. J. R. Mélida, El arte en España durante la época romana en Historia de España dirigida por R. Menéndez Pidal, II (Madrid, 1935), pp. 709-710.

15. «Un nuevo mosaico descubierto en Hellín (Albacete)» en Archivo español de Arqueología, 44 (1941), pp. 442-443.

En las obras de época romana en que hay derecho a buscar los precedentes se observa que las faenas que caracterizan a cada mes se ajustan a lo que indican los escritores clásicos de agricultura, o los calendarios rústicos, como el «Menologium rusticum Colotianum» y el «Vállense», en que, aparte de indicaciones de festividades y otras de tipo astronómico, se expresan las faenas siguientes como apropiadas a cada mes:

menologium

Menologium rusticum Colotianum

Enero: Salix, harundo caeditur, sacrificant dis penatibus.
Febrero: Sariuntur vinearum, superficium colitur, harundines incendunt.
Marzo: Vineae pedamina in pastino putantur trimenstr seritur.
Abril: Oves seritur.
Mayo: Segetes runcantur, oves tundunt, lana lavatur, juvenci domant, vicea pabular secatur, segetes lustrantur.
Junio: Faenisicium, vineae occantur.
Julio: Messes hordiariae et fabariae
Agosto: Messes frumentariae, triticariae, stupulae incendunt.
Septiembre: Dolea picantur, poma leguntur, arborum oblaqueatio.
Octubre: Vindemiae.
Noviembre: Sementes triticarie et hordiariae, scrobatis arborum.
Diciembre: Vineas stercorantur, faba seritur, materias decientes, oliva legitur.

Entre los mosaicos más evidentemente relacionados con esta ordenación mensual de las faenas agrícolas hay que recordar el de «Vienna» (Saint Romain en Gal) conservado en el Museo del Louvre y que data del siglo III. Sin embargo, a diferencia de los menologios propiamente dichos, en él cada operación no se halla presidida por un mes determinado, sino que a cada una de las cuatro estaciones debían corresponder siete recuadros con escenas, de las cuales no se han conservado todas. Las hoy existentes -con arreglo al orden que ahora más nos conviene seguir- se disponen de esta suerte:

Calendrier rustique

I. Invierno:

1. Dos personas sentadas al fuego, dentro de casa.
2. Una mujer hace un cesto de juncos o mimbres que le lleva un hombre (= enero, Salix, harundo caeditur).
3. Dos hombres siembran habas (= diciembre, faba seritur).
4. Un hombre y un joven esclavo, sacrifican ante la casa en un altar portátil (=enero, sacrificant dis penatibus).
5. Molturación del trigo Virgilio, «Georg.» I, 267.
6. Cocción del pan en un horno.
7. Acarreo del estiércol a las viñas (= diciembre, vineas stercorantur).

II. Primavera:

No quedan más que dos recuadros.

1. Llegada de la primera cigüeña.
2. Injertando los árboles.

III. Verano:

Quedan tres.

1. Cosecha de la cebada (=julio, messes hordiariae et fabariae).
2. Juegos rústicos campesinos de fiesta veraniega.
3. Sacrificio a Ceres.

IV. Otoño:

1. Arborum oblaqueatio (=septiembre).
2. Vendimia (=octubre).
3. Prensado (=octubre).
4. Recolección de manzanas y otras frutas (=septiembre, poma leguntur).
5. Pisando la uva (=octubre).
6. Embreando los toneles (=septiembre, dolia picantur).
7. Arando y sembrando (=noviembre, sementes triticariae et hordiariae).

Este ejemplo es suficiente para nuestro intento. Recordemos, sin embargo, que, aparte de mosaico, debió de haber obras más deleznables en que el tema del calendario se repetía hasta la saciedad, y que en la representación de determinados meses o estaciones los artistas se inspiraron, más que en los agrónomos estrictamente técnicos, en el poema agrícola de Virgilio. Por ejemplo la representación de un momento del invierno (y concretamente en la Edad Media del mes de enero) por unos aldeanos o gente acomodada comiendo opíparamente, y otros (febrero) calentándose, es eco, sin duda, de versos como éstos:

Frigoribus parto agricolae plerumque fruuntur,
Mutuaque inter se laeti convivía curant
Invitat genialis hiems, curasque resolvit.

Aunque como trabajos de invierno se señalan algunos que se representan en otros meses, como el varear bellotas. Es probable que hubiera códices miniados con todas estas escenas y otras de que luego hemos de hablar, que inspiraran a los menologios, también hoy perdidos casi en su totalidad.

Hoy sólo nos es conocido por reproducciones (del siglo XVII en su mayor parte) el calendario miniado romano del año 354, llamado de Filocalo, en que también aparecen figurados los meses del año 23, Este monumento es suficiente para hacernos pensar en la existencia de otros muchos análogos perdidos totalmente.

06_february (2)

El tema pasa de Roma al arte bizantino con toda claridad. En relación con el ciclo romano-bizantino están los meses reproducidos en los pavimentos historiados de Pavía, de la basílica de San Miguel y el Museo de Malaspina, pavimentos que datan ya del siglo XII, pero entre los que los hay con una tradición latina muy clara.

En tierras más septentrionales parece que los que, para ilustrar determinados pasajes de los códices, usaron del motivo con más insistencia en un principio, fueron los miniaturistas.

Pero hay un momento en que el gusto naturalista casi desaparece. Al Cristianismo antiguo, religión de origen oriental, le conviene sobre todo, los motivos místicos, fantásticos, poco realistas del arte del cercano oriente. Con raras excepciones, del siglo VII al X, el triunfo en las artes de occidente de la exégesis teológica fue absoluto. Nada de temas de la vida cotidiana, nada de representaciones de tipo social y económico; la fantasía más irreal, unida a la exégesis bíblica, produce extraños resultados que se difunden por doquier. ¡Qué lejos estamos de los mosaicos paganos y paleocristianos, de las estelas y relieves cristianos, galo-romanos, etc. de un realismo minucioso! La vieja Europa parece que ha quedado fascinada, dominada, por la visión de monstruos orientales, de figuras enigmáticas, de ángeles y arcángeles de aire amenazador. En España se difunde el comentario del libro sagrado más adecuado a esta clase de ilustraciones: el Apocalipsis.

Pero, sin duda, en el fondo de los campos, en las aldeas y fortalezas señoriales, seguían viviendo ideas de más arraigo europeo, más humildes y reposadas. De su combinación con el simbolismo oriental surge, sin duda alguna, el arte escultórico y pictórico românico.

En él son más frecuentes que las representaciones del invierno, la primavera, el verano y el otoño, las de las faenas y quehaceres anuales en la forma de los doce meses del año. La unidad de escenas a través de épocas y estilos es bastante grande, como vamos a ver, a partir de la época carolingia, hasta el XVI. Pero la diversidad en ciertos detalles es, de todas formas, lo interesante.

Los precedentes de estas representaciones son remotos como se há dicho, aunque empiecen a encontrarse repetidas en occidente con gran insistencia en la zona dominada por el gran emperador y sus sucesores, zona en que entonces podrían estudiar los artistas con detalle multitud de obras romanas, galo-romanas y paleocristianas hoy perdidas o mal conservadas.

Después de los miniaturistas los pintores y escultores románicos desarrollaron el mismo tema, y aún alcanzaron mayor perfección en sus «calendarios» los imagineros góticos. Por toda Europa la idea fue cundiendo. Es difícil superar al que se halla en el gran portal de San Marcos de Venecia, labrado por artífices lombardos en el siglo XIII, aún dentro del gusto románico. Son famosos también el de la pila de Bornham Deepdale (Norfolk) dentro del mismo estilo, y el de la colegiata de Saint Ursin, en cuyo tímpano se lee: Giraldus fecit istas portas así como otros pintados o esculpidos de los que luego hablaremos31.

Bornham Deepdale

Burnham Deepdale, Norfolk

31. Sobre el tema se ha escrito bastante. Hay obras importantes que no he podido consultar. Por ejemplo el estudio de Julien Le Sénécal, «Les occupantions des mois dans l’iconographie du Moyen Age» en el Bulletin de la Société des antiquaires de Normandie 1921-1923 y las tesis de Olga Kosseleff, Die Monatsdarstellungen der franzosischen Plastik des 12 Jahrhunderts (Marburgo, 1934).

A veces las representaciones de los meses se hallan combinadas com las zodiacales, como ocurre por ejemplo, en el portal de Aulnay, en cuyo último arco se hallan aquéllas con el orden invertido, a causa de equivocaciones de disposición producidas en el último momento. La influencia francesa (concretamente de los pueblos de lengua de oil) en la expansión del tema, se percibe en casos como el de la catedral de Módena, en donde hay una serie de meses del año debida a artistas de origen francés.

En el período posterior, gótico, las representaciones de los meses tienen cabida en las grandes portadas de iglesias y catedrales conforme a un orden, siguiendo una especie de cánones. Pero también es dado hallarlas en otros monumentos. Recordemos las que se hallan en la fuente de Perusa, debidas a Nicolás de Pisa (1278), las del palacio ducal de Venecia, o las de las pinturas trecentistas de Westminster, por ejemplo.

Al misticismo turbulento y a una especie de oscuro paganismo adherido a él de manera equívoca, inconexa, sucede, de todas formas, más frecuentemente el «orden gótico». Las grandes decoraciones escultóricas parecen ser siempre un comentario a la frase ritual: «Gloria a Dios en las alturas y paz en la tierra a los hombres de buena voluntad». Y la paz -ante todo- es el trabajo cotidiano, mecánico.

Los más conocidos de los calendarios góticos franceses, tienen su lugar señalado en una especie de imagen pétrea del orden cósmico, que ha sido analizada con maestría por Emile Male. De ellos los más hermosos son los de las catedrales de Chartres, París, Amiens, Reims, Cambrai; los hay también en Sens; en la iglesia de los caballeros de San Juan de Jerusalén de Rampillon38, etc. En los misales y vidrieras vuelven a repetirse, de forma que ha podido efectuarse un estudio sistemático de los temas fundamentales de ellos.

38. Los antecedentes, en la obra de Male no están estudiados con la misma minuciosidad y abundancia. Ver también L. Pillion. Les sculpteurs français du XIIIe siècle (Paris, s.a.) pp. 54-55, 96, 136,150,297.

Notemos, en primer término, que, conforme a lo que indican que era usual Gervasio de Canterbury y otras autoridades, el año en estos calendarios góticos empieza unas veces en enero (Chartres), otras en diciembre (Amiens), otras en marzo (Saint Savin).

Enero, mes de fiestas famosas, está representado con frecuencia por un hombre sentado ante mesa bien servida y por un Jano bifronte, en los casos en que se le considere como cabecera del año. En viejos calendarios manuscritos, la idea del reposo y la alegría que le caracteriza se figura mediante dos cuernos para beber.

Febrero suele ser, por lo general, un aldeano que se calienta al fuego, aunque en países meridionales (en Italia, por ejemplo) a veces ya surge tallando viñas.

Marzo es, sin embargo, el que de manera más uniforme se dedica a semejante operación, o a la de cavarlas.

Abril suele ser un adolescente coronado de flores, o con algún emblema vegetal en la mano, aunque hay casos, como el del calendario de Reims en zona vitivinícola famosa (Champagne), en que la acción de cavar se representa en marzo y la talla de la vid en abril.

Mayo es un paseante o caballero con una flor u otro emblema en la mano, o un cazador con halcón (Chartres, París, Senlis).

Junio siega los prados o cereales bajos.

Julio siega el trigo con hoz por lo general, excepto en Nótre Dame de París, donde tiene una magnífica representación en un rústico que afila su imponente guadaña.

Agosto en Chartres, París y Reims se halla ocupado aún en la siega y transporte de la mies, aunque en Senlis, Semur y Amiens empuña el mayal.

Septiembre se representa dedicado a faenas de vendimia en general: cortando racimos o aplastándolos en la cuba, aunque, por excepción, en Reims todavía se halla figurado en la operación de la trilla con mayal reservándose a octubre la de la vendimia.

Octubre cuida de sus toneles (Semur, Reims), pero a veces también (París) se dedica ya a la siembra.

Noviembre, bien recoge madera (Reims), bien, como porquero, varea o sacude las robustas encinas para que su fruto sea comido por los cerdos (París, Chartres), bien se dedica a la matanza (vidriera de Chartres) o siembra (Amiens).

Diciembre, por último, se figura en plena matanza del cerdo sobre todo, o matando reses mayores (bueyes), o metiendo pasteles en el horno.

II

pantocrator capilla de los reyes de San Isidoro de León

Pero hablemos ahora de España. Son conocidos algunos calendarios curiosos de la época románica, otros góticos, y hasta alguno renacentista o moderno que bien merecen, además de comentario estilístico de tipo corriente que ya les han hecho historiadores ilustres, otro pequeño de tipo etnológico. La tradición, fijada en una época remota de la Edad Media, sigue hasta alcanzar la moderna, popularizándose, como tantas otras cosas. Lo que en un tiempo constituyó adorno de grandes templos, o de Iglesias famosas, se convirtió, al fin, en pequeña viñeta de lunario52. Últimamente los fabricantes de azulejos hubieron de inspirarse en algunos calendarios de éstos, indudablemente, aunque en lo que parece hay continuidad desde la época románica hasta el siglo XIX, de manera menos equívoca, es en el gusto por reflejar los quehaceres diarios, los oficios en general.

52. Aprovechan algunas, V. Serra y Boldu, «La matanza del poro en Arxiu de tradicions populars, I (1928), pp. 41-50, y Joaquín Pla Cargol, Tradiciones, santuarios y tipismo de las comarcas gerundenses (Gerona. Madrid, 1946), p. 327.

Podemos fijarnos en primer término en las representaciones de los meses del año de la bóveda sexta de la capilla de los reyes de San Isidoro de León, que corresponden a la época de Fernando II (1157-1188); han sido descritas con exactitud por J. Pérez Llamazares, abad prior54.

54. Iconografía de la real Colegiata de San Isidoro de León (León, 1923), pp. 175-177.

isidor

Enero está representado por un hombre con túnica hasta la rodilla y manto, situado entre dos casas de una de las cuales cierra la puerta con la mano derecha, mientras que con la izquierda abre la puerta de la otra. Tiene dos caras y se lee no el nombre de Januarius como alusivo a él, sino el de Geminus dado en ocasiones al dios Jano.

Ya febrero, como los restantes, tiene su nombre latino, y se le representa como hombre que se calienta al fuego.

Marzo poda una vid (Vineae pedamina in pastino putantur).

Abril está figurado en otro hombre, como el anterior, quien en cada mano muestra una planta con su raíz, las cuales irá a transplantar.

Mayo es un caballero que, bajado de su caballo, deja pacer al animal hierbas altísimas.

«Junio está figurado -dice textualmente Llamazares– en un hombre, vestido con túnica hasta la rodilla, quien armado de hoz, siega mieses blancas; ¿cebada?».

«Julio -prosigue- es el mismo hombre, segando las mieses doradas; ¿el trigo?».

«Agosto, el mismo hombre apaleando en la era las mieses con dos palos sujetos en las puntas por correas -manales les llaman en algunos lugares de la montaña leonesa, donde aún se sigue usando este primitivo sistema-».

Septiembre efectúa la vendimia y echa los racimos en un gran recipiente.

Octubre sacude un árbol, encina, para que dos cerdos coman los frutos que caen.

Noviembre mata el cerdo con su mazo.

Diciembre celebra un banquete.

Es decir, que con respecto a los calendarios góticos de que se ha hablado hay alguna diferencia.

Al punto nos viene a la memoria al contemplar esta imágenes el Libro de Alexandre, donde hay una curiosísima parte en que se describen los meses del año, como si estuvieran representados justamente en la tienda del rey, aunque, en realidad, lo que se describe es la decoración de un templo medieval o un tapiz de aquella época55:

55. Sigo este texto, El libro de Aleixandre. Manuscrit esp. 488 de la Bibliothéque Nationale de Paris publié par Alfred Morel-Fatio (Dresde, 1906), pp. 315-317.

«2.519 Estava don lanero a dos partes catando,
çercado de çecinas, çepas acarreando,
tenie gruesas gallinas, estavalas asando, estava de la percha las
longanisas tirando.

2.520 Estava don febrero sus manos calentando,
otros fazia sol et oras serenando,
verano de yvierno yvalos desenblando
por que era mas chico sediese querrellando.

2.521 Margo avie un grant priesa de sus viñas labrar,
priesa con podadores et priesa con cavar,
fazie aves et bestias ya en çelos andar,
los dias et las noches fazielas egualar.

2.522 Abril sacava guestes para yr guerrear,
que avie ya alçaceres grandes de secar,
fazie meter las viñas por a vino levar,
cresçer mieses et yerbas, los dias alongar.

2.523 Sedia el mes de mayo coronado de flores,
afeytando los canpos de diversas colores,
organeandos las mayas et cantando de amores,
espigando las mieses que sienbran labradores.

2.524 Maduravan al junio las mieses et los prados,
tenie rrededor de sy muytos ordios segados,
de çeresas maduras los çeresos cargoados,
eran al mayor siesto los dias allegados.

2.525 Sedie el mes de jullio logando segadores,
corrienle por la cara apriesa los sudores,
segudian las bestias las moscas mordedores,
faziean tornar los niños de amargas sabores.

2.526 Trillava don agosto las mieses por las eras,
abentava las palladas, alçava las çiveras,
yva de los agrazes faziendo vnas veras,
estonçes fazia atupno sus ordenes primeras.

2.527 Setienbre traye çerallos et sagudie las nogueras,
apretava las cubas, podava las minbreras,
vendemava las viñas con falçes podaderas,
non dexaca las parras llegar a las figeras.

2.528 Estava don otubre sus miesegos faziendo,
ensayava los vinos quales yrien diziendo,
yvan como de nuevo sus cosas rrequeriendo,
yva para senbrar, el yvierno viniendo.

2.529 Noviembre segudie a los puercos las landes,
cayera de vn rrobre, levavanlo en andes,
empieçan al cresuelo veylar los abezantes,
que son las noches luengas, los dias non tan grandes.

2.530 Matava los puercos diziembre por la mañana,
almorçava los figados por matar la lagaña,
tenie niebla escura sienpre por la mañana,
que es en esti tienpo ella muy cutiana».

Tapiz de la Creación de la Catedral de Girona

Es curioso indicar que a continuación describe pinturas sobre la vida de Hércules y París; pero las estrofas anteriores indican -como he dichoinspiración en una portada miniatura de misal, tapiz de iglesia o algo parecido. Ahora que como a este Libro se le han buscado precedentes en la literatura francesa sobre todo, podría pensarse que la dicha inspiración aparece reflejada indirectamente. Ello, no sería demasiado grave desde nuestro punto de vista, dada la unidad del arte de los siglos XII y XIII (a este último pertenece el Libro) en Francia y en España. Algunos leonisismos parecen indicar que el autor era de la parte occidental de la península ¿quién sabe si no vio las pinturas de San Isidoro? Pudiera ser también -como digo- que lo que en realidad contemplara fuera un tapiz, pues sabemos, de modo positivo, que en esta clase de obras se solían representar a veces, los meses del año. Así ocurre, por ejemplo, en el famoso tapiz românico de la «Creación», de la catedral de Gerona, que se supone es de comienzos del siglo XII (aunque hubo quienes adelantaron su fábrica hasta el siglo X) y en el que las representaciones de meses, están dispuestas de manera especial. El tapiz mide 4’15 metros de ancho por 3’65 de alto; pero en un principio debía de ser mayor58.

58. Marqués de Lozoya, Historia del arte hispánico, I lám. XLIX, pp. 497-498: Joaquín Pla Cargol, Gerona arqueológica y monumental 2a ed. (Gerona, 1946), pp. 197-200; A. F. Kendrick, «Textiles» en Spanish Art ( Burlington Magazine Monograph. II, Londres, 1927), pp. 67-68.

El centro del gran cuadrilátero bordado está ocupado por un gran círculos con escenas del Génesis, formando ocho franjas o segmentos y en otro círculo menor e interior se halla la efigie del Salvador. Encuadrando las escenas del Génesis, que ostentan sus respectivas explicaciones escritas, se hallan imágenes de los vientos, alusivas también a los cuatro puntos cardinales, y alrededor, en forma de cenefa las figuras que nos interesan y otras. Por desgracia faltan dos lados de la cenefa (el de la derecha del espectador y el inferior, aunque este último se halla recompuesto). Comenzando, pues, por la parte baja del lado izquierdo de la cenefa, vemos, truncada, la imagen de febrero (FEBRVARVS), con la indicación FRIGVS. Encima se halla superpuesta la imagen del DIES SOLIS, concebido a la manera clásica: el carro del sol. Esta imagen en realidad debe representar al invierno en general. El mes de marzo (MARCIVS), en cuyo compartimiento también se indica FRIGVS, está representado por un hombre con un galápago en la mano derecha, una serpiente en la otra y al pie la cigüeña (CICONIE). Y abril ([A] PIRILIS) por un labrador que ara, con arado de ruedas por cierto59, el labrador a causa de rotura no se ve, pero el arado sí.

59. Esta arada de primavera la podemos poner en relación con el texto de Virgilio Georg. I. 44-45 (en 208-210 habla de la de otoño y siembra de la cebada).

Mayo (MAIVS) es un hombre junto a un árbol o arbusto, y dentro de su encuadramiento se indica SOL. Junio (JUNIVS) en que también se indica SOL, aparece representado por un pescador.

Llegamos a continuación al ángulo superior izquierdo del tapiz, ocupado por la imagen del estío, en un círculo, como la del DIES SOLIS y después, en la franja de la parte alta, de izquierda a derecha vemos otras seis representaciones diversas, presididas por la imagen del año ANNVS. La primera de la izquierda es la de un hombre semidesnudo que con una gran porra en una mano podría ser la imagen de Hércules más que la de julio. La segunda un labrador que empuña una guadaña y coge algunas plantas, posible imagen de agosto (Messes frumentariae, triticariae). La tercera en que se ve a un hombre cogiendo un racimo de una vid que está a su izquierda, mientras, que a la derecha se ve un nogal (NVX) es representación de septiembre. Octubre -si el orden no está alterado- es un hombre que parece calentarse; noviembre un hombre que mueve la tierra con la pala; después viene, o diciembre u otra representación de Hércules con la piel de león más probablemente, a la que seguiría el otoño en forma de figura metida en un círculo. En la franja superior hay que notar que el año, colocado detrás de septiembre, nos habla acaso de cierta norma, según la cual, en vez de comenzarse el cómputo a partir de enero, o de otra fecha invernal, se iniciaba en otoño. Pero como es muy probable que la franja haya sido recompuesta, el orden de las escenas acaso nos aparece hoy alterado, con respecto al plan primitivo. El tapiz de Gerona, pues, no concuerda de modo absoluto, ni con la descripción del Libro de Aleixandre ni con las pinturas de San Isidoro; éstas se relacionan más por su orden con los calendarios góticos ya descritos, y estilística y temáticamente con obras pictóricas del románico francés. En la capilla de Pritz, cerca de Laval, el intradós del arco que separa la nave del ábside, está adornado con pinturas que representan los doce meses del año, correspondientes al siglo XIII, entre las que destacan la de agosto con su mayal y septiembre, metido en la cuba pisando uvas, mientras que con las manos agarra hojas y racimos de vid60.

60. Michel, op. cit. II, 1, p 404; Paul Mantz, La peinture française du IXe siècle a la fin du XVIe (Paris, 1897).

portada santa maria

Aún dentro del románico español hay que recordar la representación de los meses de la portada del monasterio de Santa María de Ripoll, obra que ha sido objeto de numerosos estudios, y que probablemente data de fines del siglo XI aunque hay quienes la consideraban de la época del abad Oliva (1032) y otros que piensan que fue llevada ya a cabo en la segunda mitad del XII61.

61. No he podido consultar el estudio de J. Gudiol y Cunill, Iconografía de la portada de Ripoll en Butlletí del Centre excursionista de Catalunya XIX (1909), pp. 93-110, 125137, 157-173,197-212.

De todas formas parece que los artistas que las hicieron se inspiraron más en códices pintados que en modelos escultóricos. Según Puig y Cadafalch los meses aparecen así caracterizados:

Enero es un leñador que poda sus árboles.
Febrero parece dedicarse a la fabricación del queso.
Marzo trabaja la viña.
Abril contempla el trigo que crece, mientras pace un animal, cual ocurre en calendarios de la Beauce e isla de Francia.
Mayo recoge los primeros frutos de los cerezos.
Junio siega con hoz.
Julio cargado con la mies la transporta ayudado por una mujer o niña.
Agosto está representado por dos hombres aparejando una cuba de vino.
Septiembre por un hombre y una mujer que recogen frutos de un árbol.
Octubre es un porquero que sacude una encina o roble, para que dos cerdos coman los frutos caídos.
Noviembre mata el puerco.
Diciembre se calienta al fuego, su imagen está muy mutilada.

A. Kingsley Porter y otros autores identifican de modo diferente a cada mes. A mi juicio hay que partir de la idea de que el mes representado en la base de la arquivolta de la derecha del espectador es enero, aunque se halle al final de la serie: de esta suerte la concordancia con un mayor número de calendarios sería también mayor.

Enero se calienta al fuego.
Febrero poda los árboles.
Marzo fabrica queso o hace tortas.
Abril cuida las viñas.
Mayo contempla el crecimiento de las mieses y de los frutos y el engorde de los animales (acaso se refiere a la indicación de los «Menologia» oves tundunt) o mejor al texto virgiliano, tunc angi pingues.
Junio recoge los primeros frutos de cerezos y algún otro árbol frutal.
Julio siega (Messes hordiariae et fabariae).
Agosto transporta la mieses (Messes frumentariae, triticariae).
Septiembre apareja las cubas (Dolea picantur).
Octubre recoge los frutos de los árboles que los dan en otoño (nogales, castaños).
Noviembre es el porquero.
Diciembre mata el puerco.

Algo parecido ocurre con las representaciones de la puerta de la iglesia de Beleña (provincia de Guadalajara), donde resulta claro que ha habido una equivocación en la colocación de las de diciembre y enero, que ha hecho que el primer mes del año sea el representado por la matanza del puerco, mientras que el último lo esté por el banquete. Así, según puede verse en un libro del señor Layna Serrano, el orden de las figuraciones en aquella portada es el que sigue66:

66. La arquitectura románica en la provincia de Guadalajara (Madrid, 1935), pp. 117-119, y foto de la p. 112 (esquema plegado). Debo la primera noticia de esta obra al señor Gaya, a quien quiero dar aquí las gracias por sus indicaciones.

Portada de Belena

Enero: hombre matando un cerdo.
Febrero: hombre calentándose al fuego.
Marzo: hombre podando (Vineae pedamina in pastino putantur).
Abril: muchacha con un ramo de flores en cada mano.
Mayo: caballero cazando con halcón.
Junio: campesino que arranca cardos (¿) y recoge frutos de un árbol67.
Julio: hombre segando con hoz.
Agosto: la trilla, pero no con mayales, sino con trillo de madera, sobre el que descansa el labrador, tirado por un par de bueyes, lo cual es muy significativo desde el punto de vista etnológico.
Septiembre: hombre vendimiando.
Octubre: hombre que transporta vino (nuevo probablemente) en un odre.
Noviembre: campesino arado con un par de bueyes (Sementes triticariae et hordiariae).
Diciembre: escena de banquete u hombre comiendo.

67. Lo primero es hipótesis del señor Layna. El cardo es planta que representa al sol y que se halla relacionada estrechamente con los ritos solsticiales del día de San Juan.

Estas imágenes del arco de la iglesia de Beleña, han influido en el friso esculpido de la parroquia de Campisábalos, también en Guadalajara, en cuya capilla de San Galindo se ven escenas parecidas, pero mucho peor conservadas, aunque por otra parte se notan ciertas divergencias en las representaciones de los meses.

Existen otros monumentos románicos en que las escenas sistemáticamente colocadas en los indicados hasta ahora, se hallan de modo esporádico, como ocurre, por ejemplo, en el claustro de Santa María del Estany, em el que se ve un capitel en que aparecen dos hombres con mayales, y otro em que se figura la matanza del puerco.

Escenas del mismo ciclo hay en algún abaco del claustro  de la catedral de Tarragona (siglo XIII); a la consabida matanza del puerco (correspondiente a diciembre) le precede un hombre arando con un par de bueyes, que representa, con probabilidad a noviembre. También en los capiteles del claustro de la catedral de Oviedo hay un calendario, que no he tenido ocasión de estudiar con detenimiento, y del que conozco, por fotografía, representación de febrero (?) (calentándose) y marzo (?) (podando).

Valdría la pena hacer un estudio sistemático de todas las representaciones existentes, pues no cabe duda de que las habrá poco conocidas para los que no somos especialistas en Historia del Arte. Respecto a ciertos calendarios pintados debo una orientación preciosa al gran erudito catalán Gudiol y Ricart, que me ha señalado la existencia de los siguientes:

Uno de mediados del siglo XIII en San Juan de las Abadesas.

Otro de la primera mitad del siglo XIV en Alcañiz.

Otro del siglo XV de Escunyau (Lérida).

Otro, por fin, de la primera mitad del siglo XVI en un misal de la catedral de Toledo. Sobre ellos no puedo dar grandes detalles ahora. El de la iglesia de Santa María de San Juan de las Abadesas se trata de una pintura de Ripoll Tacascó, fechada en 1251, en la cual se hallan, el mes de junio representado por un segador con guadaña, el mes de julio por un aldeano que empuña la hoz en la mano derecha, mientras que en la izquierda lleva un manojo de espigas, el mes de agosto por otro con dos mayales y el de septiembre por el vendimiador. Está dentro, pues, de los cánones más conocidos del goticismo, aun cuando como obra de arte sea de factura muy tosca.

El calendario de Alcañiz es mural, se halla en el castillo que perteneció a la orden de San Juan. Sin embargo, por su gusto y espíritu toda la composición de la que forma parte recuerda las ilustraciones de los libros, las miniaturas, especialmente las francesas.

Los meses del año se hallan representados de esta suerte según las fotografias que he podido ver:

castillo alcañiz

Enero, celebra un banquete en compañía amable. Ni de febrero ni de marzo poseo reproducción, ni he leído descripción que me indique cómo se caracterizan.
Abril, coge una flor de lis.
Mayo, es un rey que caza a caballo con halcón.
Junio, siega con hoz un cereal bajo.
Tampoco he visto reproducciones de julio y agosto.
Septiembre, apareja una cuba.
Octubre, recoge las uvas.
Noviembre, ara con un par de caballos.
Diciembre, acaba de matar el puerco y lo tiene colgado.

Es decir que en sus escenas últimas recuerda al ábaco de Tarragona y a los monumentos románicos de Guadalajara.

Otro calendario pintado es el procedente de Escunyau (Lérida), se halla sobre tabla, fechándose en el siglo XV. En él, el mes de octubre está representado por un hombre que abre una cuba de vino, mientras que septiembre es el viñador cortando racimos, que coloca en recipientes especiales, y otro mes (junio) por un labrador que empuña su hoz dentada y siega uma planta muy baja. La pintura es de un primitivismo extraño y contrasta con las más famosas de la misma época en que se representó el mismo asunto. Estamos bien lejos, en efecto, de la maestría del calendario de Les tres riches heures del duque de Berry, en que la pintura de paisaje realista alcanza tan alto nivel. En España no hay, en realidad, nada del mismo tipo, aunque no dejan de existir calendarios miniados muy tardíos.

????????????????????????????

α

Podemos recordar, por ejemplo, el del gran códice de la catedral de Toledo, de un misal de la primera mitad del siglo XVI que se encuentra en el cajón 21.74

74. Al siglo XV pertenece un calendario miniado en un libro de horas, propiedad del barón J. Vitta (París), del que hay reproducida una escena en el libro de Domínguez Bordona, La miniatura española (Florencia, Barcelona) II, 125, a.

Enero está representado por un hombre y una mujer sentados a la mesa y servidos por otra pareja.
Febrero, es un anciano delante de una chimenea de campana, calentándose, detrás de él un joven corta leña.
Marzo, lo representan dos hombre podando viñas.
Abril, una pareja noble, con un perrito en medio, en un vergel. Al lado de la señora cierta muchacha recoge flores.
Mayo, un caballero, sobre un blanco corcel, precedido de su perro, y seguido por su criado, se dispone a la caza con halcón.
Junio, un campesino arando.
Julio, la siega con hoz.
Agosto, la trilla con mayal y la operación de aventar.
Septiembre, la vendimia y fabricación de vino.
Octubre, el trabajo con azada y la siembra.
Noviembre, dos pastores apacentando puercos junto a una encina.
Diciembre está representado por la matanza de un buey; mientras el ayudante sujeta a la res por los cuernos, el matarife alza el mazo que le va a descargar sobre el testuz.

Como he dicho antes, aún en la época en que la imprenta comienza a tener especial desarrollo en España, a comienzos del siglo XVI, ciertos lunarios relativamente populares ostentan representaciones de éstas, cual el Lunari e repertori del temps de Bernat de Granollachs, impreso en Barcelona en 1513 en el que enero se halla figurado por la efigie bifaciada de Jano con una llave en una mano, la copa en otra, comiendo opíparamente. Febrero se calienta al fuego. Marzo está representado por la imagen de los cuatro puntos cardinales, abril por un podador de viñas, mayo por el caballero con su halcón (que en este caso lleva también a su dama en la grupa, la cual empuña un ramo de flores). Junio por una pareja que siega y agavilla, siendo la mujer la segadora (con hoz) y el hombre quien ata las espigas. Julio trilla con un par de caballos; en la representación de agosto se figuran dos hombres aparejando la mies, lo cual me hace sospechar que con relación a la imagen anterior ha habido una alteración del orden. Septiembre lo figura un labrador arando, mientras que octubre lo representan dos mozos en la prensa del vino. Noviembre se caracteriza por la matanza del puerco y diciembre por un leñador que carga la leña que ata sobre un pollino. Acaso aquí haya también alteración75.

75. Hay reproducciones, además de en las obras citadas en la nota 52 en Bibliofilia n° 19 (Barcelona, 1916) 154 a 154 h.

Los datos anteriores se reúnen en esta revista con motivo de haber sido fotografiados con destino a ella las representaciones de los meses de la bóveda del claustro de la catedral de Pamplona, representaciones que ofrecen alguna particularidad como vamos a ver.

enero ok

El mes de enero (MENSIS IANUARII), está representado por un hombre de dos cabezas (Jano) con una gran llave en cada mano, emblema erudito que recuerda una de las etimologías que se daba al nombre del dios y de su mes (a janua).

febrero ok

Febrero (MENSIS FEBROARI), ofrece la repetida representación del hombre calentándose al fuego.

marzo

Marzo (MENSIS MARCI(I)I) es también el clásico podador de viñas.

Abril (2)

Abril

mayo

Mayo

junio

Junio

Abril (MENSIS APRILIS) lleva un ramo en cada mano, y mayo (MENSIS MADII), marcha sobre su corcel a la caza con un ave de presa en la mano. La representación de junio falta en esta serie, fotografiada con su pericia costumbrada por mi buen amigo y colega J. Uranga.

julio (2)

Julio

agosto (2)

Agosto

Julio (MENSIS JULII) siega con hoz un cereal alto: trigo probablemente y agosto, trilla con dos caballos o yeguas como julio en el Lunario de Granollachs (MENSIS AUGUSTI).

septiembre (2)

Septiembre (MENSIS SEPTEMBRIS) llena la cuba de vino.

octubre

Octubre (MENSIS O(CT) OBRIS) ara, mientras un compañero siembra.

noviembre

Noviembre

deciembre

Diciembre

Noviembre (MENSIS NOVENBRIS) mata a un puerco peludo, que parece casi jabalí y diciembre (MENSIS DECEMBRIS) está representado por una pareja que se sienta a la mesa servida por otra persona. Es decir que, en este calendario pamplonés las representaciones de diciembre y enero se hallan en forma que en otros está unificada como propia para caracterizar al último mes.

Ahora bien, es interesante comparar los calendarios que se han descrito de modo sucinto y concretamente éste, con el que hoy usa el pueblo vasco. Los meses del año en vascuence tiene nombres descriptivos que ya estúdio y aclaró en gran parte don Pedro Pablo de Astarloa. Dejando a un lado la posible relación de illa – mes, con una antigua idea de lunación y de muerte (la luna daría la luz de los muertos, o la luz muerta) podemos caracterizar a los meses, según sus nombres, por diversas faenas y actos:

Eneroilbeltza = mes negro; izotzilla: mes de hielo (Obanos); urtailla = mes del año, puede estar muy bien representado por una escena doméstica.

Febrerootsailla = mes de fríos, corresponde a la representación del mes, calentándose al fuego. Otro nombre, zezeilla, no tiene relación aparente con los calendarios estudiados.

Marzoepailla = mes de la corta (ebaki), recuerda una representación también corriente; la de la poda de viñas o plantas en general.

Abriljorrailla = mes de la escarda, no tiene su correspondiente en los calendarios citados76.

76. Otro nombre opeilla = mes de las tortas (?) podría aludir a faenas como la representada en Ripoll, que colocamos como emblemática de marzo.

Mayoostoilla u «orrilla» = mes de las hojas, queda bien figurado por un hombre o una mujer con vegetal, hoja o flor, en la mano.

Juniogaragarrilla = mes de la cebada, ofrece paralelos indudables asimismo en las obras de arte románicas y góticas recordadas y es curioso señalar que a veces este nombre se da también al siguiente. Sin embargo, en el Libro de Alexandre se le caracteriza muy bien porque recoge el ordio.

Juliogarilla = mes del trigo, o uztailla = mes de la cosecha, ofrece matices en las representaciones sobre los que ya hemos insistido.

Agostoagorrilla = mes de la sequía, tiene también otras denominaciones poco explicadas aún.

Septiembregaroilla, irailla = es el mes del helécho, lo cual no ofrece paralelismos gráficos, o buruilla = mes cabeza, que sí puede tenerlos en los calendarios en que se empieza a contar por este mes.

Octubrebildilla = mes de recoleccionar, alude a la cogida de frutos naturales diversos, como su representación de la bóveda de San Isidoro, etc.

Noviembreazilla = mes de la simiente, ofrece claras representaciones gráficas, no tanto gorotzilla- mes del abono o estiércol.

Diciembrelotazilla = mes de la germinación, neguilla = mes del invierno, es lógico que sea figurado mediante una escena doméstica como la de la matanza del puerco.

La analogía entre el calendario vasco y los calendarios esculpidos o pintados medievales es clara, dejando a un lado todos los nombres que en nuestra vieja lengua son de origen claramente romance o latino, que, según los dialectos, se usan al lado de los anteriores o en sustitución de ellos.

Pero hay que notar que en varios países de habla latina los nombres de algunos meses por lo menos, son descriptivos también. Recientemente mi querido amigo y maestro Dámaso Alonso ha publicado un sustancioso estudio sobre «junio» y «julio» entre Galicia y Asturias78, en que recuerda cómo «las operaciones agrícolas, en otros casos de fructificación (que lleva implícita la recogida de los frutos) sirven como base designativa para «junio» y «julio» en muchos puntos de la Romania». Por mi parte añadiré ahora que los ejemplos que recoge para demostrar esto se hallan en relación asimismo con las representaciones gráficas, literarias y lingüísticas de que hablamos antes. Es muy posible que para diferenciar a «junio» de «julio» en hablas particulares, por razones de oscuridad fonética, haya habido que echar mano de designaciones descriptivas de las faenas agrícolas, alusivas a fiestas o condiciones climatológicas, pero hay que convenir en que un procedimiento análogo se ha empleado con respecto a los últimos meses del año, en forma que recuerda de manera sorprendente a la vasca, en cuya explicación el fonetismo no entra lógicamente. «En Cerdeña -dice Dámaso Alonsosetiembre es designado lo mismo en logudorés que en campidanés por expresiones que corresponden a «cabo o cabeza de año», pues en el antiguo calendario sardo el año comenzaba en ese mes». Compárense ahora tales expresiones con la vasca humilla y recuérdese lo que dijimos al hablar del tapiz de la catedral de Gerona. En cambio en algunas partes de la Italia meridional, septiembre y octubre se hallan designados con derivados de vindemia, con arreglo a los «Menología» y a las figuraciones de los calendarios románicos y góticos. La faena de estercolar en Logudoro se ha recordado para dar el nombre al mes de octubre, mientras que en el país vasco francés (Soule) gorotzilla (gorotza=estiércol) es por lo normal, noviembre. El hecho de que en Francia, el norte y centro de Italia se observe una «extraña fidelidad a las bases latinas» en lo que a los nombres de junio o julio y a los meses de fines de año se refiere, y que en cambio en el sur de la península italiana, Cerdeña y otras áreas laterales de la Romania se encuentren otros tipos, parece indicar que los descriptivos fueron ya generalizados en fechas anteriores a la gran expansión del arte románico medieval y que éste, en realidad, no hizo sino adoptar unas caracterizaciones muy viejas que hablaban con claridad al espíritu del pueblo. Se puede seguir manteniendo, en consecuencia, que el calendario vasco se remonta a épocas remotas, y, aparte de las razones fonéticas que hayan existido para llevar a cabo las diferenciaciones de junio y julio, septiembre, octubre, noviembre y diciembre en idiomas románicos, apuntadas con su sagacidad acostumbrada por Dámaso Alonso, hay otras de tipo tradicional, que se deben agregar a ellas.

78. Revista de dialectología y tradiciones populares I, 3-4 (1945), pp. 429-454.

Las oscilaciones que hemos señalado al adjudicarse a uno u otro mes determinadas faenas, en nombres y representaciones, deben ser estudiadas con detalle, para ver si obedecen a motivos concretos, cuya determinación indique algo no despreciable desde el punto de vista etnológico.

Mosaicos

Refranes en el calendario. Propuesta de análisis y clasificación de paremias referentes al ciclo cronológico anual. Vol. I – ESTUDIO PRELIMINAR Y METODOLOGÍA

Refranes en el calendario. Propuesta de análisis y clasificación de paremias referentes al ciclo cronológico anual. Vol. II – INVIERNO

Refranes en el calendario. Propuesta de análisis y clasificación de paremias referentes al ciclo cronológico anual. Vol. III – ENERO

claustro oviedo