Precisiones a los Horóscopos Artísticos de la Farnesina (Roma) y Zaporta (Zaragoza)

galatea room

Juan Francisco Esteban Lorente

El presente trabajo es el fruto del compendio de estudios parciales anteriores, algunos de ellos fueron presentados en el 7º Congreso Nacional de Astrología, Gijón, 29 de abril de 1990; 1º Simposio Internacional de Emblemática, Teruel, 1 y 2 de Octubre de 1991.

Resumen

Se trata de mostrar la importancia del conocimiento de las técnicas y de los textos astrológicos para la correcta interpretación de los programas realizados con esta intención. De este modo se ha podido precisar que la pintura del horóscopo de Agostino Chigi en la Farnesina representa la fecha del 29 de noviembre de 1466 a las 15h. 30m. y que la elección matrimonial del banquero Gabriel Zaporta, representa el día 3 dejunio de 1549 a, las 18h. 58m. Al mismo tiempo se corrigen unos defectos iconográficos expuestos por F. Saxl en la citada pintura y se muestran unos instmmenlos útiles para el trabajo de la interpretación artístico-astrológica.

El techo de la llamada Sala de la Galatea, en el palacio de recreo de Agostino Chigi, llamado la Farnesina, en Roma, es sin duda el horóscopo más bello y espectacular de los representados con figuras.1

 1 SAXL, Fritz: La fede astrológica di Agostina Chigi. Inierpretazione dei dipinti di Baldassare Peruzzi nella sala di Galatea della Farnesina, Roma, R, Ac. d’Italia, Colezione La Farnesina, 1934.

 Agostino Chigi

Agostino_chart

Agostino Chigi, llamado «el Magnífico» por sus contemporáneos, fue un comerciante y banquero sienés que estaba afincado en Roma en 1509, donde vivia ya desde hacía 20 años. Su biógrafo y nieto Fabio Chigi (papa Alejandro VII), entre 1618-30, que es cuando escribió la biografía de su abuelo, nos cuenta que debió nacer hacia el año 1465 y que era versado en ciencias naturales y aficionado a las artes; de hecho fue gran mecenas y descubridor de talentos artísticos. A Agostino Chigi se debe la fortuna del conocido pintor «el Sodoma» sienés que recomendó para la decoración de los palacios del Vaticano, protegió también a Sebastiano Luciani (del Piombo) , pero prefirió entre todos a Rafael y a su colaborador Baltasar Peruzzi. Al parecer, a su sugerencia se deben las primeras ediciones de textos griegos en Roma, Píndaro y Teócrito en 1515 (poesías eróticas). También era aficionado a la astrología y amigo de astrólogos corno Francesco Priuli, quien compiló una serie de horóscopos por orden de León X; el propio Peruzzi era gran aficionado a la astrología, según nos cuenta Vasari.

En 1509, ya viudo, vivía en Roma, en concubinato, con la noble veneciana Francesca Andreazza, de la que tenia dos hijos, con la que casó en 1519, bajo la bendición del papa León X (Medici). Se hicieron célebres las bodas por el derroche de lujo, el banquete fluvial, etc.

La Farnesina

En 1506 o 1509, Agostino Chigi mandó construir una villa de recreo al otro lado del Tiver, usando como arquitecto y decorador a Baltasar Peruzzi, y además a Rafael, Sebastiano del Piombo y el Sodoma. El próprio Rafael se encargó de la obra arquitectónica de los jardines y caballerizas, además de la pintura de la Galatea y del comedor de verano, sala de Psique, así recogió y colocó en el jardín una serie de antigedades para hacer de él un «renacimiento clásico» pues la villa se concibe como uma recreación a la «antigua» siguiendo recreaciones arquitectónicas de Vitruvio, y las literarias de Ovidio, Apuleyo, Teócrito, Ammiano Marcelino, Higino, Fulgencio, etc. Entre 1511 y 1519 se decora pictóricamente y ya en esos años la villa es celebrada por los contemporáneos e inspira, junto con las actitudes de su propietario, obras literarias.

A finales del siglo XVI la adquiere el cardenal Alejandro Farnesio, quien había construido su palacio en frente, al otro lado del Tiver, y es desde entonces cuando se conoce como Villa Farnesina. En la segunda mitad del siglo XIX es restaurada por el duque de Ripalda y se hacen los estudios iconográficos.

Atrio

En el atrio, pintado al parecer por el mismo B. Peruzzi, se nos hace un manifiesto de las intenciones del conjunto general de la villa. Es una pequeña sala rectangular que sirve de paso, fundamentalmente, a la sala de Psique, el «tablinium» con peristilo. La parte superior de las paredes y techo aparece decorada con pinturas en grisalla (el centro del cielo raso es nuevo), en donde se representó, como eje del programa, a Apolo (Sol) con la inscripción «Potiore signis munere donat» (El Sol, a cada uno de los signos les da más poder); en los otros tres lados le acompañan las 9 musas, las de la poesía, teatro y ciencias (el centro de todas ellas lo ocupa Urania, la astrología); sobre las ciencias se representaron a Prometeo y Arquímides ( la inspiración del conocimiento y el conocimiento racional, matemática), sobre Apolo aparecen Narciso y Endimión (la belleza natural y la artística).

Apolo-Sol en el Atrio de la Farnesina_ok

Apolo-Sol en el atrio de la Farnesina.

El «tablinium» comedor abierto al jardín y decorado como uma pérgola ajardinada, está dedicado al banquete y bodas de Amor y Psique y a su historia, tomada de Apuleyo; el amor se prefigura como la fuerza que lo domina todo, la belleza como el móvil y seducción de Amor, el goce supremo como la aspiración humana (es la triada neoplatónica «Pulcritudo, Amor, Voluptas» que tanto se había desarrollado en la corte de los Médicis; y también alusión a los señores de la villa y sus bodas).

 El Horóscopo

 Esta sala, llamada hoy de Galatea por el maravilloso fresco que pintó Rafael en uno de sus lados, fue en otro tiempo una especie de peristilo, semiabierto al jardín. Su principal entrada no es la que hoy se hace en la visita sino desde el «tablinium» o desde el jardín. Así vemos un magnífico techo pintado con toda una serie de figuras mitológico-astrales, pero además, en uno de los lunetos, la cabeza de un gigante, colocada próxima, encima del lugar de la entrada antigua, es una alusión al visitante, al punto de vista correcto.

 El techo, que es lo que nos ocupa, fue pintado por Baltasar Peruzzi, así como la cabeza mencionada; los otros lunetos los pintó, bajo su dirección, Sebastiano del Piombo, quien hizo una serie de historias de diversos pasajes de las Metamorfosis de Ovidio relacionados con los pájaros y los vientos.

 Richard Föster (1880) fue el primero en discurrir sobre los pasajes mitológicos que aquí se representaron. Saxl, siguiéndole en ellos y siguiendo la tradición de A. Warburg, rehace un programa astrológico que va a calcular astronómicamente Artur Beer, de Amburgo, para concluir que lo representado es el horóscopo del día 1 de diciembre de 1466 a las 19 horas, aproximadamente, fecha que bien puede ser la del día de nacimiento del propietario Agostino Chigi.

 Suscribimos casi en su totalidad las palabras del ilustre Fritz Saxl (1954) pero es oportuno corregir una serie de errores que se cometieron en su estudio y, además, presentar unos instrumentos valiosísimos que no se tuvieron en cuenta y que sin duda pudieron utilizarse, puesto que su conocimiento era genérico y el más autorizado en la época.

Correciones Iconográficas

fortuna

La Ocasión que astrológicamente significa la Parte de Fortuna.

 Saxl sitúa perfectamente en una esfera celeste las constelaciones pintadas por medio de representaciones humanas, unas veces de sus mitos, otras como divisas portadas por personajes; insiste en cómo algunas de ellas están inspiradas en los escritos de Higino, Pontano, Fulgencio, y también de Ovidio, Eratóstenes, Paléfato, etc.

 Entre ellas queremos destacar la inusual representación de Osa Mayor, como el carro de Elice tirado por dos bueyes, siguiendo a Higino (así era costumbre, sin embargo, representar a Luna con su carro); también la representación de la constelación de Virgo sigue a Higino quien cita a Erígone, hija de Icario, y aquí aparece esta doncella que se unió a Baco, junto con su perro Mera para que pueda ser identificada. Apoyándose en Higino justifica la representación de Venus y Cupido junto a Saturno y el signo de Piscis, ya que Venus y Cupido, huyendo del gigante Tifón, se echaron al mar convirtiéndose en peces. Buscando la apoyatura de Pontano y Fulgencio justifica que en el panel de Perseo aparezca la Fama y la cabeza de un caballo al que llama Pegaso; mientras que antes, a un caballo alado le llama «equus» insinuando que se refiere a «Equus minor» o «Equiculus».

 En otro luneto aparece La Ocasión, con un timón, que Saxl identifica con «Némesis vestida de fortuna». Tiene que acudir a Ammiano Marcelino y la fábula en la que Zeus se convierte en cisne para poseer a Némesis y así justificar esta figura como alegoría de la constelación de Cisne, pues es la única figura que le faltaba por encontrar en el cielo astral.

 Este es el mayor error de las identificaciones de Saxl, el empeñarse en hacer de la figura de La Ocasión la constelación de Cisne, La Ocasión venía siendo tradicional en su representación y lo será a lo largo del siglo XVI, como una variante de la Fortuna, por lo que unas veces porta timón y otras no, va sobre una rueda o sobre una bola, lleva o no navaja en la mano, pero siempre con un mechón de pelo hacia adelante, para poderla coger por los pelos cuando viene y no poderla asir por la espalda, ya que allí la pintan calva, como dice el antiguo dicho que recogerá Alciato en 1531. Esta misma Ocasión, con la rueda de la Fortuna y agarrada por los pelos, se representó en el palacio de Gabriel Zaporta en Zaragoza (1550) con el mismo sentido astrológico de «Parte de Fortuna» (además de otros significados). En ambos casos la localización de la Parte de Fortuna es necesaria para poder calcular el ascendente astrológico y con ello la domificación del horóscopo.2 Consideramos que lo verdaderamente representado es la «Parte de Fortuna».

 2 Esteban Lorente, Juan F.: «El palacio matrimonial de Gabriel Zaporta y Sabina Santángel: un cosmos humanista» en El arte aragonés y sus relaciones con el híspánico e internacional, Actas del III Coloquio de Arte Aragonés, Huesca 19-23 diciembre 1983, Sección II, pp. 215-255. En el patio de este palacio se representó, entre otras cosas, el horóscopo de la boda, por medio de figuras, la Fortuna-Ocasión, nos permitió calcular la fecha y hora de la boda y del horóscopo.

Los otros errores son más accidentales: en el luneto en que se representa un personaje portando la divisa de Pegaso se debe interpretar como la constelación de Pegaso o «Equus maior»; mientras que la cabeza de caballo del panel de Perseo sólo puede ser la de «Equus minor» o «Equiculus». No es necesario suponer representada la constelación de Piscis por el mito de Venus y Cupido, puesto que el signo de Piscis aparece a los pies de Saturno y si advertir una relación astrológica de amistad entre Saturno y Venus, ya que aquí se representan estos dos dioses-planetas unidos por Cupido.

saturno sextil venus

Sextil entre los planetas Saurno y Venus, indicado por Cupido.

 Toda una serie de constelaciones aparecen representadas por medio de sus alegorías mitológicas o representaciones convencionales en las diversas esferas y libros de Arato o Higino; pensamos que alguna de las ediciones de Higino pudo tener influencia no sólo textual sino posiblemente grálica, en la representación de la constelación de Hydra, como serpiente apoyada en un árbol, ya que así aparece en las Xilografias de este autor.3

 3 C. Iulio Higino: Fabularum liber, y Poeticom Astronomicom, tiene multitud de ediciones ilustradas al menos desde 1482; años antes habían sido interpretadas estas figuras en la bóveda de la biblioteca universitaria de Salamanca, pintada al parecer por Fernando Gallego. SEBASTIÁN, S. y CORTÉS, L: Simbolismo de los programas humanísticos de la Universidad de Salamanca, Salamanca, Universidad, 1973.

Precisiones Astrológicas

Hagamos la experiencia de trasladar las constelaciones, signos y planetas representados en la Farnesina a la esfera de A. Durero que se grabó en 1515, siendo el instrumento astronómico, de tipo gráfico y artístico, más cercano a la fecha de realización de las pinturas; además la esfera de Durero viene calculada con las coordenadas astrales que las estrellas ocupaban y con la precesión equinoccial para los doce signos del Zodiaco móvil en aquellas fechas, por lo que no tenemos necesidad de calcular la discrepancia entre constelaciones y signos.4

 4 Debido al fenómeno que se conoce como «precesión de los equinoccios» el punto vernal se adelanta anualmente unos 50 segundos de arco; con el paso del tiempo las constelaciones no coinciden con los sectores zodiacales del mismo nombre; así en la esfera de Durero la constelación de Libra está, toda ella, en el signo de Escorpión, el punto del equinoceio vernal se sitúa en la constelación de Piscis, coincidiendo con la estrella llamada Algenib, extrema del ala de Pegaso. La posición de las estrellas de Durero es la misma que dará luego Stoefler en 1533. La diferencia de los cálculos de Stoefler y los actuales de la informática, con el programa MacStronomy, son escasos.

En esta experiencia debemos hacer algunas observaciones que entonces (1943) y más tarde (1983) no se han tenido en cuenta:

 La cabeza del gigante está situada debajo de la constelación de Can, ya sea la estrella Canícula (Sirio) o Procyón, entre las constelaciones de Cáncer y Argo a un lado y Leo e Hydra a otro. Se ha marcado un eje de observación indicado por las constelaciones de Leo y Acuario (eje del MC.).

 Se han situado en una misma casa los planetas Mercurio-Escorpión y Marte-Libra.

 La «Parte de Fortuna» se sitúa entre las constelaciones de Pegaso y Acuario, que además coinciden en parte de ellas.

 Si hemos de hacer caso a las diversas insinuaciones astrales, también hemos de contemplar las de los paneles centrales; en ellos no sólo se representa a Osa Mayor y a la constelación de Perseo sino a la constelación de Equus minor o Equiculus, como la denomina Durero. Pero estas constelaciones deben decir otra cosa que las anteriores. Entre otras cosas el segmento circular de la bóveda celeste comprendido entre Osa y Perseo es la parte idónea de la contemplación de las estrellas en invierno, pues corresponde a la media-noche en el mes de diciembre.

Esquema iconográfico del horóscopo del techo de la Farnesina

Esquema iconográfico del horóscopo del techo de la Farnesina, según la publicación de Saxl, corregido por nosotros. 

Comprobaciones

 Las figuras representadas en el perímetro del techo son una serie de constelaciones y también signos zodiacales, o las dos cosas juntas.

 Son constelaciones representadas: Leo, Hydra con Cuervo y Crátera, Virgo, Corona, Ara, Sagitario, Lira, Sagita o Telurn, Delfinus, Acuario, Pegaso, Triángulo o Delton, Tauro, Eridano, Auriga, Argo y Can; quizá Aries. Además de Osa, Perseo y Equiculus.

 Han sido representadas constelaciones y signos simultáneamente, a nuestro parecer: Aries, Piscis, Géminis y Capricornio.

 Parecen representados por medio de signos zodiacales: Libra y Escorpio. Pero también todas ellas pueden referirse sólo a constelaciones, que es corno lo consideró A. Beer.

 Sólo hay una pequeña discrepancia con la bóveda de las estrellas: en el techo se ha pintado la sucesión Géminis, Auriga, Cáncer, Argo, Can, Leo, Hydra-Cuervo, Crátera y Virgo. Cuando la sucesión de las constelaciones es Auriga, Géminis, Can, Cáncer-Argo, Leo, Hidra, Crátera, Cuervo y Virgo. Esta discrepancia pudo ser descuido o intencionada, ya que ante la imposibilidad de representar la simultaneidad de ângulos de muchas constelaciones, en un discurso narrativo con figuras, pudo recurrirse a ello, como en el caso de Virgo para decir que la Luna está sobre la constelación de Virgo, próxima a la constelación de Crátera. Así, alterando la situación lógica de estas constelaciones, Cuervo y Crátera, se llamaba la atención para una posible interpretación.5 No tenemos explicación similar para Auriga salvo que es de inferior categoria que Géminis y para las constelaciones zodiacales se les reservó lugar prioritario, ello debió de provocar el pequeño traslado de la otra constelación. El caso de Argo no necesita explicación pues al ser constelación situada muy al Sur tiene una gran amplitud que se extiende desde Cáncer a Virgo.

 5 Es de tener en cuenta que Marco Manilio (c. 6-14) en su Astronomicon, (p. 24, 410) cita las constelaciones por este orden: La Serpiente (Hidra), el ave consagrada a Febo (Cuervo) y Ia Copa (Crátera). Ver MANILIUS, M.: Astronomicon, (Las cinco libros astrológicos), traducción de Demetrio Santos, Valladolid, Barath, 1982.

 La «Parte de Fortuna» se debe situar entre las constelaciones de Pegaso y Acuario, más o menos a mediados del signo de Piscis.6

 6 La Parte de Fortuna en casa X, que es la del MC., da prosperidad al matrimonio y a cualquier empresa. Ver MANILIO (p. 75, 910).

 Valiéndonos de la Fortuna podemos calcular el «Ascendente» y nos encontramos que éste (Asc.) se puede situar en los primeros grados del signo de Géminis, con lo que el horizonte está, por debajo del Sol; y justo debajo del horizonte están muy próximos Mercurio y Marte, en la misma casa. Esto parece indicársenos con el eje de las constelaciones Leo-Acuario que marca el Medio Cielo y el subsiguiente Erídano-Ara indica, pues, el horizonte; además con la cabeza del gigante se nos está indicando el punto de observación, que mira al Medio Cielo (MC), como era costumbre presentar los horóscopos en la época.

 Así, establecido el horóscopo, observamos otras cuestiones: el eje Osa-Equiculus debe coincidir con MC. y la constelación de Perseo coincide, aproximadamente, con la situación del Asc.

La Exactitud de la Pintura de la Famesina

 Queremos destacar la exactitud del lenguaje pictórico del horóscopo de la Farnesina, ya que en las diferentes representaciones se ha cuidado la posibilidad de una situación precisa de los diversos planetas, en grados. Veámoslo en la esfera de Durero:

 Sol: El Sol se sitúa en la punta de la flecha de la constelación de Sagitario, entre Ara y Lira; es decir, entre los grados 15 y 25 del signo de Sagitario. Y efectivamente está a 16 de Sagitario.

Luna: En la Luna se nos indica que está en la constelación de Virgo próxima a Crátera; es decir entre 15 y 30 de Virgo. El margen de precisión en este caso es de un día ya que la luna recorre 12 grados diarios, aproximadamente, esto nos puede llevar a flexibilizar la Parte de Fortuna y el Asc., según calculemos que posición le dieron en 1511 a la Luna. Este es factor importante a tener en cuenta.

 Mercurio y Marte: Mercurio en Escorpión y Marte en Libra, en la misma casa, ambos entre Corona y Ara. Es decir ambos deben de estar en un espacio inferior a 30 grados, entre 5 de Escorpio y 5 de Sagitario. Marte está a 5 de Escorpio y Mercurio a 26 del mismo signo, pero cada uno en diferente constelación.

Venus: El planeta Venus se encuentra en la constelación de Capricornio a 60 grados de Saturno, aproximadamente; entre Sagita y Lira. El espacio disponible es escasisimo ya que estas constelaciones comparten el grado 28 de Capricornio y Venus está situada allí mismo.

 Saturno: Este planeta, Saturno, en sextil con Venus (amistad representada por Cupido), aparece definido y situado sobre Piscis, entre Triángulo y Pegaso; esto marca un espacio bastante amplio, de casi los 30 grados del signo de Aries, pero como debe estar a 60 grados de Venus nos delimita la situación en los últimos grados de Piscis y Saturno, como veremos, está en ese día a 26 de Piscis.

 Júpiter: El planeta Júpiter también está muy precisado entre las constelaciones de Triángulo y Eridano y sobre Tauro y Aries; es decir no puede estar mas que en 15 ó 17 grados de Tauro y allí mismo está situado, según los cálculos actuales.

 Prestando atención a las indicaciones del Ascendente y Medio Cielo, se nos dice que este último, MC., debe de estar en el grado 19 de Acuario; es la dimensión que ocupan las estrellas de la constelación llamada Equiculus; esta parece ser una indicación bastante segura. El Ascendente en las constelaciones de Eridano, Tauro y Perseo; es decir entre 20 de Tauro y 15 de Géminis y allí previsiblemente se calculó el Asc. Esta separación del Asc. y MC., de más de 90’, nos lleva a deducir que no se usó el sistema de casas iguales de Ptolomeo sino el de Regiomontano, y seguramente sus efemérides, sistema que hasta Tito Plácido es el que aparece en los libros del momento.

 7 Juan Regiomontano o Juan Muller (1436-1476), nacido en Koenisberg (Franconia), rectificó las efemérides que circulaban en la época y puso en circulación un nuevo sistema de domificación corrigiendo el de Juan Campano (1251), que luego fue a su vez corregido por Tito Plácido (1650). Pudieron ser usadas las efemérides de Stoefler citadas y publicadas en 1499 u otras de la época, haciendo cálculos retrógrados para el año 1466.

la farnesina esfera

Las figuras del techo de la Farnesina sobre la esfera de Durero.

El Astrolabium Planum

 Para poder precisar un poco más, debemos recurrir a un famoso libro de la época, del que se habían hecho al menos tres ediciones entonces, el Astrolabium planum.8 En este libro aparece una figura semejante a Perseo para indicarnos el grado 19 de Acuario, para vaticinarnos que el hombre tendrá poder; posición que coincide con la cabeza de Equiculus y nuestro hipotético MC.

8 ANGELUS, Johanes Astrolabium planum in tabulis ascendes, Augsburg, Erhard Ratdolt, 1488; otras ediciones, Venecia, J. Emerich de Spira 1492 y 1502. Juan Angelus, es el astrólogo alemán Engel, quien en la introducción afirma que presenta una serie de tablas con las casa correspondientes a los diversos grados del Zodiaco, para una latitud de 45º, que las toma del excelentísimo y experto doctor en medicina Pietro de Abano.

19 grado acuario

El grado 19 de acuario en el Astrolabium planum

Para este MC. y para un lugar a 45° le corresponde un Asc. a 18 de Géminis lo que colocaría al Sol por debajo del Horizonte; así vemos que aquí se corrigieron las casas previsiblemente para la latitud de Siena (43° N.), correspondiéndole un Asc. a 15 de Géminis.

 Para 15 de Géminis se nos vaticina que el nacido tendrá mucho sentido, sensibilidad, flexibilidad de pensamiento, etc.

 Consideramos que la posición que más se ajusta al Asc. es 15° de Géminis, como luego veremos; por ello, iconográficamente, podemos concluir que el MC. está 19 de Acuario y Asc. en 15 de Géminis.

 Con el sistema de Regiomontano en un lugar como Siena, para un MC. en 19 de Acuario le corresponde un Asc. a 15 de Géminis, y para que la Parte de Fortuna se pueda encontrar en el lugar que se nos indica en la pintura, la Luna debe estar antes de 20º de Virgo.

 Esta observación nos lleva a plantear una modificación: la fecha no es el día l de diciembre sino dos días antes, el 29 de noviembre de 1466.

 En conclusión: por medio píctórico se ha diseñado una descripción ajustadísima de tipo astronómico para que podamos leerla sin errores.

Unos Cálculos

cielo

Reprodución del horóscopo de la Farnesina por el MacStronomy

Para la confección del horóscopo pudieron utilizarse diversas tablas de efemérides astronómicas de la época, haciendo cálculos retrógrados sobre ellas, si es que el mecenas no conservaba el horóscopo de nacimiento que le pudieron hacer en su momento. Próximas al hecho son las de Purbachio, Regiomontano, Stoefler, y el almanac de Abraham Zacut.9

 9 Ver la lista de ediciones para estos años del cambio de siglo XV-XVI que trae SANTOS SANTOS. D.: Investigaciones sobre astrología, Madrid, Ed. Nacional, 1978, vol. 2.

 Hemos comprobado las posiciones astrales calculadas por el profesor A. Beer10 para corroborar la exactitud de aquellos cálculos, que nos sitúa en un horóscopo de nacimiento del día l de diciembre de 1466 a las 7 de la tarde; para nuestras conclusiones dos días antes, el 29 de noviembre, hacia las 3h 30m. de la tarde.

 10 Las posiciones dadas por A. Beer para el día 1 de Diciembre de 1466 son las siguientes: Sol 19º de Sagitario; Luna 5º de Libra; Mercurio 1º de Sagitario; Venus 30º de Capricornio; Marte 8º de Escorpión; Júpiter 17º de Tauro; Saturno 24º de Piscis. Como puede verse los cálculos actuales no divergen mas que 1 o 2 grados.

 Con las aplicaciones para los ordenadores actuales encontramos los cálculos siguientes:

 En un cálculo astronómico, para la fecha de Noviembre, 29, 1466, a las 15 h., se nos dan los siguientes datos. MacStronomy, Ascensión Recta (horas: minutos: segundos): Sol 16:52:17; Luna 10:59:16; Mercurio 15: 31:38; Venus 19:56:22; Marte 14:11:03; Júpiter 3:04:09; Saturno 23:48:24. El punto vernal (γ) en la constelación de Piscis, unos grados más al Oeste de lo que se sitúa en la esfera de Durero.

 Con una aplicación informática concebida para cartas astrológicas, cuyo gráfico reproducimos, las posiciones apenas se diferencian para el Sol, la Luna y los demás planetas. El nodo norte lunar, «caput» lo sitúa junto a Saturno, a 25 de Piscis.

Reprodución del horóscopo de la Farnesina

 Ello nos coloca a los planetas, aproximadamente, en las siguientes posiciones respecto al Zodiaco móvil: Sol 16°28 Sagitario; Luna 13°31 Virgo; Mercurio 26°32 Escorpión; Venus 28°07 Capricornio; Marte 5°29 Escorpión; Júpiter, retrógrado, en 17°38 Tauro; Saturno 26° Piscis. Cálculos que son mucho más ajustados que los que anteriormente se hicieron.

 Con las tablas de de Tuckerman los cálculos son los mismos.11

 11 TUCKERMAN, Bryant: Planetary, lunar and solar positions. A.D. 2 to A.D. 1649. A five-day and ten-day intervals. Philadelphia, The American Phiiosophical Society, 1964.

La Importancia del Punto de Fortuna

Sala_di_galatea_22

 Para el cálculo de la domificación hemos de tener en cuenta los ejes, casas y situaciones relativas representados en la pintura del techo. Consideremos: los ejes Acuario-Leo y Erídano-Ara; en el Oeste sobre el eje del horizonte está el Sol y por debajo Mercurio y Marte, lo que quiere decir que, respectivamente, el Sol está en casa VII y los otros dos planetas en casa VI; así mismo Júpiter debe estar en casa XII y Saturno en casa XI, y Fortuna situada en casa X que es la del Medio Cielo. Venus debe de estar en la casa IX, pues se nos dice que Venus está en domicilio de Saturno y en amistad con éste, situado en Piscis, deben de estar ambos a 60° o muy próximo a ello, luego las casas de ambos pueden ser IX y XI.

 La figura que en el techo ayuda definitivamente al establecimiento de las casas astrológicas, con la determinación del Ascendente, extremo Este del horizonte, es la Fortuna (la figura de Ocasión com timón, «gubernaculum»; ya que es buena fortuna ser gobernado o tener el gobierno de la ocasión).

 Astrológicamente, la Parte de Fortuna, dista del Ascendente tantos grados como el Sol de la Luna y Ptolomeo nos da la fórmula para su cálculo;12 hay que tener en cuenta que Fortuna no puede acercarse a Saturno (26º Piscis) pues en el programa se indica que está más cerca de MC. que de Saturno. Con los cálculos del programa de ordenador, colocando Asc. a 15°19′ de Géminis y MC. a 18°23′ de Acuario, la Fortuna está a 12°24′ de Piscis, en casa X.

12 F = As – Sol + Luna para el día y para la noche F = As + Sol – Luna. Con esta fórmula y sabiendo como sabemos la posición aproximada de Fortuna a mediados del signo de Piscis, el Sol está en 256,43º y la Luna en 163,55° (partiendo de 0º de Aries y en sentido del Zodiaco), Asc. según los cálculos del sistema Regiomontano, a 75,31º, tendremos: F = As + Sol – Luna = – 17,57; o sea Fortuna está a 12,43º de Piscis.

 Como hemos visto que Mercurio está a 26° de Escorpión y que un eje separa al Sol de Mercurio, el Asc. al estar al menos a 15° de Géminis y el punto opuesto, el del ocaso, a otros 15° de Sagitario, justo por debajo del Sol, de modo que Mercurio y Marte puedan estar en la misma casa, por debajo del horizonte.13

 13 Si el Sol estuviera por debajo del horizonte, noche, y por tanto el Asc. al menos a 16 de Géminis, el punto de Fortuna se vería trasladado al signo de Leo, en el lado opuesto de la pintura del techo Allí donde esté el Asc. Fortuna estará a 81º de distancia, por lo que el único punto posible para el Asc. en la representación del techo es a mediados del signo de Géminis, justo entre las constelaciones de Géminis y Tauro.

 Estas son las posiciones exactas que en el techo se han pintado, pues uniendo la pintura con la esfera de Durero veremos que la colocación de los planetas corresponden perfectamente a las constelaciones pintadas y a los grados del Zodiaco reseñados.

 Con estas advertencias hemos podido ajustar el horóscopo para el día 29 de noviembre de 1466 a las 3 horas 30 minutos de la tarde.

 En casa IV está la Luna en 13° de Virgo; en la casa VI están Marte a 5° de Escorpión, y Mercurio a 26° del mismo signo; en casa VII el Sol a 16° de Sagitario; Venus a 28° de Capricornio, justo en el límite de las casas VIII y IX; el Medio Cielo a 19° de Acuario, en la casa X la Parte de Fortuna a 12° de Piscis, en casa XI está Saturno a casi 26° de Piscis, junto a él Caput, y en la casa XII, sobre el Asc. Júpiter a 17° de Tauro.

 Nos encontramos con un sextil de Venus con Saturno que en la pintura se ha indicado como amistad, Cupido; con dominio al parecer de Saturno ya que Venus está en la casa de él. Igualmente se ha indicado en la pintura la posición de Mercurio y Marte en la misma casa, así como la Parte de Fortuna próxima al MC. Existen en el horóscopo otros aspectos y significados astrológicos que no pasarían ocultos a ningún entendido pero a los que no se hace alusión en la pintura. No obstante parece que las posiciones astrológicas garantizan el éxito del nacido.

2ª Parte

zaragoza_palacio

La Elección Matrimonial de Gabriel Zaporta (1550)

 Un caso similar al representado en la Farnesina es el que se realizo con escultura en el patio del banquero zaragozano Gabriel Zaporta, donde entre un complejo programa se representó el horóscopo de la boda contraída con la doncella Sabina Santangel el 3 de junio de 1549 a las 18h. 54m., según hemos podido calcular; aquí la representación de la Parte de Fortuna por medio de la Ocasión determina con exactitud la hora.14

 14 Esteban, J. F.: una «El palacio matrimonial de Gabriel Zaporta y Sabina Santangel: un cosmos humanista» en El arte aragonês y sus relaciones con el hispânico e interncional, actas del III Coloquio de Arte Aragonés, 1983, sec. 2ª, Huesca, 1985, pp. 215-262; trabajo que es continuación de outro anterior: «Imperio, religión, finanzas y filosofia en el palacio de Gabriel Zaporta» en Boletín del Museu e Instituto «Camón Aznar» nº. VI-VII (1981), pp. 56-79.

 Con las figuras escultóricas del patio se nos hacen diversas indicaciones astrológicas, las más aparentes son las siguientes:

 MC. está junto a la Luna al parecer en Virgo; el Asc. hacia Saturno quien está en Capricornio; el Sol está junto al ocaso. La Parte de Fortuna en Aries y Júpiter en Tauro, por debajo del horizonte.

 Entre Júpiter y la Luna figura el signo de Leo y entre la Luna y Saturno el de Aries; pero estos signos están calificando las figuras planetarias, no los lugares del patio. Si utilizamos la teoría de los decanatos de Manilio y la de las facies y decanatos arábigos resulta lo siguiente: El 2° decanato de Tauro es de Leo y allí está Júpiter. Para Manilio el 1° decanato de Sagitario es de Aries, y en el sistema arábigo el 2° decanato es de Marte, de naturaleza de Aries y facies de la Luna. Como entre la posición de la Luna y Saturno sólo esta parte de Sagitario viene indicada tenemos que concluir que éste es el lugar del Asc.

 Como este día 3 de junio de 1549, a la caída de la tarde, la distancia entre Sol y Luna son 106°, ésta debe ser la distancia entre Asc. y Fortuna; y para que la Parte de Fortuna esté en Aries el Asc. debe estar en el 2° decanato de Sagitario; si la Parte de Fortuna está a 1° de Aries, el Asc. debe estar a 15° de Sagitario y el MC. a 5° de Libra. Esto supone que el MC. dista de la Luna 2°; estos dos grados son los que se nos dan de margen de error en este palacio y el Sol dista del ocaso 5 ó 7 grados. Estamos aproximadamente a las 6 horas 58 minutos de la tarde.

Andrea Alciati, Ars Naturam Adjuvans - Art in the Aid of Nature. Illustration in Emblemata

 La Ocasión o «Parte de Fortuna», como Tema Astrológico

 Como la Ocasión representada en el horóscopo de la Farnesina es una de las más tempranas del Renacimiento, podemos pensar que pudo estar directamente inspirada en los textos o en la numismática romana, monedas similares a las que más tarde recogiera nuestro aragonés Antonio Agustín.

 Fuentes

 Las fuentes antiguas de estas dos personíficaciones éticas, Fortuna y Ocasión, ya fueron expuestas en el siglo XVI por diversos estudiosos, así: en la Mythologiae de Natale Conti en 1551, por el comentador de los emblemas de Alciato, Diego López en 1615 y en nuestros tiempos las vuelve a recoger entre otros Guy de Tervarent.

La Fortuna. Alegoría ética. «τυχή»

 Todos recogen el tema de la Fortuna que ostenta el gobierno del mundo y otorga o quita las riquezas a los hombres; por ello la representaron haciendo girar una rueda donde unos suben y otros caen, o con timón y la esfera del mundo y cuerno de la abundancia.

«Por tanto, estudioso, aprende buenas artes, las cuales tienen consigo ciertos provechos de la suerte».

 Este tema y representación de la Fortuna por medio de la rueda es el tradicional en la Edad Media gótica; sin embargo en el Renacimiento se prefirió el timón por ser jeroglífico del gobierno (gubernaculum), ello fue compilado por J. P. Valeriano (1556) quien, siguiendo a Posidippo, une en significados Fortuna y Ocasión; afirma haber visto una Fortuna con una bola, navaja, timón y cornucopia, la bola para indicar la inestabilidad, la navaja que significa el truncarse la felicidad, el timón porque gobierna el curso de nuestra vida y la cornucopia porque es la que otorga los bienes terrenos. Años antes el Doni (1552) representa a la Fortuna sentada en una bola, con los ojos tapados para que reparta los bienes al azar y con el mechón de pelo hacia adelante (atributo de la Ocasión).

La Ocasión. Alegoría ética. «καιροσ»

Fortuna

En cuanto a la Ocasión todos citan los cpigramas de Posidippo, de Ausonio y la descripción de Calístrato.

Ausonio (310-395) con sus Epigramas (XII) «In simulacrum Occasionis et Paenitentiae», inspiró directamente una grisalla del Palacio Ducal de Mantua, de la escuela de Mantegna.

Sobre las Imágenes de Ocasión y Arrepentimiento

¿Obra de quién eres? / De Fidias; quien hizo igualmente las imágenes de Palas y Júpiter; yo soy su tercer triunfo. Soy diosa conocida como Ocasión, por pocos y excepcionalmente. / ¿Por que estás tú de pie sobre una rueda? / Porque no sé estarme quieta. / ¿Por qué llevas talares? / Porque soy fugaz. Y porque la fortuna que Mercurio suele otorgar yo la doy cuando he querido. / ¿Por qué el pelo cubre tu rostro? Porque no quiero ser conocida. / ¿Por qué vas calva por detrás? / Para que nadie pueda cogerme cuando huyo. / ¿Quién te sigue em compañía? / Que te lo diga ella. / Dímelo, te lo ruego, ¿quién eres? / Soy diosa a quien ni siquiera Cicerón me dio nombre. Soy la diosa que exige cuentas de lo hecho y de lo no hecho, para provocar arrepentimiento naturalmente. Asi me llaman METANOEA. / Dime, pues, ¿Por qué te sigue? / Siempre que he pasado fugaz, ella permanece y los que yo dejé atrás se quedan con ella. Tú también mientras insistes, mientras permaneces preguntando, me llamas a mí que ya me he escapado de tus manos.

Cicerón en «De Inventione» la define de la siguiente manera: Es una parte del tiempo que tiene en si oportunidad de hacer o no hacer alguna cosa. (Partem temporis in se habentem alicuius rei idoneam faciendi aut non faciendi opportunitatem).

Alciato, en 1531, refleja la Ocasión con un mechón de pelo sobre la frente y pisando la bola de la fortuna y la define siguiendo a los autores anteriores con una expresión similar a la de Cicerón:

El instante (parte) del tiempo capturado que domina todas las cosas.

(Cuneta domans capit temporis articulus).

Anteriormente a los Emblemas de Alciato de 1531 encontramos grabados de la Ocasión en portadas de Ambrosio Holbein, fechadas em 1518, de las prensas de Andrés Cratander de Basilea.

A la Ocasión, por detrás, la pintan calva.

Pues según se dice: Fronte capillata sed post Occasio calva est.

El Brocense describe un grupo escultórico antiguo de la biblioteca de Salamanca que representaba a la Ocasión con su inscripción «καιροσ»; el grupo estaba formado por un niño sentado sobre una bola, con los pelos sobre los ojos, con una navaja en la mano, acompañado por Mercurio y Fortuna, ésta con cornucopia; al grupo le seguía Arrepentimiento.

Así pues, en algunas circunstancias, a la Ocasión se la representa por medio de un personaje masculino, ya que su voz en griego «καιροσ» es masculino y tiene en el mundo griego ya sus atributos: alas, com taloneras aladas, pisando una esfera, con un mechón de pelo sobre la frente, y detrás de ella le sigue el Arrepentimiento por no haberla podido atrapar, lleva además una navaja sobre la que descansan los brazos de una balanza, invención que Posidippo atribuye a Lisipo.

Vasari en sus Razonamientos, representó la fortuna de Cosme de Médicis en el fresco de la Tierra de la sala de los Elementos del Palacio Vecchio de Florencia como se había hecho en una medalla de Julián II de Médicis (1513).

Esta gran mujer situada sobre la mar, desnuda hasta las caderas, con un mechón de pelo que le vuela sobre la frente, teniendo en la mano derecha uma gran vela … es la fortuna de nuestra excelencia.

La Ocasión, pues, es similar a la Fortuna (en el sentido del éxito) que puede nacer o depender de ella. Así lo consideró Vicenzo Cartari en 1556, quien al hablar de la Buena Fortuna afirma que «los antiguos la representaron en la imagen de la Ocasión, la cual algunos la identifican con la Fortuna»; o bien se le coloca a la Fortuna el mechán de pelos de la Ocasión.

Astrología

matrimonio zaporta

Parte de Fortuna

La «Parte de Fortuna» (τυχή) y su cálculo, tal como hoy lo conocemos en las fuentes, parece ser invención del Egipto helenístico; es posible que figurara ya en el Nequepso-Petosiris. Proviene de un lugar de la Luna de tradición babilónica antigua y frecuentemente se le llama «horóscopo de la Luna». Su importancia general, equiparable al próprio ascendente, la admitian todos incluso Ptolomeo, quien no mencionando otras partes dice «pudiera ser, por decirlo así, el horóscopo de la Luna».15

15 BOUCHÉ-LECLERCQ, A.: L’astrologie grecque, París, 1899 (Bruxelles 1963) p. 289; citado por TESTER, J: História de la astrología occidental, Méjico, Siglo XXI, 1990, p. 3.7, 42, 43.

Manilio (s. I), redescubierto en 1416, aunque se ocupa de las partes que llama «sortes» sólo otorga especial atención a la Parte de Fortuna.

Estas faces de las cosas ubicadas en los signos, en las cuales está todo fundamento de la fortuna, o bien sea que las siete estrellas lo incrementen…

La Primera asignación se ha dado a la Fortuna…

Y para que no tengas duda en la búsqueda o des erróneamente la posición de la Fortuna debes aplicar dos métodos seguros para encontrarla:…

Sin embargo, Vecio Valente (de Antioquia, s. II) llega a citar hasta 12 partes: horóscopo, medio cielo y parte de fortuna, estas tres rigen la vida del hombre; parte de dios, parte de diosa, buen espíritu, buena fortuna, mal espíritu, mala fortuna, parte del demonio (espíritu), parte de eros, parte de necesidad. Otros hablan de parte de la religión.

A través de Ptolomeo (hacia el 150) se conservó, principalmente, la Parte de Fortuna El mismo es quien nos da la fórmula más ajustada para su cálculo: La Parte de Fortuna dista del Ascendente tantos grados como el Sol de la Luna; la fórmula para el día es: F = Asc. – Sol + Luna; para la noche es: F = Asc. + Sol – Luna.16

16 PTOLOMEO, Claudio: Tetrabiblos o Quadripartitum, traducción y notas de Demetrio Santos. Valladolid, Barath y D. Santos, 1980. p. 244.

Libro IV. 1. – De la prosperidad y riqueza del nativo.

Hemos de entender el modo por el que llega la riqueza y saber que es únicamente por la Parte de Fortuna, la cual siempre hemos de calcular mediante la distancia del Sol a la Luna a partir del ascendente, en natividades diurnas y nocturnas, por las razones expuestas en el estudio de la vida.

Cuando los regentes de dichas partes fueren fuertes, el nativo tendrá gran riqueza, máxime si las luminarias lo testifican con testimonio de semejanza.

Con ello, además, Saturno indicará que la riqueza del nativo ha de venir por edificios o cultivo de la tierra, o de la navegación. Júpiter que su riqueza proviene del mundo, fama, sociedad o por donativos de la religión. Marte indica que proviene de dirección o jefatura de la milicia, o de otro gobierno o mando. Venus por donaciones de los amigos, o por mujeres que la recaudan. Mercurio afluye riqueza por negocios, mercado y por ciencias o cultura.

Si Saturno tiene conexión con la parte de riqueza y se asocia a Júpiter en la figura, indicará herencias que ha de recibir, más aún cuando esté en ángulos superiores (Asc. y M.C.), o si Júpiter está en signo común, o tiene aplicación com la Luna, pues en tal caso indica que el nativo tendrá o recibirá herencia de extraños (fuera de la familia).

Si los planetas de la misma naturaleza que los planetas regentes de la parte de fortuna testifican sobre ellos, la riqueza será continua e invariable. Los planetas de naturaleza contraria, si están elevados sobre los lugares principales, o ascienden después de ellos, indican falta de riqueza.

De manera general, el tiempo en que tendrá lugar puede saberse por el estado de los planetas que obran en los angulos y casas sucedentes.

Julio Firmico Materno (siglo IV) en el libro IV de su Mathesis se ocupa de todo lo referente a la Luna y allí trata la Parte de Fortuna; pero silencia las otras partes.

En la obra de Aly Aben Ragel (c. 950), Libro conplido en los judizios de las estrellas, traducción al castellano del 12 de marzo de 1254, mandada por Alfonso el Sabio, se contemplan diferentes partes; la Parte de Fortuna es la más importante de ellas.17

17 ALY ABEN RAGEL: El libro conplido en los judizios de las estrellas, traducción hecha en la corte de Alfonso El Sabio, introducción y edición por G. Hilty, Madrid, Real Academia Española, 1954. En el libro IV y V se contemplan las diferentes partes: pars Fortune, pars celati, pars stabilitatis, pars amoris, pars delicie, parte del haber, parte de la merchandía, parte de los hermanos, parte de la madre, parte tie la vida, parte de la ley, parte de la fortaleza, pars sensus, parte del rey y del reino, parte del casamiento, parte del atrevimiento, parte de las maestrías, parte del escapamiento y victoria. Muchas de éstas son aspectos o complementarias de la Parte de Fortuna. Los textos corresponden a la páginas 190, 191, 200, 222.

Seleccionamos algunos juicios, muy comunes, que pudieron tenerse en cuenta en los casos que nos ocupan:

Toman la pars fortune, según opinión de Tolomeo de noche e de día del Sol e de la Luna e échanla de los grados del ascendent.

Cuando la pars fortune fuere salva y fuera de los rayos (del Sol) y su serñor igualmente, significa que el nacido será sano y tendrá buena crianza y si fuera infortunada o bajo los rayos significa que será enfermo y tendrá mala crianza.

En los dos casos que veremos, el nacimiento de A. Chigi y la elección matrimonial de G. Zaporta, la Fortuna está lejos del Sol, y en el caso de Zaporta se buscó la amistad de Saturno y Mercurio (sextil).

Cuando la Luna no llegare a Júpiter de ninguna manera significa que el nacido será vil y pobre y de vil vida… Si es a Venus la que no llega significa que no habrá gozo y mayormente en casamiento… Si no llega a Mercurio… significa que el nacido no será facedor de buen entendimiento…

Veamos cómo en el caso del nacimiento de A. Chigi la Luna aspecta en trígono a Júpiter para garantizar la riqueza; y en el caso de G. Zaporta se buscó que aspectara a Venus y Mercurio para garantizar la felicidad y bien matrimonial.

Cuida que Mercurio no esté mal asfieciadc con Saturno ni con Luna… No conviene que la Luna esté infortunada…

La parte de la merchandía toman de noche e de dia de Saturno tro a Mercurio e échanla del ascendent, pues si ella fuere fortunada e hobiere ella o so señor alguna significación en el haber o en la casa del haber, acaecercán a aquel nacido muchos provechos y ganancias por mercar…

En el caso de A. Chigi existe un trigono (máxima amistad) entre Saturno y Mercurio y a la Parte de la Merchandía le corresponde lugar de Saturno o de Mercurio (15º de Libra o de Acuario). En el caso de G. Zaporta se buscó la misma relación entre los dos planetas y el lugar de la parte de la merchandía es término de Mercurio o de Saturno (15º Aries o de Leo; quizá esto puede estar insinuado en los mascarones de la columna de Júpiter).

La Luna en ambos casos está afortunada pues en el caso de Chigi está en trígono con Júpiter (fortuna mayor) y en el de Zaporta se busco que lo estuviera con Venus (fortuna menor, y rectora con la Luna del matrimonio). Los personajes de ambos horóscopos, uno de nacimiento y otro electivo, aunque separados por varios años tienen de común uma vida y profesión, el comercio y éxito financiero.

En la primera mitad del siglo XII Juan Hispano (de Sevilla) se aplicó a la tarea de traducir al latín las fuentes arábigas, sus traducciones se publicaron en el siglo XVI con el nombre de Epítome de toda la astrología, donde naturalmente no falta la Parte de Fortuna.

Bartolomeu de Tresbéns (c.1373) dice.

Capítulo 33, que habla de la Parte de Fortuna, esto es, cómo se debe localizar o por el Sol si el nacimiento es de día o por la Luna si la natividad es por la noche.

¿Cuándo el nacido tendrá prosperidad o daño por la parte de fortuna?: Cuando la parte de fortuna este bien acompañada por la conjunción de planetas benignos o por estar bien aspectada (mirada) de ellos, habrá gran bien y fortuna para el nacido. Pero cuando este acompañada por planetas malignos se sucederá gran mal y peligro para el nacido.

¿Como el nacido alcanzará prosperidad y benefícios por la parte de fortuna, y eso depende de la casa en que  se sitúe la dicha parte de fortuna?: Cuando la parte de fortuna caiga en el ascendente y este bien afortunada, habrá fortuna en la vida y en la persona del nacido en salud y prosperidad; cuando este situada en la casa 10; y bien afortunada, será rey sobre sus parientes y mayor en dignidad, más aún si es el Sol la fortuna. Si es Júpiter podrá ser cardenal o papa más aún si la fortuna está en grados crecientes. Si está en la casa 7; será afortunado en mujer; pero si aqui es mala (mal aspectada) tendrá mala suerte en ella. Si está en la casa 4 bien afortunada, tendrá benefícios en tierras y heredades, posesiones, y será amado por sus parientes; pero si es infortunada, ocurrirá lo contrário. Y según estas cuestiones juzgarás en las otras casas.

En el siglo XVII, Jean-Baptiste Morin: Observaciones astrológicas sobre el Centiloquio de Tolomeu, Barcelona, Humánitas, 1982, p. 26, III (traducción de Jorge Guerra de la edición de Paris 1657) se refiere a ella con estas palabras:

«El que es hábil para alguna cosa, cualquiera que ésta sea, tendrá ciertamente también el astro que significa esta cosa enormemente potente en su nacimiento».

Cualquier manual de cosmografia de los siglos XVI y XVII nos recoge el cálculo y alguna de las propriedades del Punto de Fortuna.

De la Ocasión a la Parte de Fortuna

Los dos únicos casos que conocemos de representación plástica del punto astrológico llamado Parte de Fortuna son los representados en el horóscopo de Agostino Chigi en el techo de la Farnesina (1511-19) y en la elección matrimonial de Gabriel Zaporta, en el pátio de su palacio (1550).

En el segundo caso se copio un grabado de la edición de los emblemas de Alciato de 1549, cuyo título es La Ocasión. En el caso del techo de la Farnesina se representó a la Fortuna, caracterizada por el timón y con el mechón de pelos hacia adelante, próprio de la Ocasión.

En ambos casos se usa una imagen similar para representar la Parte de Fortuna; una Fortuna caracterizada como Ocasión o una Ocasión con la rueda de la Fortuna.

Creemos que el hombre del Renacimiento es consciente de los múltiples y similares significados de Fortuna y Ocasión y que ésta no es sino uno de los aspectos de la fortuna por ello una «Parte de Fortuna» y propicia para representar este concepto en un contexto astrológico.

Ϯ

patio_inf

Patio de la Infanta en Zaragoza

 Ederlinda Viñuales

 Introducción

 Este patio plateresco de gran belleza es una alhaja tallada en piedra y alabastro por expertos orfebres. Formó parte del palacio que en 1546 mandó construir Gabriel Zaporta, un rico mercader judío, que convirtió su mansión en la que puede considerarse la primera entidad bancaria de España. No en vano, desde sus dependencias, llegó a controlar las transacciones que se efectuaban en la Lonja de Zaragoza, al igual que la gran mayoría del comercio fluvial realizado a orillas del río Ebro. Llegó a ser tutor de una gran parte de la economía del reino y dio crédito al mismo emperador Carlos I de España. Testigo del poderío económico de su morador, tan hermoso patio se dio por finalizado allá por el 1550.

En este palacio, y en este patio vivió la infanta María Teresa de Vallabriga (viuda del infante don Luís de Borbón, hermano de Carlos III), de la que recibe el sobrenombre con el que se le conoce desde el siglo XVIII hasta nuestros días: Patio de la Infanta.

No obstante, y con el devenir de los años, la antigua Casa Zaporta cedió su aristocrático pasado en favor de otras actividades más prosaicas, y de todo tipo. Fue el palacio Escuela de Bellas Artes, Casino de Zaragoza, escuela Infantil, conservatorio, colegio, sede de la Real Academia de Bellas Artes de San Luís, imprenta, ebanistería y hasta fábrica de pianos.

En 1894 el edificio sufrió un gran incendio, que afectó a toda la parte posterior del patio, dejando la casa en un estado ruinoso. Tras diversos intentos de recuperación, en 1903 se procedió al derribo. No obstante, su más valiosa joya, el impresionante patio de dos alturas y planta cuadrada, ricamente ornamentado, fue desmontado piedra a piedra y vendido en 1904 a um anticuario francés que lo instalo en su casa de París como escaparate de su negocio. Al alero y escalera se le perdió la pista.

Hubieron de pasar varias décadas hasta el retorno a su tierra natal del único y delicado vestigio que se conserva del palacio. En 1958, la entonces Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Zaragoza, Aragón y Rioja, hoy Ibercaja, lo compró y lo conservó embalado hasta 1980, fecha en que la entidad de Ahorro lo instaló en su sede central de Zaragoza.

Estudio Astronómico del Patio

colunas

Llama, sin duda, la atención el gran impacto y la profusión decorativa del recinto, que se convierte en una obra de arquitectura escultórica de perfecto equilibrio y singular belleza, rematada por un alero plateresco tallado en madera. Construcción de dos plantas, el piso inferior está formado por ocho columnas de representación antromórfica que sostienen unas grandes zapatas sobre las que se levanta un friso corrido que da paso a la planta superior.

En el antepecho del patio destacan dieciséis medallones de personajes, reyes y caballeros de la época como Carlos III, Carlomagno, Felipe II o Fernando el Católico. Ocupando las esquinas de patio, se ordenan ocho escenas mitológicas: cinco representaciones de los diferentes trabajos de Hércules y tres alegorías. Toda la decoración del patio está cargada de simbología: los planetas, el amor, la religión, el imperio, la filosofía, los valores de la época, aparecen representados en él. Una de las representaciones más conocidas es un horóscopo matrimonial realizado con motivo de la boda de Gabriel Zaporta con su segunda mujer, Sabina Santángel.

No se va a explicar aquí toda la simbología que presenta el Patio de la Infanta. Sólo se van a comentar las representaciones astronómicas que en él aparecen y nos ceñiremos únicamente a ellas, prescindiendo de otras características simbólicas que puedan aparecen, incluso en torno al horóscopo, como prosperidad, fortuna, amor, fama.

Es importante tener presente que el fundamento de las representaciones del Patio es un horóscopo por lo que los elementos astronómicos y astrológicos van parejos. Además se tratar de analizar una obra de 1549, cuando el geocentrismo aún no se había superado y no existía una línea clara que separara la Astronomía de la Astrología.

El patio consta de cuatro lados iguales y el antepecho que lo rodea tiene en cada lado cuatro medallones con bustos de personajes y a los extremos una escena a cada lado; así hay en total 16 personajes y 8 escenas. En los laterales del antepecho, ocupando las esquinas del patio, se ordenan cinco trabajos de Hércules y tres alegorías.

En los frentes de las cuatro zapatas principales están los motivos siguientes: un león que hace alusión al “elemento fuego”. El águila significa el “elemento aire” opuesto al fuego. El unicornio como animal terrestre simboliza el “elemento tierra”. El cuarto animal desapareció, siendo sustituido por otro unicornio. Se supone que debía ser un animal acuático.

Las columnas son los planetas. El patio está sostenido por ocho columnas que son representación de los siete cuerpos celestes conocidos en la época y observables a simple vista (a excepción de las estrellas). Se trata de: el Sol, Marte, la Luna, Mercurio, Venus, Marte, Júpiter, Saturno y la octava columna que no se sabe que representa y se le llama “la columna”. En las correspondencias usuales en la época cada planeta significa no sólo unas tendencias del carácter y de la vida humana, sino un metal, una ciencia y una virtud. Así Saturno representa el plomo, la astronomía y la prudencia. Venus es el cobre, la música y la templanza. La Luna es la plata, la retórica y la fe. Marte es el hierro, la aritmética y la fortaleza. El Sol significa oro, gramática y esperanza. Júpiter es el estaño, la geometría y la justicia.

Mercurio es el mercurio, la lógica o dialéctica y la caridad.

Además en los laterales de las zapatas, se especifican cualidades positivas y vicios humanos dependientes de ellas.

Antes de pasar a considerar cada una de las columnas, nos centraremos brevemente en las cinco escenas que aparecen de Hércules en el antepecho. Representan cinco de los 12 trabajos que hubo de realizar en cumplimiento del castigo que se le impuso por el crimen que cometió. Hércules es tenido por el Sol y sus famosos trabajos se asimilan a los doce signos del Zodiaco o a los doce meses, tiempo que tarda el Sol en realizar su recorrido completo por el cielo. De los trabajos hercúleos representados hay dos que no tienen dificultad de identificación zodiacal: Hércules con los toros, es Tauro y Hércules con el León de Nemea que es el signo de Leo.

Colocando estos signos en la composición normal del Zodiaco tenemos la ordenación siguiente: Aries en el relieve de la Ocasión; Tauro; Géminis, signo de aire, en el águila; Cáncer signo de agua , en la lucha de Hércules y Anteo que significa la expedición naval a Túnez de Carlos I contra Barbarroja, señor de Argel; Leo; Virgo, signo de tierra, en el unicornio; Libra, la balanza, en el relieve que significa la justicia; Escorpio, signo de agua, sobre la Hidra; Sagitario, signo de fuego, sobre el león-otoño; Capricornio situado en las Gracias; Acuario donde el amor y Piscis en cuyo lugar debió haber un dragón.

Establecido el zodiaco se ofrece el patio como un lugar donde representar el horóscopo de la pareja en el día de su boda. Los planetas se representan por columnas, pero evidentemente su distribución en el horóscopo no podrá coincidir con los puntos de soporte necesarios para sustentar el conjunto. Por este motivo, algunos están en el signo del zodíaco correspondiente (como es el caso del Sol, la Luna y Saturno), y otros (Venus, Marte, Mercurio y Júpiter) en otro lugar y habrá que interpretar la decoración para deducir su correcta situación dentro de la representación del horóscopo.

planetas nas colunas

La columna del Sol, debajo del águila-aire, está formada por tres hombres unidos por el dorso. El del frente joven y bello es Apolo, el Sol naciente; de los otros dos uno es maduro y el otro viejo y representan el Sol en el mediodía y en el ocaso. A esta columna le corresponde también uno de los signos aéreos, que es el signo Géminis del Zodiaco.

La Luna, en el lado principal del Patio, debajo del unicornio ha sido representada triforme; Artemisa sobre la Tierra, Selene en el cielo y Perséfone en los infiernos. Son tres muchachas jóvenes unidas por los hombros con unas pequeñas caras radiantes. Dos de ellas tienen trofeos militares bajo sus rodillas como corresponde a Artemisa o Diana cazadora, la tercera porta una máscara ciega refiriéndose sin duda a Perséfone. En el frente de las zapatas el unicornio, signo de la virginidad (Virgo, signo de tierra enfrentado al agua). En las zapatas de la columna aparecen dos expresivos símbolos que siempre tomó bajo su amparo: la Fecundidad de hombres y mujeres, importante a tener en cuenta en un horóscopo matrimonial. La Luna, pues se halla en Virgo en esa fecha.

La columna de Venus y Marte flanquean a la Luna, en el lado principal del patio. Venus aparece representada como una bella mujer que mira en dirección a la Luna, por lo tanto dirige la mirada hacia Marte. A ambos lados de Venus hay dos varones, uno viejo con una armadura sobre sus pies en alusión a Vulcano, su marido (tiene esta escultura un gran parecido a la de Mercurio). El otro varón, de aspecto maduro, tiene un niño a sus pies y es Marte, su amante, y Cupido el hijo de ambos. A los pies de Marte aparece Cupido de nuevo.

La columna de Marte está compuesta por dos varones y una mujer, enlazados por los hombros con culebras (a los nacidos bajo el signo de Marte, Ovidio los llama “hijos de la serpiente”). Representan tres personajes mitológicos relacionados entre sí: Marte, Vulcano y Venus. El varón de edad madura es Marte y tiene el gesto de fiero guerrero. En la vertical de esta columna aparecen figurillas relacionadas con Marte como trofeos militares, amorcillos luchando, etc. y aparece también una fecha 1550. Este Marte mira directamente hacia la columna de la Luna, mientras que los otros dos personajes permanecen hacia el dorso del Patio. El viejo es similar a uno de los de la columna de Mercurio y el femenino nos recuerda a Venus, lo que astrológicamente avisa de una relación entre los tres planetas.

La columna de Mercurio la constituyen tres varones que se caracterizan por ir tocados con alas en la cabeza. La representación de Hermes-Mercurio suele llevar este tocado aunque, por lo general, se le representó joven. Uno de los tres ancianos de esta columna, el que está en el lateral que se dirige al Sol, es casi igual al anciano del mismo lado de la columna del Sol y muy parecidos a los ancianos de las columnas de Venus y Marte. Esto astrológicamente quiere decir que el planeta Mercurio está relacionado con los citados planetas.

Debajo del león-fuego tenemos la columna de Saturno formada por tres ancianos unidos por los hombros, debajo del que mira al frente una máscara con cuernos, Capricornio. Es fácil identificar este personaje que se rige y define como Capricornio. Los otros dos ancianos tienen unas máscaras ciegas, como significado maléfico o infernal, ya que en astrología este planeta es uno de los maléficos. Este Saturno se ha representado triforme por su relación con Cronos y Serapis, como el tiempo pasado, presente y futuro. Es el dios lúgubre del pensamiento y de la melancolía, de las tinieblas, sin duda a ello se debe su aspecto sombrío. Saturno estaba en Capricornio cuando se le quiso esculpir.

La columna de Júpiter, Zeus el poderoso, el mayor de los dioses, esta compuesta por tres personajes: un varón que pasa por la madurez y lleva varios pares de cuernos, una mujer que también aparece tocada con dos cuernos y un anciano; son Júpiter la Luna y Saturno. Los tres van enlazados por los brazos y sostienen por parejas un paño con una divisa: entre Júpiter y la Luna el signo de Leo, entre la Luna y Saturno el de Aries y entre Saturno y Júpiter una máscara sin ojos. De aquí se deduce que la posición de estos astros se da en un momento peculiar. Júpiter está situado en Tauro pues no a otra cosa alude la escena de Hércules con los toros que se encuentra encima de la columna en el antepecho. Esta escena, entre otras, nos ha permitido situar los doce signos del zodiaco en el patio.

Parece que la Luna está en el punto central y que allí se alude al signo de Virgo. El Sol está en Géminis sin más indicación que su propia colocación. Saturno está en Capricornio y por ello lleva el signo bajo su faldilla. Si la Luna y Saturno están en trígono con Júpiter, éste debe estar en Tauro, y la posición que indica su columna es esa.

La dificultad continúa en la colocación Mercurio, Venus y Marte. Como es bien sabido Mercurio no puede separarse del Sol más de 28º y Venus nunca más de 48º. Siguiendo las indicaciones que en el Patio se nos dan (Mercurio y Venus presentan en sus respectivas columnas unos ancianos muy parecidos), y según ellas, Venus está acompañada de Mercurio y próximos al Sol, luego los tres están, presumiblemente en el mismo signo, Géminis.

Entre los pilares de Mercurio, Venus y Marte se nos indica una relación entre estos planetas. Esta relación no es tan fuerte como la indicada para LunaJúpiter-Saturno, por lo que se ha de pensar en un sextil (60 grados). Marte tiene un anciano muy parecido al de Mercurio y una figura femenina muy similar a la de Venus. Si Mercurio y Venus están en Géminis, Marte en sextil, con los dos, deberá estar en Leo, que es donde está colocada su columna, en este caso Venus debe estar en conjunción con Mercurio. Toda esta elucubración de aspectos y posiciones planetarias no tendrían razón de ser si no tuviera no sólo una significación sino una utilidad.

Consultando efemérides planetarias, partiendo de los planetas más lentos, Saturno y Júpiter, se puede observar que las situaciones iguales de todos los planetas son casi irrepetibles. Pues bien, el día 3 de Junio de 1549, por la tarde, se produjo esta situación en el cielo zaragozano. En una de las más famosas efemérides de la época, las de Juan Stoefler, da las siguientes posiciones para el mediodía de la fecha citada, posiciones que apenas difieren de las que en realidad se dieron: Sol a 21º50’ de Géminis, Luna a 4º13’ de Libra (por ser de movimiento rápido en ese día paso de Virgo a Libra), Saturno a 27º39 de Capricornio (retrógrado), Júpiter a 14º51’ de Tauro, Marte a 5º44’ de Leo, Venus a 7º55’ de Géminis y Mercurio a 2º14’ del mismo signo. Existe conjunción entre Mercurio y Venus (la diferencia de 5º41’ está dentro de la tolerancia del orbe), ambos están en el mismo signo que el Sol.

De entre la documentación conocida cabe destacar la intencionalidad de la fecha. La capitulación del matrimonio entre Gabriel Zaporta y Sabina Santángel se realizó el sábado 20 de abril de 1549. Se trataba de dos familias de “cristianos nuevos” cuyos antecesores fueron judíos conversos; para que no se dudase de su cristianismo celebraron las capitulaciones el sábado, día de descanso judío en el que ningún negocio ni trabajo se puede ejecutar. El matrimonio se celebró el lunes 3 de junio del mismo año. Se buscó y representó esta fecha por ser la más adecuada astrológicamente para el matrimonio; además era lunes, el día de la Luna, planeta que rige el matrimonio y su fecundidad.

 Según los cálculos astronómicos usando un software actual: el Sol, Mercurio y Venus estaban en Tauro, Júpiter en Aries y Marte en Cáncer. Pero teniendo en cuenta la precesión de los equinoccios el signo astrológico Aries está en la constelación de Piscis, por lo tanto desde el punto de vista astrológico todos los signos están corridos un lugar. Así astrológicamente se interpretaron en el Patio de la Infanta: el Sol, Mercurio y Venus estaban en el signo de Géminis, Júpiter en el de Tauro y Marte en el de Leo.

ceu de zaporta

Bibliografía

• Esteban, J. F.; Precisiones a los horóscopos artísticos de la Farnesina (Roma) y Zaporta (Zaragoza). Artigrama Nº 8-9. 1991-1992.

• Esteban, J. F.; El Palacio de Zaporta y Patio de la Infanta. Musea Nostra. Ibercaja. Colección monumentos y museos. Ludion S. A. 1995.

• Ros R.M., Viñuales, E., Orientar al construir: cuatro casos, Publicaciones de ApEA, Barcelona 2007.

• Royo, J. Mª y otros.; El Patio de la Infanta. Edita Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Zaragoza, Aragón y Rioja. Zaragoza 1985.

• Viñuales, E.; Euroastro. Astronomía en la ciudad. Proyecto Sócrates Comenius 1998-2001. Zaragoza. 2001.