La Lenguaje Corporal y la Astrología

El Ser Humano en los Ejes del Sistema de Casas

Bruno Huber

ASTROLOG nº 115, abril de 2000.

Resumen de presentación realizada en Achberg (11 de julio de 1983). Elaborado por Elke Gut y revisado por Louise Huber.

Escuela Huber de Astrología

Esta interesante presentación continua siendo de actualidad. Bruno Huber la había ampliado e incorporado a uno de los cursos: el de Astrología Médica. El contenido es muy instructivo y ofrece ideas que estimulan la propia investigación.

El Lenguaje Corporal

ritmos

Para empezar, quiero mencionar algunos puntos que nos permitirán entender mejor qué es lo que el cuerpo expresa con sus diferentes partes. En general, se trata de hechos funcionales. Por ejemplo, cuando hago un movimiento de hombros, estoy diciendo algo distinto de cuando quiero expresar algo con las manos. Las manos y los brazos son instrumentos muy importantes para el lenguaje corporal. Con las manos podemos reforzar o matizar una expresión. Los sentimientos pueden expresarse muy fácilmente con las manos y los brazos. En general, no somos demasiado conscientes de que el lenguaje corporal tiene una función tan importante como la palabra pero, en realidad, es más importante. El ser humano es el único ser vivo que anda erguido. En el cuerpo, todo se organiza alrededor de un eje: la columna vertebral. Sobre ella se encuentra la cabeza, con la que pensamos y hablamos. En la parte inferior están los pies, en los que nos apoyamos. Los pies también son «la toma de tierra»; es decir, están en contacto con el suelo. En cambio, la cabeza tiende a estar siempre elevada y alejada del suelo. Estas afirmaciones no son nada rebuscado sino que son realidades orgánicas y naturales. El resto de partes del cuerpo tienen tipos de funciones bien diferentes en el presupuesto psíquico global del ser humano. Conozcámoslas más de cerca.

Asignación de las Partes del Cuerpo al Zodíaco

En muchos libros de astrología puede encontrarse la relación entre las diferentes partes del cuerpo y el zodíaco. Es uma clasificación muy conocida que se encuentra en muchos dibujos antiguos.

Aries se asigna a la cabeza; Tauro al cuello y los hombros; Géminis a los brazos y a los pulmones; Cáncer al estómago; Leo está relacionado con el corazón y con el pecho; Virgo rige el vientre y los intestinos; Libra se asigna a las caderas y a la pelvis; Escorpio al bajo vientre y los genitales; Sagitario a los muslos; Capricornio a las rodillas; Acuario está relacionado con la parte inferior de las piernas y Piscis con los pies. Esta asignación es muy antigua pero no se conoce con exactitud de qué época proviene. Siempre ha estado ahí. Desconocemos sus raíces. En la Edad Media se empleaba mucho em astromedicina.

Si consultamos libros de la Edad Media, en especial los que hablan de salud, enfermedad o medicina, esta clasificación siempre aparece como la verdadera base del pensamiento. Además, en la Edad Media, también aparece la teoría de los humores que están relacionados con los cuatro temperamentos. Pero hoy en día, esta clasificación no nos sirve para nada; casi ni siquiera podemos llamarla médica. La clasificación de las partes del cuerpo y de los órganos que se encuentran en ellas son un tema complicado, y los actuales conocimientos médicos han constatado que esta clasificación es imperfecta.

Hoy día, en astromedicina, todavía se intenta trabajar con esta asignación y también se han realizado intentos de hacer subdivisiones a partir de esta división general. Cada grado del zodíaco se asigna a una parte del cuerpo, por ejemplo, cabeza-nariz-punta de la nariz, o a un músculo de una determinada parte de la mano. En mi opinión, esta asignación es muy especulativa y, si se trabaja con ella, en un 60-70% de las veces, el sistema no funciona. Por lo tanto, no es un sistema fiable. Desde mi punto de vista, esto se debe a que se trata de una clasificación muy superficial. Se parte del cuerpo tal como lo vemos. En este sentido, incluso podríamos pensar que las asignaciones de partes internas, por ejemplo, del corazón y de los pulmones, fueron hechas posteriormente y no son originales. Probablemente, la clasificación original era sólo de partes exteriores del cuerpo, tal como se ven; un punto de vista que, en mi opinión, es poco útil.

Asignación de las Partes del Cuerpo al Sistema de Casas

astrochemicalphysiological

Podemos hacer una clasificación basada en el sistema de casas. Probablemente será una clasificación nueva para el lector; a lo sumo la habrá visto en algún libro. Como punto de partida, situamos al ser humano en el sistema de casas. La persona está dentro de su horóscopo dándonos la espalda; es decir, está mirando hacia el sur. En el hemisfério norte, el horóscopo también está orientado hacia el sur. Recordemos el famoso hombre de Leonardo da Vinci. Está dentro de un círculo y, a la vez, dentro de un cuadrado; ló cual da dos posiciones de los brazos. Leonardo tuvo que saber mucha más astrología de lo que admite en su famosa cena donde se muestra su conocimiento de los signos.

En el dibujo muestra conocimientos astrológicos que penetran en el área de la astromedicina. Si aplicamos el sistema de casas sobre el círculo, tenemos una clara relación entre el espacio y el cuerpo de la persona. Expresándolo de una forma más exacta, podemos decir: la línea IC/MC es la línea de la columna vertebral. En el ser humano, la columna vertebral tiene una funcion muy importante: le permite andar erguido. La relación entre la columna vertebral y la vertical es bastante evidente. En algunos libros este eje se denomina eje de la columna vertebral.

El hombre de Vitrubio (Leonardo da Vinci)

Oposición 4/10

 Si en un horóscopo encontramos tensiones en el eje 4/10, es decir, una o varias oposiciones, la persona suele tener dificultades de columna. Estas dificultades pueden manifestarse, por ejemplo, cuando no está en una postura erguida sino un poco curvada o cuando desde el punto de vista psicosomático se encuentra en una situación de presión. Los problemas de columna vertebral pueden ser muy distintos. Se deben fundamentalmente a tres causas. La primera (y la más clásica) es que la postura indica que la persona lleva consigo una culpa. Según nuestras observaciones, las oposiciones se encuentran bastante apretadas en el eje del meridiano (IC-MC). Esto señala la postura vertical erguida. Si en este eje hay algo que no está bien, con frecuencia, se producen problemas en la columna vertebral. Si la persona ha adoptado durante mucho tiempo una postura errónea, por ejemplo si ha tenido que «dar coba» a alguien en la vida o ha tenido una posición subordinada, en cierto modo puede surgir la tendencia a este tipo de posturas erróneas. En casos extremos incluso puede producirse una verdadera joroba. También hay perturbaciones de carácter intermedio en las que un trozo de la columna está demasiado tieso, lo cual proviene de posturas rígidas. A este tipo de persona siempre se les ha dicho: «Debes tomar una postura, debes conservar la postura». La persona estira la espalda, poniéndola recta, lo que lleva a una postura rígida.

Pregunta: ¿Qué ocurre si hay una acumulación de planetas en la casa 10?

Respuesta: Hasta ahora he hablado del caso de las tensiones, es decir, oposiciones, en el eje 4/10, que es cuando se produce de forma más manifiesta y hace referencia a todo el eje. En el caso de acumulaciones de planetas en las casas 4 o 10, también pueden producirse problemas de espalda, pero la acumulación de planetas debe ser alrededor del MC o IC.

Los ejes 3/9 y 5/11

 Pero también hay otras causas. Hay otros dos ejes del horóscopo, los ejes 3/9 y 5/11, que también tienen que ver con el tema de la postura erguida y que también pueden producir problemas de columna. Llamo al eje 5/11 el eje del corazón y al eje 3/9, el eje del sistema nervioso central. Estos dos ejes condicionan la postura ocasionada por la columna vertebral. Son movimientos que se desarrollan a partir de la postura vertical. Cuando se hace un masaje, nunca se empieza directamente por la columna sino en las zonas musculares a la derecha y la izquierda. El estado de estos músculos condiciona de forma decisiva el estado del corazón. Por ejemplo, si aparecen tensiones de postura que tienen que ver con la superación de la vida pero, sobre todo, con los contactos, la musculatura de la espalda puede tensarse, lo cual puede ocasionar problemas de corazón. Los infartos de corazón tiene que ver con este eje y, muchas veces, se producen debido a problemas de postura. La tendencia a la sobretensión y a la hiperactividad sólo pueden manifestarse en un eje de fuego-aire. En este caso, referente al corazón, es el eje del corazón 5/11.

También hay perturbaciones del movimiento que están originadas por dificultades de coordinación. La mayoría de veces aparecen en el eje 3/9. El control nervioso de la postura corporal y sus posibles movimientos están regulados en el eje 3/9.

Los Ejes de la Voluntad

obeliscus_pamphilius_kircher_1650_

Los ejes 3/9, 5/11 y 4/10 también pueden englobarse dentro de un concepto de mayor nivel: ejes de la voluntad. En este espacio se mueve la propia voluntad, en este espacio se puede querer (de voluntad), esto es, adoptar una determinada postura y realizar determinadas actividades. Todos los procesos conscientes se reflejan en estos ejes. El eje que representa verdaderamente la columna y que es decisivo para la postura corporal es el eje meridiano. Los espacios 3/9 y 5/11 indican dos partes de la influencia en la postura. El eje del corazón y el eje de los nervios son posibilidades de voluntad que se ponen de manifiesto de forma directa en la postura corporal, en la actividad corporal y, sobre todo, en le lenguaje corporal.

En el diagrama de niveles podemos imaginarnos la cabeza arriba. Es la coordinadora: ahí se quiere dominar y superar la vida. En las casas 8-11 tenemos las espaldas y también el cuello y una parte del pecho. Quien quiere decir algo con los hombros, ló hace en la casa 8 o en la casa 11. Quien se expresa frecuentemente con los hombros o los encoge, probablemente tenga estas casas ocupadas. Si no se tienen planetas en estas casas, se realizarán menos movimientos con los hombros. Según nuestro diagrama de niveles, todavía podemos hacer clasificaciones más diferenciadas. Como ya hemos dicho, arriba están la cabeza, las funciones dependientes de la misma en el área de la columna, los músculos adjuntos y el sistema nervioso. A continuación vienen los hombros y después, en el área 12-7, las partes blandas del tronco.

El espacio yo/tu es la línea corporal en la que, con frecuencia, el estómago tiene un papel importante. Quien tenga posiciones problemáticas en este eje, puede tener problemas de estómago. Debajo de la línea del cinturón se encuentran las otras partes blandas que confluyen aquí; en concreto, la zona de los intestinos 1/6. En las casas fijas 2/5 está la pelvis y todo lo que le corresponde, incluyendo los órganos sexuales. Abajo, en las casas y 4 están las piernas y los pies.

Otros Ejes

ejes

Hasta ahora he hablado de la cabeza y la columna vertebral, del eje del corazón y del sistema nervioso central pero también se puede proseguir con los demás ejes. En el eje 5/11 tenemos todas las funciones del corazón y todos los asuntos del corazón. No en vano, el lenguaje popular relaciona el corazón con el amor. Sabemos por qué el corazón tiene que ver con el amor. El corazón se para cuando alguien sufre por separación y se acelera cuando se está enamorado. Es una parte de la realidad del ser humano y estas funciones se muestran en el eje 5/11. Quien sufre experiencias duras o traumáticas en el amor, o quien tiene experiencias de shock, recibe golpes en el corazón. Si, debido a una ocupación importante, el eje del corazón indica dificultades, automáticamente tiene que ver con el amor. A menudo significa que en las relaciones y en la vida amorosa hay algo que no va bien. Si dura mucho, puede llevar a serias dificultades físicas.

El eje 2/8 tiene que ver con el tracto digestivo, desde la entrada hasta la salida. En la casa 2 (Tauro), la comida llega al cuerpo a través de la boca y, en la casa 8, vuelve a salir. Si este eje está cargado, deberemos observar el comportamiento de nuestro tracto digestivo, pueden aparecer dificultades en el esófago y molestias al tragar.

El Eje Horizontal

Los ejes 6/12 y 1/7, que están respectivamente bajo y sobre el horizonte, tienen que ver con el sistema inmunitario, es decir, con el sistema de defensa del cuerpo. Aquí se muestra la capacidad del cuerpo de enfrentarse a los intrusos (bacterias, vírus, etc.), defenderse de ellos y eliminarlos o volverlos inofensivos si ya han entrado en el cuerpo. Sobre todo consiste en el sistema inmunitario que funciona químicamente y que está representado principalmente en el sistema linfático. Este sistema es un sistema líquido que recorre todo el cuerpo y cuya función principal es transportar sustancias inmunes, pasarlas a la sangre y conducirlas a los órganos individuales.

Si alguien tiene problemas en los procesos de contacto (no en el amor como hemos comentado antes), con facilidad puede desarrollar debilidad inmunitaria. El sistema linfático puede inflamarse en sus nodos. Esto puede aumentar si los problemas de contacto pasan a un estado permanente, sobre todo si ya surgieron en la infancia debido a la educación o a experiencias traumáticas. Si los problemas de contacto se traducen en un estado permanente de aislamiento y frustración anímica, a través del mecanismo psicosomático, pueden traducirse en todo tipo de alergias. El eje 6/12 es bien conocido por ello; algunos autores lo llaman el eje psicosomático del horóscopo.

El eje 1/7 tiene que ver con los mecanismos de dominio; para eso están ahí sobre todo los brazos, con los que la persona se defiende y rechaza los ataques. En última instancia se trata de un eje de casas cardinales en el que, cuando se recibe un ataque, hay que defenderse. La capacidad inmunitaria es algo esencial en todas las casas horizontales. Estas casas poseen la capacidad de cerrarse, de poder cerrar todas las aberturas del cuerpo. Esta actividad puede mostrarse de diferentes formas. Si hay posiciones planetarias que lo cargan, esta capacidad puede estar disminuida y puede dar lugar a infecciones permanentes y repetidas intoxicaciones. Esta debilidad se muestra también con huecos en la figura de aspectos en el eje 1/7.

Con esto hemos tocado todos los ejes. Así pues, tenemos a nuestra disposición un verdadero instrumento de astromedicina; un sistema básico.

Pregunta: ¿Qué papel tienen los signos?

Respuesta: En el lenguaje corporal, sólo parecen tener un papel de segunda línea. En las conexiones médicas están muy difusos y no tienen ningún efecto claramente constatable. Pero parece que las asignaciones zodiacales dan ciertas indicaciones genéticas. Lo que he expuesto es la «situación real del cuerpo» que podemos tener en esta vida. Esto no está influenciado únicamente por la genética, es decir, por la estructura hereditaria que recibimos, sino de una forma mucho más intensa por el tratamiento que nuestro cuerpo recibe por parte del entorno educador. Por lo general, entre otras cosas, este entorno educador actúa de forma muy intensa en la postura corporal. El entorno nos ha dicho cómo debemos manejar nuestro cuerpo y esto há creado las correspondientes estructuras que, con este sistema, podemos identificar em los ejes de las casas.

Nuestra conducta corporal tiene siempre las correspondientes parejas psíquicas: son los llamados mecanismos psicosomáticos. En el horóscopo podemos ver dónde y cómo los problemas psíquicos se manifiestan en efectos corporales. El mecanismo psicosomático es el mismo que en el lenguaje corporal. Son las mismas estructuras y el mismo aparato. Mediante la astrología podemos trabajar con el lenguaje corporal y con los cuadros clínicos al mismo nivel; no hay otros principios.

El Reloj de la Vida

Traducción: Joan Solé, 2000.

Psicosomatología Científica y Psicología Astrológica

 Wolfhard H. König

Astrolog nº 95, Diciembre 1996.
Resumen de la conferencia celebrada en el Congreso Mundial de Astrología de 1996 en Lucerna.

Psicosomatología Científica

 El concepto de psicosomatología se utiliza en la actualidad, al menos, con cuatro significados distintos. El significado más general hace referencia a la permanente interacción entre psique y soma, o entre el área emocional y afectiva, y la reacción del cuerpo.

Hoy sabemos que cualquier movimiento emocional se refleja inmediatamente en una modificación de los llamados parámetros corporales: la resistencia eléctrica de la piel aumenta o disminuye, la frecuencia del pulso se modifica, el ritmo de la respiración cambia (reduce o incrementa su velocidad), el tono muscular varía, etc. Lo más impresionante es la modificación de la actividad eléctrica en el cerebro, como puede demostrarse con los métodos de medición EEG (encefalogramas). Muchos de estos parámetros corporales pueden medirse de forma exacta. Mediante la observación de estas reacciones corporales, podemos también darnos cuenta de cualquier movimiento emocional o psíquico que tenga lugar en el interior de una persona. Por ejemplo, si el ponente de una conferencia pudiera ver en un monitor una curva EEG de los asistentes, podría identificar qué participantes se están aburriendo y qué otros se están durmiendo, aunque (como se hacía antiguamente en la escuela) intentaran poner cara de interés: la disminución de su frecuencia EEG interna les delataría.

No obstante, de la variación de los parámetros psicológicos no se puede deducir el contenido de una emoción, sólo se puede concluir que ha habido un estímulo o un movimiento psíquico. Éste es el motivo por el que no se ha impuesto el método del detector de mentiras basado en la interacción psíquico-corporal: en general, sólo permite identificar que la persona en cuestión se excita ante una determinada pregunta. Si esto ocurre porque considera la pregunta una desvergüenza o porque está mintiendo, no es algo tan fácil de determinar.

El segundo significado de la psicosomatología se refiere a que, en todo tipo de enfermedad, la constitución psíquica de la persona juega un papel importante. Los usuales resfriados («Me he resfriado») sólo tienen una oportunidad cuando el sistema inmunológico se ha debilitado, por ejemplo, por causa del estrés. Y la causa del estrés puede ser tanto una sobrecarga de trabajo como la existencia de conflictos psíquicos. Los virus con los que nos podemos infectar están siempre ahí. En nuestro organismo se introducen virus permanentemente y, la mayoría de las veces, son rápidamente eliminados por nuestro sistema inmunológico. Sólo cuando el sistema inmunológico está debilitado pueden estos virus producir una enfermedad. En este sentido, toda enfermedad es multifactorial, es decir, está condicionada por varios factores: por una parte, siempre por la situación psíquica de la persona y, por otra, por los virus, la mala nutrición, la carga del entorno, factores hereditarios.

En el ámbito del esoterismo está ampliamente difundido el concepto de que en toda enfermedad, no sólo intervienen factores psíquicos no específicos (estrés, debilidad del sistema inmunológico, etc.) sino que, sin excepción, toda enfermedad tiene un sentido psíquico-espiritual. Desde esta óptica, toda enfermedad sirve a una finalidad, contiene una tarea de aprendizaje, un mensaje, y permite avanzar en el camino de desarrollo. En general, el mensaje se puede comprender mediante una (a menudo muy simple) interpretación simbólica de la enfermedad.

(Que esto, en caso de enfermedades psicosomáticas complejas como enfermedades de expresión secundarias o síndromes funcionales pueda ser problemático, es algo que aquí sólo podemos anotar en el margen. En el marco de este artículo no podemos entrar em este nivel de detalle. Véase, por ejemplo, W. Loch: Psicosomatología).

En la psicosomatología científica se ha impuesto otro concepto: sólo se habla de enfermedades psicosomáticas o psicosomatosis cuando, en caso de enfermedad, puede identificarse un determinado conflicto psíquico básico. Esto significa que, por ejemplo, en todos los pacientes de ulcus(úlcera de estómago), sean jóvenes o viejos, de Europa o EUA, hombres o mujeres, debe poderse identificar siempre el mismo conflicto básico no resuelto, evidentemente, con variaciones individuales. En las psicosomatosis también podemos partir siempre de la existencia un fuerte trauma que ha ocasionado un conflicto no solucionado hasta el momento en la vida del individuo. Este conflicto debe ser defendido con mecanismos de defensa y, debido al fuerte trauma, el inconsciente recurre a mecanismos de defensa de somatización masivos. El conflicto es totalmente inconsciente, está reprimido en profundas capas del inconsciente y tan sólo se expresa mediante el arcaico lenguaje del cuerpo. Tan sólo la enfermedad, con sus síntomas, informa sobre un conflicto no resuelto en el inconsciente que «arde sin llama».

Más adelante describiremos uno de estos conflictos básicos en el caso de un ulcus. Sin embargo, en este sentido, el cáncer no puede definirse como enfermedad psicosomática. El conflicto no resuelto y la psicodinámica que sirve de base es totalmente distinta, por ejemplo, en un cáncer de mama de una mujer que en un cáncer de estómago de un hombre. Además, no hay un único conflicto básico para los distintos tipos de cáncer; debe hacerse una clasificación entre los distintos tipos de cáncer. Los rasgos de personalidad generales en todas las clases de cáncer son sólo de tipo general: por ejemplo, una fuerte marcada inhibición en el entorno con impulsos instintivos (agresión y sexualidad) o una fuerte necesidad de armonía y la correspondiente disponibilidad a la adaptación. No se puede deducir una verdadera psicodinámica de la enfermedad individual.

Enfermedades Psicosomáticas Individuales

En primer lugar existen las enfermedades psicosomáticas ya conocidas desde hace décadas, las llamadas psicosomatosis en las que puede identificarse claramente un conflicto psíquico básico. Como ayuda se han desarrollado las correspondientes posibilidades psicoterapéuticas. Curiosamente estas enfermedades recibieron el nombre de «las siete sagradas» («Holy seven»). Son las siguientes:

1) Ulcus (Úlcera de estómago)

2) Asma

3) Reuma

4) Neurodermitis (Enfermedad de la piel)

5) Hipertonia esencial (Presión sanguínea alta)

6) Hipertireosis (Sobrefuncionamiento de la glándula tiroides)

7) Colitis ulcerosa (También enfermedad de Crohn) (Enfermedad diarreica especial)

Pero hoy pueden añadirse más enfermedades psicosomáticas que tienen un estatus científico definido y que complementan a las siete sagradas. Son las siguientes:

1) Anorexia nerviosa

2) Bulimia (adicción a la comida)

3) Adipositas (Adiposis?) (Adicción a la grasa)

4) Migraña

5) Angina pectoral

6) Neurosis cardíaca

 En estos casos se pueden reconocer también estados conflictivos inconscientes específicos como causas psíquicas. Además, todavía existen áreas de investigación en las que determinadas enfermedades están siendo investigadas. Estas áreas son las siguientes:

1) El área del cáncer:

 En este caso no se trata de una única enfermedad, sino de varias enfermedades con significados totalmente distintos. No obstante, en el caso de algunos tipos de cáncer, por ejemplo el carcinoma de mama en las mujeres, ya se han elaborado situaciones conflictivas psicodinámicas convincentes.

2) Alergología

 Si bien en este área los médicos casi siempre se remiten a causas hereditarias (posiblemente únicas), cuando se realiza una investigación de psicología profunda aparece siempre un conflicto básico relacionado con miedo, pánico, sobre reacciones agresivas en el área de las relaciones interpersonales, en el que el conflicto básico es «desplazado» hacia una alergia. El enfermo es «alérgico», pero la mayoría de las veces lo es a conflictos en el área interpersonal, en especial en el campo de oposición del deseo de unión y la aspiración a la autonomía.

3) Inmunología

 Está ampliamente aceptado que, en una gran cantidad de enfermedades, la función del sistema inmunológico es decisiva y que el sistema inmunológico está intensamente relacionado con factores psíquicos. El sentido de la inmunoreacción reside en la protección del cuerpo frente a cuerpos extraños (proteínas externas, vírus, etc.). Pero debido a la interacción con el área psíquica, también puede tratarse de protección frente a «influencias externas», dependencias psíquicas, etc.

En este área no se han realizado todavía investigaciones detalladas y no hay explicaciones definitivas. En consecuencia, las interpretaciones deben tratarse con precaución.

Pablo Picasso «Ciencia y amor al prójimo»

Pensamiento Psicodinámico y Astrología

 El principio que presentamos aquí parte de la base de que los resultados científicos garantizados de la psicosomatología pueden utilizarse en Astrología. Si una psicosomatosis correspondiente a un conflicto básico específico puede asignarse a una psicodinámica determinada, ésta última también puede trasladarse a la Astrología en el horóscopo.

Nuestra suposición fundamental es que los tipos psíquicos, los conflictos básicos y la psicodinámica de una persona están reflejados en su horóscopo. Y la experiencia con la psicología astrológica ha demostrado que los conflictos psíquicos básicos de la persona están representados en las posiciones planetarias y sus figuras de aspectos.

Cada conflicto básico que se encuentre en una enfermedad psicosomática puede asignarse a una constelación compleja de planetas y a su unión mediante aspectos. La interacción dinámica de los planetas en su estructura de aspectos corresponde a la psicodinámica existente.

La interacción es mutua. Mediante la cuidadosa elaboración de la historia de la vida del paciente, pueden identificarse los conflictos básicos esenciales. Esto sucede, por ejemplo, en las charlas previas a todo psicoanálisis (por ejemplo, en Alemania debe prepararse una solicitud para el perito del seguro de enfermedad, que debe describir los conflictos básicos principales). Estos conflictos pueden encontrarse en el lenguaje simbólico del horóscopo.

Y viceversa: si constelaciones planetarias complejas del horóscopo indican determinados conflictos básicos (por ejemplo en oposiciones, triángulos de rendimiento, etc.), se ha comprobado que esta psicodinámica se encuentra en la historia de la vida del paciente, sus síntomas, sus enfermedades.

Por ejemplo, una oposición entre Neptuno en el MC y Saturno en el IC indica, por una parte, una inclinación básica a altos vuelos, a grandes proyectos e ideales, utopías en el ámbito de las relaciones interpersonales. Por otra parte, indica sensibilidad, posibilidad de enfermar en caso de fracaso, crítica, y que pueden tener como consecuencia una «caída depresiva» de los altos vuelos. En este caso podemos encontrarnos con personas con el síntoma de depresión y una psicodinámica entre altos vuelos (y eventualmente ilusiones sobre de las relaciones) y fases depresivas con sentimientos de parálisis y sentimientos de vacío.

Y viceversa, durante años he podido observar que conflictos básicos de personas, como los que aparecen en el análisis, están reflejados en el horóscopo. En una terapia de largo plazo se experimentan tanto la historia de la vida, los síntomas y enfermedades como las soluciones y el desarrollo de una persona. Para estudiar las conexiones entre, por una parte, la psicodinámica y el desarrollo de una persona y, por otra, el reflejo en el simbolismo del horóscopo, he llevado a cabo muchos análisis sin tener en cuenta previamente el horóscopo, obteniendo los datos del mismo sólo al final del análisis (para no estar «influenciado»). Una y otra vez ha sido asombroso comprobar como los conflictos básicos que aparecen en el análisis están siempre reflejados en el horóscopo.

En lo referente a la temática de abuso sexual, en el horóscopo siempre aparecen aspectos de tensión formados por Venus y Urano (abuso repentino) y/o Plutón (poder).

En pacientes con problemática de adicción siempre se encuentran posiciones fuertes de la Luna y Neptuno (anhelo de amor) y posiciones débiles de los planetas principales (Sol, Saturno y la Luna – debilidad de dirección).

Estos dos ejemplos pueden ilustrar las conexiones de manera breve. Si esta conexión entre la estructura psíquica de una persona y su expresión simbólica en el horóscopo es correcta, todos los conocimientos esenciales de la psicología profunda moderna sobre los conflictos básicos de la persona pueden traducirse al lenguaje simbólico del horóscopo y utilizarse de forma enriquecedora en la Astrología. Esto no es sólo válido para el ámbito de la psicodinámica sino también para casos de miedo, depresión, adicción, perturbaciones de la personalidad (perturbaciones narcisistas y border-line), violencia, histeria e incluso para el área de la psicosis (sobre estos temas se realizan seminarios en el API-International).

Ejemplo Psicosomático: Úlcera

 Que la composición de los jugos gástricos varía en función del estado emocional de la persona es algo sabido desde hace tiempo, entre otras cosas a partir de experimentos en animales.

No obstante, las investigaciones de Minsky (1961, EUA) que fueron repetidas entre otros por el profesor Zander en Munich fueron decisivas. Una sonda introducida en el estómago medía la composición y la intensidad de la secreción de jugos gástricos. Si las personas que participaban en el test eran sometidas a cargas emocionales (por ejemplo estrés), la composición y la intensidad de las secreciones variaban. Pero no variaban tanto como para que pudieran ocasionar una úlcera gástrica. La idea decisiva de Minsky fue someter a las personas de test a emociones inconscientes.

Consideremos el ejemplo de un joven varón de 24 años que actúa de forma muy esquizoide y con gran frialdad. Más o menos a los cuatro años de edad, perdió a ambos padres en un accidente de coche. El shock fue tan grande que inconscientemente se prohibió todo enfrentamiento con el miedo o con reacciones de tristeza, sobre todo en el proceso de elaboración la pérdida no tuvo ninguna ayuda. El dolor emocional de la pérdida no estaba resuelto, sino sencillamente puesto fuera de la conciencia y borrado del recuerdo. Si ahora debía responder sobre el dolor y la tristeza de la antigua pérdida, negaba percibir nada parecido en su conciencia. Pero al mismo tiempo, la sonda estomacal anunciaba cambios dramáticos en la composición y la intensidad de los jugos gástricos: la secreción aumentaba y la proporción de ClH (ácido clorhídrico) crecía. A la larga, esto ocasionó la descomposición de la mucosa estomacal, apareció una úlcera que atravesó la mucosa estomacal hasta la capa de músculo.

De esta manera se había confirmado que sobre todo son las emociones inconscientes las que pueden ocasionar perjuicios en el ámbito psicosomático. Así se confirmaba una postura básica de la psicología profunda: si la emoción o el sufrimiento son conscientes o por lo menos conscientes en parte, la aparición de la enfermedad o de síntomas es poco probable. Como escribió E. Neumann, el enfrentamiento consciente o el sufrimiento consciente previenen el sufrimiento sustitutorio que se refleja en un síntoma.

¿Cuál es el aspecto de un conflicto básico inconsciente en caso de úlcera? La dimensión inconsciente esencial es una carencia de amor, de ser aceptado, de sensación de pertenencia y empatía en el periodo de simbiosis, especialmente en el primer año de vida. Lo que aquí aparece es lo que en psicoanálisis se denomina «perturbación temprana». Se trata fundamentalmente de la experimentación temprana de una carencia de entrega emocional, pero más aún de una carencia de empatía, de identificación, de comprensión sin palabras, del sentimiento de ser uno. En Astrología, esto corresponde a los planetas Luna y Neptuno.

La Luna refleja la entrega emocional, el intercambio de sentimientos, el contacto emocional experimentado en la relación primordial niño-madre. Asimismo, da información sobre cómo el niño se sintió amamantado y cuidado. Pero aquí también juega un papel importante la posición de Venus, que indica el abastecimiento oral (amamantamiento, alimento y comida).

Pablo Picasso: «La vida», 1903

 En cambio, Neptuno indica la dimensión fundamental de identificación y comprensión, la capacidad de poderse fusionar con el otro y de comprender al otro interiormente por identificación allí donde no puede articularse a sí mismo. Esto hace referencia a la capacidad de encajar completamente en cuanto a la comprensión mutua, lo que Balint llamó «fitting together». Este «sentirse comprendido» es el fundamento para la construcción del yo y la autoestima.

Las «perturbaciones tempranas» antes mencionadas se muestran en el horóscopo en posiciones especiales entre la Luna y de Neptuno. O bien Neptuno y la Luna están muy fuertes, por ejemplo en los ejes principales o en la sombra de los ejes principales, o están, por ejemplo, en conjunción (eventualmente también con aspectos rojos entre sí) o ambos planetas tienen una «aspectación de estrés», es decir, aspectos rojos o rojos y verdes. En ambos casos el horóscopo indica un gran anhelo de amor, una búsqueda de «amor primario»; de «fitting together». En el trasfondo de este anhelo existe una experiencia de carência de entrega emocional o de empatía. Con una perturbación básica de este tipo, en realidad no se trata de un conflicto en el sentido de dos fuerzas enfrentadas entre sí, sino de una «enfermedad de carencia», con una herida psíquica que no está cicatrizada.

Con una herida así, («La herida de los no amados» según Schellenbaum) sólo puede funcionarse de algunas formas: puede hacer personas creativas y sensibles a la búsqueda de lo que el amor o el «fitting toghether» puede ser entre las personas. O puede manifestarse como adicción; entonces se utiliza alguna sustancia adictiva como «tapón» (Parin) de la herida o el dolor puede ser transformado de forma psicosomática.

En el caso de úlcera (tipo A), la persona con la perturbación temprana hace todo lo que puede para evitar esos sentimientos de necesidad o anhelo mediante una sobre compensación. Entonces nos encontramos con personas que hacia afuera aparentan ser especialmente autónomas, independientes y sin necesidades. Son personas que a menudo tienen un rendimiento extraordinario, que están ahí de forma especial para los demás y que dan mucho. Sólo de vez en cuando tienen que ir a la clínica con la úlcera donde (curiosamente) son alimentados con leche y papillas y se les mantiene alejados de todo estrés (un tipo de terapia que se impuso hace tiempo).

A menudo, esta sobrecompensación (Adler) se muestra astrológicamente en posiciones fuertes de Saturno: Saturno aquí, tiene que ver con cubrir, tapar y mostrar dureza hacia el exterior. En cambio, las sobrecompensaciones en rendimiento más importantes aparecen en planetas como el Sol, Marte y Plutón. Estos planetas pueden estar unidos, por ejemplo en triángulos (triángulo de rendimiento(rojo) o también triángulo de talento(azul), también conjunciones en los ejes principales) o encontrarse en el área superior del horóscopo (Casas 9 y 10, área de la individuación).

Se trata pues de un núcleo sensible y necesitado de amor, una concha dura que lo cubre y un estilo de vida que pretende convencer con un alto rendimiento. Así como la parte dura y el rendimiento son características conscientes y que la persona considera como positivas (a menudo con ellas hace algo para los demás), la parte sensible, necesitada y que anhela recibir amor suele ser inconsciente.

Esa motivación del núcleo, cubierta mediante la sobrecompensación, tan sólo puede exteriorizarse mediante el lenguaje del cuerpo, es decir, de manera psicosomática. El hambre de amor se traduce corporalmente en hambre y en una hipersecreción de jugos gástricos que perjudica la mucosa estomacal. A nivel psicosomático se grita constantemente «hambre, hambre» pero con la estimulación del estómago y la producción de jugos gástricos no se calma, puesto que de manera primaria hace referencia al nivel de relaciones. Por eso, en muchas ocasiones, después de una cicatrización mediante medicamentos o de una intervención quirúrgica, al cabo de uno o dos años, la úlcera se reproduce.

La úlcera se cicatriza pero el conflicto o la emoción inconsciente continúa operando.

Por este motivo, los estudios realizados en EUA durante los años 60 concluyeron de forma clara que los mejores resultados se obtenían con el tratamiento médico y psicoterapéutico combinados.

lunaneptuno

Horóscopo Ejemplo

 Lo más oportuno es, ante todo, buscar la dimensión decisiva del anhelo de amor, es decir, considerar las posiciones de la Luna y de Neptuno.

Neptuno se encuentra en la posición más elevada del horóscopo, está cerca del MC y con ello representa la meta ideal en la individuación. Se encuentra en la casa 9, en el signo Libra, que está interceptado. En la casa 9 Neptuno plantea la siguiente pregunta: ¿Existe el amor, existe la identificación, existe la comprensión? Al mismo tiempo, Neptuno en la posición más elevada, representa el anhelo hacia este ideal. Pero el signo interceptado muestra que en realidad este ideal se considera inalcanzable. Tan sólo tras un largo proceso de clarificación, enfrentamiento y desarrollo interior podrá emplearse la cualidad de este planeta hacia el exterior.

También duradero es el doloroso sentimiento de no poder satisfacer ese anhelo interior. Al otro lado, el Sol Aries se encuentra interceptado en la casa 3. El impulsivo Sol está continuamente confrontado a exigencias de adaptación. Y debe intentar comportarse de forma adaptada, de manera que le resulte posible ser amado, de acuerdo con el ideal de Neptuno, pero según los criterios y los valores del colectivo (casa 3). Desde la adaptada forma de vida de la casa 3, el elevado concepto de amor de Neptuno, reinante arriba, es considerado como algo muy lejano. Sólo de vez en cuando el impulso ariano trata de salir de esa fuerte adaptación pero, en este caso, tampoco tiende a la realización del ideal neptuniano. La Luna en Piscis (cúspide de la casa 3) complementa perfectamente el ideal neptuniano. El signo de Piscis refleja la cualidad neptuniana y la Luna también desea contacto, relación, un intercambio intenso de sentimientos y adaptación mutua. En conjunción con Mercurio, la mayoría de estos ideales y deseos de proximidad y de fusionarse deben expresarse, formularse y comunicarse verbalmente. Hablar de amor tiene aquí una gran importancia. Desde la Luna, un sextil va hasta el Nodo Lunar en la casa 4: las ideas sobre el amor de la Luna también deben considerarse en la casa de la familia, en el marco de la familia.

Por último, de los planetas del amor, también es importante Venus: con el aspecto a Júpiter, en realidad se trata de un Venus muy sensorial que, en la casa 5, también favorece ideas de un erotismo experimentado intensamente. Pero el quincuncio plantea la pregunta: «¿Cómo van las cosas?».

Pablo Picasso, «El abrazo», 1903

Cuatro posiciones que expresan intensas ideas sobre el amor, en parte muy contradictorias. ¿Cómo unificarlas, cómo hacerlas realidad? Si esto se hubiera logrado son esfuerzo desde el principio de la vida, sería una verdadera maravilla. Así pues, debe más bien esperarse que aparezca un estado de carencia, de anhelo no satisfecho, de no sentirse colmado. La carencia experimentada puede ser tan fuerte que deba ser reprimida y situada fuera de la conciencia debido al dolor que produce. Así pues, el deseo y el anhelo de amor se rechaza y se mantiene inconsciente.

¿Hay algo más para la típica sobrecompensación en fuerte rendimiento o en autonomia de la psicodinámica de la úlcera? Encontramos una conjunción de Saturno, Marte y Plutón en Leo, en la casa 8. Saturno en la casa 8 quiere adaptación, carrera y ascenso, quiere cumplir la ley de la casa 8 (por ejemplo, del estado). Marte aporta fuerza y energía, capacidad de trabajo y, por último, también capacidad de luchar. Plutón contribuye con su «energía inagotable en metas normales» (Thomas Ring). Así surge una posición de dureza y poder que sabe imponerse en el mundo. Desde fuera la persona se ve fuerte, como alguien en quién uno se puede apoyar y, ciertamente, no como alguien que está abismado en sus pensamientos sobre sus ideales de amor.

Y cuanto más aparece en primer plano la parte dura, exitosa y que se impone en el mundo, quizás incluso hasta el punto en que la persona se identifica con ella, más se coloca la parte de deseo de Luna y Neptuno en el fondo del inconsciente y, finalmente, tan sólo puede ser expresada en el nivel del lenguaje corporal (Minsky). Entonces puede ocurrir que sólo la mucosa estomacal manifieste el «hambre» que está en lo más profundo del interior de la persona. Finalmente, el dolor de la carencia de la Luna y de Neptuno se refleja en el dolor de la úlcera.

Si se estudia una buena serie de horóscopos de personas con úlceras, en las distintas variantes, siempre aparece este enfrentamiento entre la parte sensible (Neptuno, Luna) y la parte fuerte de control y rendimiento (Saturno, Marte, Sol, Plutón). Siempre puede deducirse la típica psicodinámica de la úlcera.

Pero siempre se refleja en constelaciones complejas de planetas y aspectos. Las posiciones individuales como sólo la ocupación de un signo (por ejemplo Cáncer para estómago) o un sólo planeta no son suficientemente relevantes para mostar una psicosomatosis. En estos casos, existe una amplia dinámica psíquica en funcionamiento que tiene que ver de forma general con una gran parte del horóscopo, de lo contrario, no se invierte la energía que puede desencadenar una enfermedad psicosomática intensa.

Si el lector tiene a su disposición horóscopos de personas con úlcera, puede intentar verificar las reflexiones aquí expuestas. La investigación astrológica sólo puede ser beneficiosa.

En la actualidad se está preparando un libro que aborda esta temática de una forma más detallada, con numerosos casos.

Bibliografía:

1) Hoffmann, S.O. Hochapfel, G: Neurosenlehre, Psichotherapetische und Psycosomatische Medizin. Schattauer, 1996

2) Loch, W: Die Krankheitslehre der Psychoanalyse. Hirzel, 1989

3) Klussmann, R. Psychosomatische Medicin. Springer, 1996

 Traducción: Joan Solé, 1997

Prevenir y Curar con la Astrologia Medica - Huguette Hirsig

Prevenir y Curar con la Astrologia Medica

Huguette Hirsig