Clave Espiritual de la Astrología Musulmana

IbnArabi_Arabic_calligraphy

The profoundly beautiful poem was written by Ibn Arabi

Titus Burckhardt

Studies in Comparative Religion

Según Muhyudín Ibn Arabí

Traducción de Victoria Argimón

asteroids_nebulae_outer_space_planets_surreal

I

La obra escrita del “mayor Maestro” (ash-shaikh al-akbar) sufí, Mohyddîn ibn Arabî, incluye ciertas consideraciones acerca de la astrología que permiten vislumbrar cómo esta ciencia, que no ha llegado al Occidente moderno más que en una forma fragmentaria y reducida a algunas de sus aplicaciones más contingentes, podía relacionarse con unos principios metafísicos, luego dependientes de un conocimiento que se basta a sí mismo. La astrología, tal como fue difundida en la edad media en la civilización cristiana y en la islámica, y como subsiste todavía en ciertos países árabes, debe su forma al hermetismo alejandrino; no es, pues, ni islámica ni cristiana en su esencia y, por lo demás, no podría encontrar un lugar en la perspectiva religiosa de las tradiciones monoteístas, dado que esta perspectiva insiste en la responsabilidad del individuo ante su Creador y, por esto, evita todo lo que podría velar esta relación por la consideración de causas intermedias. No obstante, si la astrología ha podido ser integrada en el esoterismo cristiano y en el musulmán, es porque perpetuaba, transmitida por el hermetismo, ciertos aspectos de un simbolismo muy primordial; la penetración contemplativa del ambiente cósmico y la identificación espontánea de las apariencias -constantes y rítmicas- del mundo sensible con sus prototipos eternos corresponde, en efecto, a una mentalidad todavía primitiva en el sentido propio y positivo de este término. Esta primordialidad implícita del simbolismo astrológico se aviva en contacto con la espiritualidad, directa y universal, de un esoterismo vivo, como se ilumina el centelleo de una piedra preciosa cuando se expone a los rayos de una luz.

Mohyddîn ibn Arabî engasta los datos de la astrología hermética en el edificio de su cosmología, que resume mediante un esquema de esferas concéntricas, tomando como punto de partida y como término de comparación el sistema geocéntrico del mundo planetario tal como lo concebía la astrología medieval. La polarización “subjetiva” de este sistema -queremos decir el hecho de que la posición terrestre del ser humano sirva de punto fijo con el que se relacionarán todos los movimientos de los astros- simboliza aquí el papel central del hombre en el conjunto cósmico del que el hombre es como el resultado y el centro de gravedad. Esta perspectiva simbólica no depende naturalmente de la realidad puramente física o espacial, la única que contempla la astronomía moderna, del mundo de los astros; al ser el sistema geocéntrico conforme a la realidad tal como se presenta inmediatamente a los ojos del hombre, posee en sí misma toda la coherencia lógica que un conjunto de conocimientos debe tener para poder construir una ciencia exacta. El descubrimiento del sistema heliocéntrico, que corresponde a un desarrollo posible y homogéneo, pero muy particular, del conocimiento empírico del mundo sensible, evidentemente nunca podría probar nada contra la posición central del ser humano en el cosmos; pero la posibilidad de concebir el mundo planetário como si se contemplara desde una posición no humana e incluso como si se pudiera hacer abstracción de la existencia del ser humano –cuya consciencia sigue siendo, sin embargo, el “contingente” de todas estas concepciones- había producido un desequilibrio intelectual que demuestra bien que una extensión “artificial” del conocimiento empírico tiene algo de anormal, y que, intelectualmente, no es sólo indiferente sino incluso perjudicial.1

1 “… Los “errores científicos” debidos a una subjetividad colectiva -por ejemplo la del género humano y los seres terrestres en general cuando ven el sol evolucionar alrededor de la tierra- manifiestan un simbolismo verdadero y, por consiguiente, “verdades”, que son evidentemente independientes de los simples hechos que las transmiten de un modo completamente provisional; la experiencia subjetiva, como la que acabamos de mencionar a título de ejemplo, no tiene, con toda evidencia, nada de fortuito. Es “legítimo” en el hombre admitir que la tierra es plana, ya que lo es empíricamente; por el contrario, es perfectamente inútil saber que es redonda, ya que este saber no atañe nada al simbolismo de las apariencias, sino que lo destruye inútilmente y lo reemplaza por otro que no puede expresar más que las mismas verdades, a la vez que presenta el inconveniente de ser contrario a la experiencia humana inmediata y general. El conocimiento de los hechos por sí mismos no tiene, fuera de las aplicaciones científicas interesadas, ningún valor; dicho de otro modo, o bien se sitúa en la verdad absoluta, y entonces los hechos ya no son nada, o bien se sitúa en el terreno de los hechos y entonces se está, de todos modos, en la ignorancia. Aparte de esto, hay que decir además que la destrucción del simbolismo natural e inmediato de los hechos -tales como la forma plana de la tierra o el movimiento circular del sol- acarrea graves inconvenientes para la civilización en que se produce, como lo demuestran hasta la saciedad el ejemplo de la civilización occidental” (Frithjo Schuon: Fatalité et progres en Etudes traditionnelles.)

El descubrimiento del heliocentrismo tuvo efectos semejantes a los de ciertas divulgaciones de esoterismo; aquí pensamos, sobre todo, en estas inversiones de punto de vista que son propias de la especulación esotérica.2 La confrontación de los símbolos respectivos del sistema geocéntrico y heliocéntrico demuestra muy bien lo que es tal inversión: en efecto, el hecho de que el sol, fuente de la luz de los planetas, sea igualmente el polo que rige sus movimientos implica, como toda cosa existente, un simbolismo evidente y representa en realidad, siempre desde el punto simbólico y espiritual, un punto de vista complementario del de la astronomía geocéntrica.3

2 Hay indicios que permiten suponer que los Pitagóricos ya conocían el sistema heliocéntrico. No se excluye el que este conocimiento se haya conservado siempre y que el descubrimiento de Copérnico no sea, en realidad, más que una simple divulgación, como muchos otros “descubrimientos” del Renacimiento. El mismo Copérnico se refiere, por lo demás, en el prefacio -dirigido al Papa Paulo III- de su libro fundamental “Sobre las órbitas de los cuerpos celestes” a Hicetas de Siracusa y a ciertas citas de Plutarco. Hicetas era pitagórico; pues bien, Aristóteles, en su libro “Del cielo”, dice que “los filósofos itálicos, a los que se llama pitagóricos, son de un parecer contrario al de la mayoría de los físicos, pues afirman que el centro del mundo está ocupado por el fuego, mientras que la tierra, que es una de las estrellas, se mueve en círculo alrededor de este centro, provocando así el día y la noche”. Aristarco de Samos, astrónomo en Alejandría hacia el 250 antes de J.C., enseñó igualmente el sistema heliocéntrico; asimismo Al-Birûni, el célebre compilador musulmán de las tradiciones hindúes, refiere que ciertos sabios de la India sostuvieron que la Tierra giraba alrededor del sol.

3 Lo que hace inconciliables los dos sistemas no es, evidentemente, su lado “óptico”, sino la teoría sobre la gravitación vinculada al sistema heliocéntrico.

foto

Mohyiddîn ibn Arabî engloba de cierto modo la verdad esencial del heliocentrismo en su edifício cosmológico: como Ptolomeo y como toda la edad media, asigna al sol, que compara al “polo” (qutb) y al “corazón del mundo” (qalb al-âlam), una posición central en la jerarquía de las esferas celestes, y ello contando un mismo número de cielos superiores y de cielos inferiores al cielo del sol. No obstante, amplía el sistema de Ptolomeo subrayando además esta simetría de las esferas en relación con la del sol: según su sistema cosmológico, que proviene probablemente del sufí andaluz Ibn Masarrah, el sol no sólo se encuentra en medio de los seis planetas conocidos -estando Marte (al-Mirikh), Júpiter (al-Mushtarî) y Saturno (Zuhul) más alejados de la Tierra (al-Ardh) que el Sol (ash-Shams), y Venus (as-Zuhrah), Mercurio (al-Utarid) y la Luna (al-Qamar) más cercanos- sino que más allá del cielo de Saturno se sitúan, todavía, la bóveda del cielo de las estrellas fijas (falak al-kawârib), la del cielo no estrellado (al-falak al-atlas) y las dos esferas supremas del “Pedestal” divino (al-Kursî) y del “Trono” divino (Al-‘Arsh), esferas concéntricas del éter (al-âthîr), el aire (al-hawâ), el agua (al-mâ) y la tierra (al-ardh). Así se reparten siete grados por cada lado de la esfera del sol, simbolizando el “Trono” divino la síntesis de todo el cosmos y siendo el centro de la tierra, a la vez, el resultado inferior y el centro de fijación.

Ni que decir tiene que, entre todas las esferas de esta jerarquía, sólo las esferas planetarias y las de las estrellas fijas corresponden tales cuales son a la experiencia sensible, aunque no haya que considerarlas sólo desde este punto de vista; en cuanto a las esferas sublunares del éter -que no significa aquí la quintaesencia, sino el medio cósmico en el que se reabsorbe el fuego- el aire y el agua hay que ver en ellas una jerarquía teórica que sigue los grados de densidad, más bien que unas esferas espaciales. Por lo que se refiere a las esferas supremas del “Pedestal” y el “Trono” divinos -el primero contiene los cielos y la tierra y el segundo lo engloba todo-4 su forma de esferas es puramente simbólica y, en suma, indican el paso de la astronomía a la cosmología integral y metafísica:5 el Cielo sin estrellas (al-falk al-atlas), que es un “vacío, y que, por esto, ya no es ni siquiera espacial sino que más bien indica el “fin” del espacio, indica también, por eso mismo, la discontinuidad entre lo formal y lo informal; esto parece, en efecto, una “nada” desde el punto de vista de lo formal, así como lo principial parece una “nada” desde el punto de vista de lo manifestado. Se comprenderá que este paso del punto de vista astronómico al punto de vista cosmológico o metafísico no tiene nada de arbitrario: la distinción entre un cielo visible y un cielo que escapa a nuestra vista es real, aun cuando su aplicación no sea más que simbólica, y lo “invisible” se convierte aquí espontáneamente en lo “trascendente”, conforme al simbolismo oriental; se llama expresamente el “mundo invisible” (‘âlam al-ghaïb) a las esferas de la manifestación informal -el “Trono” y el “Pedestal”- significando la palabra ghaïb todo lo que está fuera del alcance de nuestra vista, lo que muestra bien esta correspondencia simbólica entre lo “invisible” y lo “trascendente”.

4 Es lo que enseña el Corán. Según una frase del Profeta, el mundo está contenido en el “Pedestal” divino y éste en el “Trono” como un anillo en un molde de tierra.

5 En ciertos esquemas simbólicos del Shaikh al-akbar, se encuentran otras esferas mayores que la del “Trono”, al ser este simbolismo naturalmente susceptible de una mayor o menor extensión; sin embargo, la jerarquía que acabamos de enumerar representa en sí misma un conjunto completo, ya que el “Trono” divino engloba toda la manifestación. Es lo que enseña Mohyddîn Ibn Arabî, conforme al Corán, en las “Revelaciones de la Meca” (Al-Futûhât al-makkiyah); en otros escritos hablará de toda una jerarquía de diferentes “Tronos” que constituyen los principales grados de la Existencia aformal.

El “Pedestal”, sobre el que están colocados los “Pies” de Aquel que se sienta en el “Trono”, representa la primera “polarización” o determinación distintiva con vistas a la manifestación formal, determinación que implica una “afirmación” y una “negación” a las que corresponden, en el Libro revelado, el mandato (al-amr) y la prohibición (an-nahî).

El cielo sin estrellas (al-falak al-atlas) es también el cielo de las doce “torres” (burûj) o “signos” del zodíaco; éstos no son, pues, idénticos a las doce constelaciones zodiacales contenidas en el cielo de las estrellas fijas (falak al-kawâkib o falak al-manâzil), sino que representan unas “determinaciones virtuales” (maqâdir) del espacio celeste y no se diferencian más que en relación con las “estaciones” o “mansiones” (manâzil) planetarias proyectadas sobre el cielo de las estrellas fijas. Hay ahí un punto muy importante para la comprensión de la astrología árabe y occidental; más adelante, volveremos sobre él.

La cosmología tradicional no establece diferencia explícita entre los cielos planetarios en su realidad corpórea y sensible y lo que les corresponde en el orden sutil, pues el símbolo se identifica esencialmente a la cosa simbolizada y sólo hay motivos para establecer una distinción entre uno y otro allí donde esta distinción pueda establecerse de hecho y, como consecuencia, el aspecto derivado pueda ser tomado separadamente por el todo, como ocurre cuando la forma corpórea de un ser viviente se toma por el ser entero; ahora bien, en el caso de los ritmos planetarios -pues son ellos los que constituyen los diferentes “cielos”- esta distinción no puede establecerse más que por la aplicación teórica de concepciones mecánicas extrañas a la mentalidad contemplativa de las civilizaciones tradicionales.6

6 Así, los Indios de la América del Norte, que no hacen teorías sobre la electricidad, pueden ver en el relámpago el poder mismo del “Pájaro del Trueno”, que es el Espíritu divino en la manifestación macrocósmica; hay incluso casos en los que la percusión del relámpago confiere poderes espirituales, lo que no sería posible entre europeos que tienen el hábito de separar mentalmente las formas sensibles de sus arquetipos “sobrenaturales”.

Las esferas planetarias son, pues, a la vez, partes del mundo corpóreo y grados del mundo sutil; el Cielo sin estrellas, que es el límite extremo del mundo sensible, abarca simbólicamente todo el estado humano; el Sheikh al-akbar sitúa, en efecto, los estados paradisíacos entre el cielo de las estrellas fijas y el cielo sin estrellas -o cielo de las “torres” zodiacales-; los paraísos superiores tocan, por así decirlo, la existencia aformal, aunque quedan circunscriptos por la forma sutil del ser humano.7 El cielo de las “torres” zodiacales es, pues, en relación con el ser humano integral, el “lugar” de los arquetipos.

7 Se trata de la definición cosmológica de los estados paradisíacos, y no de su simbolismo explícito, que hace que sus descripciones puedan ser transpuestas a los grados más altos de la existencia e incluso al Ser puro, ya que en lenguaje sufí se habla de un “paraíso de la Esencia” (djannat adh-dhât).

Lo que se sitúa más allá del cielo de las estrellas fijas, entre éste y el cielo sin estrellas, se mantiene en la duración pura, mientras que lo que está por debajo del cielo de las estrellas fijas está sometido a la generación y la corrupción. Puede parecer extraño que se identifique la esfera del cielo supremo, que es el primum mobile, con el mundo incorruptible, cuando el movimiento evoluciona necesariamente en el tiempo. Pero lo que hay que tener en cuenta aquí es que la revolución del cielo mayor, al ser ella misma la medida fundamental del tiempo según la cual se mide cualquier otro movimiento, no podría ser ella misma susceptible de medida temporal, lo que corresponde a la indiferenciación de la duración pura. Así como los movimientos concéntricos de los astros se diferencian en el orden de su dependencia sucesiva, así la condición temporal se precisa y se contrae, en cierto modo, en la medida en que interfiere en la condición espacial; y, por analogía, las diferentes esferas del mundo planetario -o más exactamente los ritmos de sus revoluciones- que se escalonan a partir de los límites indefinibles del espacio hasta el medio terrestre, pueden considerarse como otros tantos grados sucesivos de la “contracción” temporal.8

8 Por esta razón, la jerarquía astrológica de los cielos planetarios sitúa a Mercurio entre Venus y la Tierra, pues Mercurio se mueve más rápidamente que Venus, y aunque Venus esté más cerca de la Tierra y Mercurio más cerca del Sol.

Space-Planets-Wallpaper

II

El simbolismo astrológico reside en los “puntos de unión” de las condiciones fundamentales del mundo sensible y particularmente en las uniones del tiempo, el espacio y el número. Se sabe que la definición de las regiones o partes de la gran esfera del cielo sin estrellas por medio de los puntos de referencia que ofrecen las estrellas fijas coincide, en astronomía, con la definición de las divisiones del tiempo. Ahora bien, la esfera-límite del cielo sólo es mensurable en razón de las direcciones del espacio; cuando se habla de las partes del cielo, no se hace más que definir unas direcciones. Por otra parte, éstas son la expresión de la naturaleza cualitativa del espacio de modo que los límites de lo indefinido espacial se reintegran, en cierto modo, en el aspecto cualitativo en cuestión, pues contienen virtualmente todas las determinaciones espaciales posibles.9 El desarrollo extremo e indefinido de estas direcciones es la bóveda del cielo no estrellado y su centro es cada ser viviente que se encuentra en la tierra, sin que la “perspectiva” de las direcciones difiera de un individuo a otro, ya que nuestros ejes visuales coinciden sin confundirse cuando se fija la mirada en un mismo punto de la bóveda celeste; en ello se manifiesta, evidentemente, una coincidencia del punto de vista microcósmico con el “punto de vista macrocósmico”.10 Hay que distinguir entre estas direcciones “objetivas”, es decir, iguales para todos los seres terrestres que estén considerando el cielo en el mismo instante temporal, y las direcciones que se pueden llamar “subjetivas” porque están determinadas por el cénit y el nadir individual; haremos notar, de paso, que precisamente la comparación entre estos dos órdenes de direcciones del espacio celeste es lo que está en la base del horóscopo. La indefinitud de las direcciones del espacio es en sí misma indiferenciada, queremos decir que contiene virtualmente todas las relaciones espaciales posibles sin que se pueda definirlas. Pero las cualidades de estas direcciones del espacio celeste son interdependientes; entendemos con eso que, en cuanto una dirección del espacio celeste –o el punto de la esfera-límite que le corresponde- es definida, todo el conjunto de las demás direcciones se diferencia y se polariza en relación con ella. En este sentido, el Maestro dice que las divisiones del cielo no-estrellado o cielo de las “torres” zodiacales son unas “determinaciones virtuales” que no se diferencian más que en relación con el cielo de las “estaciones” de los astros. Ahora bien, los puntos fijos del cielo de las estaciones son, ante todo, los polos respectivos de la revolución diurna del cielo (o de la tierra) y del ciclo anual del sol, y, por consiguiente, los puntos que la divergencia de estos polos determina en la eclíptica, es decir, por una parte, los dos equinoccios, puntos de intersección de la órbita solar con el ecuador y, por otra, los dos solsticios, puntos extremos de las dos fases, ascendente y descendente, del ciclo solar.

9 Cf. el capítulo acerca del espacio cualificado en El Reino de la cantidad y los signos de los tiempos de René Guénon. Ed. Ayuso, Madrid 1976.

10 Esta coincidencia de las perspectivas no sólo tiene lugar cuando se considera un punto del cielo límite, sino ya cuando se fija la mirada en un planeta. Se manifiesta en la experiencia corriente, según la cual cada espectador que mira salir o ponerse el sol al otro lado de una superficie de agua ve venir directamente hacia él la “vía” de los rayos reflejada en el agua; cuando el espectador se desplaza, esta vía luminosa le sigue. Advirtamos, de paso, que los Indios de la América del Norte consideran este camino luminoso proyectado sobre el agua por los rayos del sol poniente como el sendero de las almas hacia el mundo de los antepasados; en efecto, se puede ver en ello como una proyección “horizontal” del “rayo solar” que, según el simbolismo hindú, representa el vínculo por el que cada ser particular se liga directamente a su principio. Se sabe que los textos sagrados del Hinduismo describen este rayo diciendo que va de la “corona” de la cabeza al sol. El mismo simbolismo -implicando a la vez la idea de un vínculo directo y la de la “Vía Divina”- se vuelve a encontrar en este pasaje de la Sura Hûd: “No hay ser viviente que Él (Allâh) no tenga por su copete; en verdad, mi Señor está en una vía recta”. Como la “Vía Divina”, la dirección que va de un ser terrestre cualquier a un punto determinado de la bóveda celeste es a la vez única para cada uno y una para todos.

En cuanto se fijan estos cuatro puntos de la eclíptica, las otras ocho divisiones les responden a causa de las particiones ternarias y senarias que son naturalmente inherentes al centro, así como lo expresa la relación entre el radio y las proporciones del hexágono inscrito en el círculo. Se produce entonces como una cristalización espontánea de las relaciones espaciales, en la que cada punto del cuaternario evoca otros dos puntos de un trígono, que a su vez repiten la relación en “cuadrado”, de modo que la división del círculo en cuatro se encuentra integrada y compensada por una síntesis “congénita” en la naturaleza “universal” del ciclo, siguiendo la fórmula 3 x 4 = 4 x 3 = 12.

Si los dos grandes círculos, el del ecuador celeste y el del ciclo solar, coincidieran, las estaciones no se manifestarían. La divergencia de los dos grandes ciclos celestes expresa, pues, con toda evidencia, la ruptura de equilibrio que desencadena cierto orden de manifestación, es decir, de contrastes y complementarios, y los cuatro puntos cardinales, determinados por esta divergencia, son las pruebas de estos contrastes. Ibn Arabî identifica el cuaternario zodiacal con el de las cualidades o tendencias fundamentales de la Naturaleza total o universal (al-tabï’ah) que es la raíz de todas las diferenciaciones. Añadamos, a fin de prevenir cualquier equívoco, que la Naturaleza total tal como la contempla el Maestro, no es la Substancia universal como tal, primer principio pasivo que la doctrina hindú llama Prakriti y que Mohyddîn ibn Arabî designa sea por el término al-habâ (“Substancia”), sea por el de al-unĉur al-a’zam (“Elemento Supremo”), sino que es una determinación directa de ella considerada más particularmente bajo su aspecto de “maternidad” con respecto a las criaturas. La Naturaleza universal, no manifestada en sí misma, se manifiesta por cuatro cualidades o tendencias fundamentales que aparecen en el orden sensible como calor y frío, sequedad y humedad. El calor y el frío son cualidades activas, opuestas una a otra; se manifiestan también como fuerza expansiva y fuerza contractiva; determinan la pareja de las cualidades pasivas, la sequedad y la humedad.11

11 La medicina tradicional del mundo musulmán reduce todas las enfermedades a otras tantas manifestaciones desequilibradas de estas cuatro tendencias.

zoe

Relacionados con los cuatro puntos cardinales del zodíaco, el frío corresponde a los dos solsticios, que reflejan, en cierto modo, la contracción polar, mientras que el calor corresponde a los dos equinoccios, que se sitúan en el ecuador, diapasón de la expansión de los movimientos celestes. Por eso, los signos cardinales se suceden por contraste; pero las cualidades pasivas de la sequedad y la humedad forman cada una dos parejas. Las cuatro tendencias o cualidades de la Naturaleza se juntan de dos en dos en la naturaleza de los cuatro elementos o fundamentos del mundo sensible, producidos a partir de la substancia terrestre: la tierra es fría y seca; el agua, fría y húmeda; el aire, húmedo y caliente y el fuego, caliente y seco. Si se atribuyen estas cualidades elementales a los signos del zodíaco, diciendo que Aries es de naturaleza ígnea, Cáncer acuoso, Libra aéreos y Capricornio terrestre, hay que tener en cuenta el hecho de que el zodíaco no comprende más que los modelos celestes de los cuatro elementos y que estos modelos siguen estando constituidos por las cuatro tendencias de la Naturaleza total, tal como lo hace observar Mohyiddîn ibn Arabî.

El cuaternario de las tendencias fundamentales de la Naturaleza total debe multiplicarse, según Mohyiddîn ibn Arabî, por el ternario cuyo paredro cósmico son los tres movimientos u orientaciones principales del Intelecto primero o Espíritu universal (al-‘Aql), o también, desde otro punto de vista, los tres mundos, es decir, el mundo presente, el mundo futuro y el mundo intermedio del barzakh.12 Los tres movimientos u orientaciones del Espíritu son: el movimiento descendente que se aleja, aparentemente, del Principio y que mide la profundidad (al-‘umq) de lo posible; el movimiento expansivo, que mide la amplitud o la anchura (al-‘urd) de ello; el movimiento del retorno hacia el origen, que va en dirección a la exaltación o a la altura (al-tûl). Este ternario del Espíritu es superior al cuaternario de la Naturaleza; si aparece aquí en segundo lugar es debido a que la diferenciación del cielo de los arquetipos zodiacales procede de los contrates manifestados para desembocar en su reintegración en la síntesis perfecta. Como consecuencia de esta reintegración o multiplicación, todos los puntos del zodíaco que se encuentran en relación de trígono tienen la misma naturaleza elemental, pero se distinguen por las cualidades que dependen del ternario del Espíritu; y todos los puntos que se encuentran en relación de cuadrado tienen la misma cualidad espiritual pero se diferencian por los contrastes elementales. De ahí se pueden ya deducir los diferentes caracteres de los “aspectos” o posiciones recíprocas de los planetas en la eclíptica: la relación en ángulo recto significa necesariamente contraste, lo mismo que la oposición significa oposición: el trígono es la expresión de una síntesis perfecta y el sextil, es decir, la posición en ángulo de 60 grados manifiesta una afinidad. Aplicados a la naturaleza del ciclo, los tres movimientos principales del Espíritu ya no pueden compararse a las tres dimensiones de la profundidad, la amplitud y la altura, sino que aparecen en función de una reflexión conforme a esta naturaleza: la única tendencia que se manifiesta directamente en el orden cíclico es la de la expansión en la amplitud, pues el ciclo es ante todo la imagen del desarrollo de todas las posibilidades implicadas en la amplitud de un grado de manifestación. En conformidad con esto, se llama “móviles” (munqalib), es decir, dinámicos o expansivos a los signos cardinales, regiones críticas del ciclo solar.

 12 Acerca de los distintos significados de este término, ver nuestro capítulo “Del Barzaj” en Símbolos, José J. de Olañeta Ed., Barcelona, 1982.

En cuanto al movimiento descendente del Espíritu, se manifiesta en el orden cíclico por la fijación (sukûn), pues es a causa de este “movimiento” como el mundo subsiste como tal. Por último, el movimiento espiritual del retorno hacia el origen se refleja en el plano del ciclo zodiacal por la síntesis de las otras dos orientaciones, y se llaman “dobles” o “sintéticos” (dhû ishtirâh) a los signos que se coordinan con él.

Debemos hacer observar, de paso, que estas determinaciones ternarias del Zodíaco dependen de una perspectiva muy diferente de la del simbolismo de las dos fases, ascendente y descendente, del ciclo solar, simbolismo que puede, evidentemente, vincularse a los dos movimientos u orientaciones opuestas del Espíritu; pero aquí se trata de un dualismo que se relaciona con el movimiento cíclico, mientras que el ternario que acabamos de describir se relaciona con la determinación “existencial” del ciclo; la expresión de “movimiento”, para indicar las orientaciones del Espíritu universal, debe tomarse en un sentido puramente simbólico.

Image2

Correspondence of Divine Names to various sectors of creation according to Ibn Arabi

En cuanto a las correspondencias con los tres mundos o grados de la existencia humana, tal como aparecen en el simbolismo de las funciones angélicas con las que se relacionan los doce signos zodiacales, simbolismo que hemos sacado del libro “El vínculo que retiene al que parte” (‘Uqlat al-mustawfiz) de Mohyiddîn ibn Arabî, en cuanto a estas correspondencias, decimos, deben comprenderse a partir de los reflejos del terreno intelectual en la naturaleza del ciclo y según la perspectiva de la producción de estos tres mundos.

Esto explica por qué no son los signos “sintéticos”, atribuidos a la orientación ascendente del Espíritu, los que rigen el mundo relativamente superior, es decir, los grados intemporales del estado humano, sino los signos “fijos”; por el contrario, es evidente que son los signos “móviles” los que se relacionan con el desarrollo de los estados de este mundo. Respecto a los signos sintéticos o “dobles”, corresponden al mundo intermedio (el barzakh de la teología islámica, el purgatório cristiano y el bardo de los tibetanos) o también, según una perspectiva algo diferente, a la síntesis de la inmutabilidad espiritual y la expansividad psíquica en el compuesto corporal, a semejanza de la producción de la sal alquímica por la unión del azufre y el mercurio.

I. Signos móviles

Aries es de naturaleza caliente y seca (ígnea). Su ángel posee la llave de la creación de las cualidades y los accidentes.

Cáncer es de naturaleza fría y húmeda (acuosa). Su ángel posee la llave de la creación de este mundo.

Libra es de naturaleza caliente y húmeda (aérea). Su ángel posee la llave de la creación de los estados (efímeros) y los cambios.

Capricornio es de naturaleza fría y seca (terrestre). Su ángel posee la llave del día y de la noche.

II. Signos fijos

Tauro es de naturaleza fría y seca (terrestre). Su ángel posee la llave de la creación del paraíso y del infierno y está bajo el terror de la Majestad (haybah).

Leo es de naturaleza caliente y seca (ígnea). Su ángel es generoso (Karîm); posee la llave de la creación del mundo futuro.

Escorpión es de naturaleza fría y húmeda (acuosa). Su ángel posee la llave de la creación del fuego (infernal).

Acuario es de naturaleza caliente y húmeda (aérea). Su ángel es generoso y está bajo el terror de la Majestad; posee la llave de los espíritus.

III. Signos sintéticos

Géminis es de naturaleza caliente y húmeda (aérea). Su ángel rige los cuerpos, en comunión con los rectores de los demás signos dobles; posee, en particular, la llave de la creación de los metales.

Virgo es de naturaleza fría y seca (terrestre). Su ángel rige, en comunión con los demás signos dobles, los cuerpos y, en particular, los cuerpos humanos.

Sagitario es de naturaleza caliente y seca (ígnea). Su ángel es generoso; rige los cuerpos luminosos y los cuerpos tenebrosos y posee, en particular, la llave de la creación de las plantas.

Piscis es de naturaleza fría y húmeda (acuosa). Su ángel rige, en comunión con los demás ángeles de los cuerpos, los cuerpos luminosos y los cuerpos tenebrosos, y posee, en particular, la llave de la creación de los animales.

Hemos expuesto ahora, en sus generalidades, la diferenciación de las doce regiones zodiacales del cielo-límite a partir de los puntos fijos del ciclo solar. Haremos observar, además, que este modo de concebir la división del zodíaco justifica la manera que se emplea comúnmente en la astrología árabe y occidental para situar los doce signos; esta manera consiste en contar doce partes iguales a partir del equinoccio de primavera, prescindiendo de la situación de las constelaciones que llevan los mismos nombres que los signos; pues, debido a la precesión de los equinoccios (cada una de aquellas da la vuelta al cielo entero en unos 26.000 años) se ha producido un desajuste de casi un “signo” entero entre la situación de las constelaciones y la de las partes del zodíaco que tienen el mismo nombre; la constelación de Aries, por ejemplo, se encuentra hoy en el “signo” de Tauro. Se puede, pues, plantear la cuestión de saber si las formas de estas agrupaciones de estrellas fijas, que han sido al principio puntos de referencia para la determinación de las doce partes del ciclo solar, no tienen importancia en relación con la significación de éstas. Ahora bien, hay, seguramente, analogía entre la denominación de los signos zodiacales y estas agrupaciones de estrellas en la eclíptica: la constelación de Géminis se caracteriza, en efecto, por un par de estrellas gemelas; las de Tauro consta de un triángulo semejante a la cabeza del animal y las formas del Escorpión o del León pueden reconocerse en las constelaciones del mismo nombre, aunque sean igualmente concebibles otras interpretaciones de estas agrupaciones. Por lo demás, es muy posible que en el momento de la primera fijación de los símbolos astrológicos, las semejanzas fueses más sorprendentes, pues ciertas estrellas “fijas” han debido de desplazarse desde esta época lejanísima,13 así como lo hace observar Mohyddîn ibn Arabî al referirse a ciertas representaciones estelares en monumentos del antiguo Egipto. En su origen, las imágenes simbólicas atribuidas a las doce partes del ciclo solar debían de presentar una síntesis entre las significaciones espirituales de estas determinaciones del espacio celeste, por una parte, y, por otra, las interpretaciones posibles de los grupos de estrellas de las doce constelaciones, desempeñando las primeras un papel esencial y las combinaciones latentes de los grupos de estrellas –incluidos sus colores y sus intensidades- un papel potencial; una vez operada la fijación, se imprimía en la memoria colectiva a causa de su originalidad a la vez espiritual e imaginativa; y esa es, por lo demás, una imagen particularmente adecuada de cierto orden de inspiraciones.

13 La última coincidencia de los signos zodiacales con las constelaciones del mismo nombre tuvo lugar en los primeros siglos de la era cristiana; pero es probable que la denominación de las doce constelaciones date de una coincidência precedente. Vamos a volver sobre esta cuestión.

Por otro lado, la precesión de los equinoccios, que constituye el ciclo astronómico mayor, debe desempeñar, necesariamente, un papel en el simbolismo astrológico, y el desplazamiento de las constelaciones zodiacales debe formar parte de su significado, del que tendremos que volver a hablar más adelante.

símbolos astrológicos

III

Se llama el cielo de las “estaciones” (manâzil) al cielo de las estrellas fijas, que está contenido en la esfera de las “Torres” del zodíaco, porque los movimientos de los planetas se proyectan sobre él. Los siete planetas, que representan los intermediarios cósmicos entre el mundo inmutable de los arquetipos y el medio terrestre, actualizan, por sus ritmos combinados y las posiciones recíprocas que resultan de ellos, las relaciones espaciales contenidas virtualmente en la esfera indefinida del cielo-límite, esfera que no es sino la totalidad de las direcciones del espacio y, por ello, la imagen del universo.14

 14 De ahí la derivación etimológica del término “universo” de orbis universum.

Los astrólogos modernos pretenden que los planetas actúan sobre la tierra por una irradiación de fuerzas y entienden eso en un sentido material o cuasi material, pues es inevitable que introduzcan en la astrología algo de las concepciones modernas de la causalidad; entonces es cuando los residuos de estas ciencias toman el cariz de una verdadera superstición. La necesidad de causalidad depende de las preocupaciones general de una época; es verdad que siempre es de esencia lógica, pues lo que confiere a un encadenamiento causal su carácter convincente reside tanto en la unidad del espíritu como en la naturaleza de las cosas; pero, al mismo tiempo, la necesidad de causalidad depende substancialmente del nivel mental: es mecanicista o imaginativo, razonante o intuitivo. Como el horizonte mental no engloba a la vez más que cierto orden de realidades, el argumento causal de una época mentalmente diferente parece insuficiente o incluso defectuoso, porque no se ven en él más que los límites del desarrollo en el sentido de una investigación ulterior. Se olvida con demasiada facilidad que todo encadenamiento causal en el interior de la manifestación es esencialmente simbólico,15 y que la concepción más amplia y adecuada de la causalidad es precisamente la que es consciente de este simbolismo y lo examina todo desde el punto de vista de “la Unidad de la Existencia” (wahdat-al-wudjûd). Por otra parte, bien hay que decirse que la verdad esencial de una perspectiva intelectual no impide que su expresión mental quede sujeta a la relatividad de los médios exteriores de conocimiento; así, por ejemplo, Mohyiddîn ibn Arabî afirma del sol -el corazón del mundo- que comunica la luz a todos los demás astros, incluso a las estrellas fijas, y que él mismo está iluminado por la irradiación directa e incesante de una revelación divina.16

15 Es decir, las “causas segundas” no son más que reflejos de la “causa primera” y no tienen ninguna realidad propia.

16 Es un hecho significativo el que el ojo no pueda mirar el sol -que ilumina al mundo entero- sin ser deslumbrado por él.

Esta concepción es esencialmente verdadera en el sentido de que toda luz sensible tiene su origen en la luz inteligible, de la que el sol es el símbolo más evidente; es verdadera también en el sentido de que las luces de todos los astros son de la misma substancia, como lo reconocen, por lo demás, los astrónomos modernos; por último, es verdad que el sol comunica su luz a todos los planetas. En cuanto a las estrellas fijas, hoy se está convencido de que representan fuentes de luz independientes del sol y, en este punto, la concepción de Ibn Arabî puede parecer errónea. Sin embargo, la función de un Maestro en metafísica no implica necesariamente el conocimiento distintivo de todos los ámbitos de la naturaleza, e Ibn Arabî sólo podía considerar el simbolismo de los conocimientos astronómicos tal como se le presentaban.

Eso no quiere decir, sin duda, que su teoría ya no sea válida en cuanto se acepta que las estrellas fijas son luces autónomas en el orden sensible; pues la distinción entre el conjunto de astros regidos por el sol y la multitud de estrellas fijas aparece solamente como una diferenciación del mismo simbolismo, en el sentido de que el sol representa el centro de la irradiación de la luz divina para un mundo determinado, mientras que las estrellas fijas simbolizan las interferencias de la luz de un mundo superior; pero incluso en este caso se podrá decir que la luz que irradia del sol es la misma que la que ilumina todos los cuerpos celestes.

Esta digresión acerca de las distintas perspectivas según las cuales se puede enfocar la causalidad cósmica era necesaria para situar el papel de los planetas en la astrología y para hacer comprender lo que se debe entender por la influencia de su irradiación. Cualquiera que pueda ser el efecto material o sutil de sus rayos, la penetración contemplativa de la “fisiognomía” del cosmos los considera más directamente como modos del Intelecto en su manifestación macrocósmica, modos que realizan o miden las posibilidades contenidas en la esfera indefinida. El espacio celeste, en el que los planetas describen sus revoluciones, representa, de algún modo, los límites extremos del mundo sensible, y estos límites son inversamente análogos al centro que es el hombre mismo, como ya lo hemos hecho notar al considerar el carácter “objetivo” de las direcciones espaciales que irradian desde cada ser humano hacia los mismos puntos del cielo-límite;17 debido a esta analogía inversa, los modos del Intelecto cósmico a los que representan los astros son “existenciales” en ver de ser “inteligentes”, esta última palabra tomada en el sentido de la inteligencia activa manifestada en el hombre; nos referimos aquí a la polaridad de la “existencia” y de la “inteligencia” en el Ser.18 Esta naturaleza intelectual de los planetas se manifiesta -siempre debido a la misma analogía inversa en relación con la inteligencia activa- en la regularidad y continuidad rítmica de sus movimientos. Su naturaleza luminosa pertenece al mismo simbolismo; por otra parte, la propagación de la luz es, por decirlo así, “geométrica” y corresponde a la actualización de las relaciones y direcciones espaciales. Hay que comprender bien, por lo demás, que este simbolismo no considera la situación de los planetas en el espacio mensurable cuantitativamente; sus “aspectos” se determinan por su proyección sobre el zodíaco, es decir, a causa de las direcciones del espacio cuyo centro es el ser humano terrestre. En cuanto a las direcciones del espacio su definición no es evidentemente cuantitativa, sino que concierne siempre a la unidad indivisible de la esfera indefinida del cielo extremo.

17 Quizá se nos objete que las direcciones a las que llamamos “objetivas” solamente son muestra de la “subjetividad colectiva”; pero en el orden de la percepción sensible directa y espontánea, sobre la que se basa el simbolismo en cuestión, esta “subjetividad colectiva” es equivalente a “objetividad”. Ver a este respecto lo que dice Frithjof Schuon en su artículo Fatalit´et progres, en el pasaje que hemos reproducido al principio de este estudio.

18 Cf. el artículo de Frithjof Schuon: Trascendencia y universalidad del esoterismo en De la unidad trascendente de las religiones. Trad. Castellana en Ed. Heliodoro. Col. La Rama Dorada. Madrid 1980.

De todos los astros “móviles”, sólo los movimientos del sol y la luna pueden representarse por círculos regulares en el cielo de las estrellas fijas, pues las órbitas aparentes de los demás planetas están regidas a la vez por el centro solar y el centro terrestre, de modo que evolucionan en movimientos combinados. Hay, pues, una relación simple entre el ritmo solar y el de la luna; ésta recorre el zodíaco en 28 días y se le asignan 28 estaciones o mansiones que se reparten de un modo desigual pero rítmico en las doce partes del zodíaco y que se cuentan a partir del equinoccio de primavera. El verdadero comienzo del ciclo lunar, que se manifiesta en la sucesión de las lunaciones, no coincide siempre con el punto del equinoccio, pues los dos puntos de intersección de la órbita lunar con el ciclo solar, que se llaman la “cabeza” y la “cola” del dragón, dan la vuelta en 18 años a todo el “cielo de las estaciones”.

La fijación de las mansiones de la luna consiste, pues, en una especie de compendio simbólico de los ritmos verdaderos.19

19 La astrología hindú sólo cuenta 27 mansiones lunares, al no efectuarse el recorrido de la luna alrededor del cielo en un número entero de días, de modo que el compendio simbólico de su ciclo puede ser o bien llevado a 28 días, o bien reducido a 27. Por otra parte, los astrólogos hindúes no sitúan el principio del ciclo lunar en el punto vernal actual, sino en el punto del cielo de las estrellas fijas que coincidía, en los tiempos de la última coincidencia entre los signos zodiacales y las constelaciones sinónimas, con el equinoccio de primavera. Vamos a volver sobre esta diferencia de puntos de vista.

En las relaciones de las mansiones lunares con el zodíaco se manifiesta un simbolismo numérico evidente: hemos demostrado cómo el duodenario zodiacal aparece como el producto de la multiplicación del cuaternario por el ternario. Ahora bien, la multiplicación simboliza el modo de distinción propio del mundo de los arquetipos, pues éstos no se diferencian por exclusión mutua, sino a semejanza de espejos que se reflejan unos a otros y que sólo se distinguen por sus posiciones recíprocas. Los mismos números 3 y 4 forman también el número de los siete planetas de la astrología; como los planetas son los intermediarios entre el cielo de los arquetipos y la tierra, su distinción es la de una jerarquía e implica los principios del ternario y del cuaternario según un orden gradual. En cuanto al número 28 de las mansiones de la luna, se obtiene por la suma pitagórica de los números de 1 a 7, lo que significa que el ritmo lunar desarrolla o expone de modo sucesivo todas las posibilidades contenidas en los arquetipos y transmitidas, por la jerarquía de los intermediarios, a la esfera que rodea inmediatamente al medio terrestre.

La relación entre el sol y la luna es análoga a la que va del Intelecto puro a su reflejo en la forma humana. Esto encuentra, por lo demás, su expresión más evidente en el hecho de que la luna refleja la irradiación del sol como un espejo y que el ciclo de las lunaciones es como un desarrollo “discursivo” de esta irradiación. Pero el mismo simbolismo aparece también con respecto a los movimientos de los dos astros. Ya hemos expuesto anteriormente que es el sol el que por su movimiento actualiza o mide las determinaciones virtuales del cielo de los arquetipos zodiacales; pues, sin los puntos fijos del ciclo solar, las direcciones del espacio serían indefinibles. El sol mide, pues, el espacio celeste de un modo activo, así como el acto esencial del Intelecto representa el fiat lux que extrae el mundo de las tinieblas de la indiferenciación potencial. Por el contrario, la luna mide el cielo pasivamente, recorriendo el zodíaco solar: sufre a la vez las determinaciones de las direcciones del espacio celeste y las direcciones de los rayos solares, doble dependencia que se manifiesta en sus fases luminosas y en el ritmo regular de 18 años, según el cual su ciclo se desplaza en relación con el zodíaco. Luego veremos que las direcciones del espacio, cuyo influjo la luna sufre alternativamente, corresponden a otras tantas cualidades del Ser.

El hecho de que la luna sea el receptáculo de todas las influencias que recoge para transmitirlas a la tierra, se encuentra también indicado por el grado que corresponde a la luna en la jerarquía de las funciones proféticas. El esoterismo islámico, como se sabe, “sitúa” simbólicamente estas funciones en los diferentes cielos planetarios. Según este orden de correspondencias que, por otra parte, no puede comprenderse mas que en la perspectiva espiritual y, de algún modo, “cíclica” del Islam,20 Abraham (Seyidnâ Ibrâhim) reside en el cielo de Saturno, Moisés (Seyidnâ Mûsâ) en el de Júpiter, Aarón (Seyidnâ Harûn) en el de Marte, Enoc (Seyidnâ Idrîs) en el del Sol, José (Seyidnâ Yûsuf) en el de Venus, Jesús (Seyidnâ ‘Isâ) en el de Mercurio y Adán (Seyidnâ Adam) en el de la luna.

20 De eso se puede concluir que la interpretación espiritual de la astrología no podría ser, sin más, transferida de una tradición a otra; esta interpretación no sólo obedece a la perspectiva intelectual propia de determinada tradición, sino que incluso la validez de sus aplicaciones adivinatorias depende en cierta medida de la homogeneidad del ambiente sutil regido por la influencia espiritual de la tradición considerada.

En esta jerarquía hay la misma relación entre Enoc y Adán que entre el “hombre trascendente” (shoen jen) y el “hombre verdadero” (chen jen) en la doctrina taoísta. Enoc reside en el sol en la medida en que representa el “hombre divino” por excelencia, o el primer “gran espiritual” de los hijos de Adán y, por consiguiente, el “prototipo histórico” de todos los hombres que han realizado a Dios. En cuanto a Adán, será el “hombre primordial” o, según la expresión de Ibn Arabî, el “hombre único” (al-insân al-mufrad, en oposición a al-insân al-kâmil, el “hombre universal”), es decir, será el representante por excelencia de la cualidad cósmica que corresponde sólo al hombre y que se expresa en el papel de mediador entre la “tierra” y el “Cielo”.

Ibn Arabî compara la luna con el corazón del “hombre único”, que recibe la revelación (tajallî) de la Esencia divina (Dhât); este corazón cambia continuamente de forma según las diferentes “verdades esenciales” (haqâiq) que dejan sucesivamente su huella en él. El hecho de que el Maestro hable del corazón indica que aquí se trata, no de la mente, facultad puramente discursiva, sino, por el contrario, del órgano central del alma. El continuo cambio de forma que sufre este corazón no debe, pues, confundirse con la traducción en modo discursivo, operada por la mente, de un conocimiento espiritual, aunque el papel central y mediador de la razón sea muestra, evidentemente, de esta misma cualidad cósmica que caracteriza al ser humano. Por otro lado, la descripción de esta renovación continua del corazón, o más bien de su forma, demuestra que no es en todos los aspectos idéntico al polo trascendente del ser -el Intelecto- y que está como circunscripto por los límites de la substancia individual, que no puede recibir simultáneamente todos los aspectos implicados en la inagotable actualidad de la “Revelación esencial” (tajallî dhâtî). Por eso, la forma sutil del corazón cambia sin cesar, respondiendo sucesivamente a todas las direcciones o polarizaciones espirituales, y este cambio es, a la vez, comparable a una pulsación y a las fases de la luna. La incesante evolución en las formas es como la imagen exterior e invertida de la inmutable orientación interior del corazón en el “hombre único”, pues, al estar siempre abierto sólo a la Unidad trascendente, y siempre consciente de que sólo Ella se revela en todas las cualidades de la Luz intelectual, el corazón nunca puede quedarse encerrado o inmovilizado en una sola forma; precisamente en eso consiste el doble aspecto del papel mediador propio del corazón humano.

Ahora bien, con esta facultad de mediación es con lo que se relaciona la transformación del sonido primordial, vehículo de la revelación espiritual, en lenguaje articulado. Por esta razón, el esoterismo islámico establece una correspondencia entre las 28 mansiones de la luna y las 28 letras o sonidos de la lengua sagrada. “No son, como piensa la gente -dice Mohyiddîn ibn Arabî– las mansiones de la luna las que representan el modelo de las letras. Son los 28 sonidos los que determinan las mansiones lunares”. Esos sonidos representan, en efecto, la expresión microcósmica y humana de las determinaciones esenciales de la Espiración divina, que es el motor primero de los ciclos cósmicos. El Maestro cuenta los 28 sonidos del alfabeto árabe a partir de la primera mansión lunar, que sigue al equinoccio de primavera, en el orden de su exteriorización fonética sucesiva, empezando por el hiato (al-hamzah) y yendo de las guturales a las labiales, pasando por las palatales y las dentales. Si tenemos en cuenta el hecho de que el hiato inicial no es, hablando con propiedad, un sonido, sino solamente el instante transitorio entre el silencio y la elocución, la serie de sonidos que se atribuyen a las mansiones lunares comienza con la y termina con la waw, formando estas dos letras el Nombre divino huwa, “El”, símbolo de la esencia una e idéntica en Sí misma.

outer-space

IV

 La significación más profunda de los ciclos astronómicos consiste en que ofrecen una imagen lógicamente análoga a todo desarrollo sucesivo de posibilidades regidas por el polo de un mismo principio, de modo que simbolizan cualquier orden de manifestación, ya sea que este orden esté condicionado por el tiempo o que la sucesión que implique sea de naturaleza puramente lógica. Es posible, pues, concebir toda una jerarquía de “ciclos” cósmicos análogos entre sí, pero situados a niveles distintos de existencia y se reflejen todos, simultáneamente y en aspectos diversos, en un ciclo astronómico como el del recorrido del sol o el de la luna en el cielo de las estrellas fijas.

 En su libro “las Revelaciones de la Meca” (al-futûhât al-makkiyah), Mohyiddîn ibn Arabî cita una serie de correspondencia cosmológicas que permiten trazar el esquema simbólico que el lector encontrará en un grabado fuera de texto. Este esquema está construido mediante la yuxtaposición del zodíaco y el ciclo de las mansiones lunares a partir del equinoccio de primavera, y los diferentes órdenes de analogías se indican por círculos concéntricos.

La razón primera de todo ciclo de manifestación es el despliegue de las posibilidades principiales de manifestación simbolizadas por la serie de los Nombres divinos. Por otra parte, la ciencia de los Nombres o de las cualidades divinas -no siendo los primeros más que las determinaciones lógicas de las segundas- constituye el fin supremo de toda ciencia sagrada, pues las cualidades universales son, en cierto modo, el contenido distintivo de la Esencia divina, mientras que la Esencia divina en Sí misma nunca podría ser objeto de ciencia, es decir, objeto de un conocimiento que implique todavia una distinción cualquiera. Las cualidades o los Nombres divinos son necesariamente innumerables; pero debido a la simplicidad del Ser, que es uno de los aspectos de su Unidad, pueden ser resumidos simbólicamente en un grupo determinado, que, por lo demás, será más o menos amplio numéricamente, según el principio de diferenciación lógica que se quiera aplicar. Como no hay distinción sin jerarquía implícita, la serie de los Nombres siempre tendrá el carácter de una cadena lógica y en eso es el modelo de todo orden cíclico.

En el presente caso, el Maestro hace corresponder las 28 mansiones de la luna a otros tantos Nombres divinos. Por otra parte, éstos, que tienen todos un carácter activo o creador, tienen como complemento o como objetos directos igual número de grados cósmicos, cuyo encadenamiento forma un segundo ciclo análogo. La serie de estos grados cósmicos producidos por la serie de los Nombres divinos va de la manifestación del Intelecto primero hasta la creación del hombre. En su jerarquia comprende también los grados cósmicos que corresponden a los distintos cielos, es decir, al cielo del zodíaco, al cielo de las estrellas fijas y a los siete cielos planetarios. Ahora bien, estos grados, que están aquí relacionados con ciertas regiones del zodíaco medidas por mansiones lunares, deben ser concebidos, en realidad, en una sucesión “vertical” en relación con el ciclo zodiacal, y es preciso comprender bien que hay, en esta atribución de una serie de grados cósmicos a las “estaciones” lunares, y con eso, a las regiones zodiacales, como una proyección de una jerarquía “vertical” sobre el plano “horizontal”.

Los Nombres divinos representan las esencias determinantes de los ámbitos cósmicos correspondientes. En cuanto a la producción de estos ámbitos a partir de sus determinaciones principiales, es el efecto de la Espiración divina (an-nafas al ilâhî) que despliega todas las posibilidades de manifestación implicadas en las determinaciones principiales de los Nombres.

Según un simbolismo verbal y figurado a la vez, los Nombres divinos se encuentran, antes de la creación del mundo, en un estado de contracción divina (al-karb al-ilâhî) y “piden” entonces sus complementos creados, hasta que el Espíritu divino los “alivia” (tanaffasa), desplegando toda la amplitud de sus consecuencias. En otros términos, en cuanto el Ser concibe, en su primera autodeterminación (tâ’ayyûn), las distinciones principiales que son sus Nombres o sus cualidades, éstos exigen sus complementos lógicos cuyo conjunto constituirá el mundo. La Espiración divina “extiende” este encadenamiento lógico de modo existencial y se identifica en este aspecto con la Substancia primera y la Naturaleza universal. Podemos resumir así, en algunas palabras, la teoría de la Espiración divina, teoría que da cuenta de la correspondencia simbólica que une entre sí el ciclo de los Nombres divinos, el de los grados cósmicos, y el de los 28 sonidos del alfabeto árabe, siendo los grados cósmicos las determinaciones de la Espiración universal y macrocósmica, y los 28 sonidos los de la espiración humana y microcósmica; los sonidos del lenguaje son llevados por la espiración física como los grados cósmicos son “llevados” por la “expansión” divina. Hemos explicado anteriormente la razón de la analogía que relaciona estos 28 sonidos con la esfera lunar.

El Maestro hace observar que la jerarquía de los grados cósmicos, que enumera según el orden de las mansiones lunares, no debe entenderse como una serie de producciones sucesivas, sino como una escala definitiva de grados de existencia; pues el orden de producción no corresponde a la jerarquia definitiva. Es inverso según se trate de los grados de la existencia universal e informal o de los grados inferiores al cielo de las estrellas fijas, es decir, de los grados del mundo individual, y eso se comprende fácilmente, visto que la producción de los estados superiores no puede ser concebida más que de un modo puramente lógico, en el sentido de una diferenciación esencial a partir de la unidad del Ser. La producción de los mundos formales e individuales, por el contrario, será necesariamente considerada con respecto a su realidad substancia, incluso “material”, luego como una eclosión de formas y de estados de existencia a partir de la potencialidad de una materia indiferenciada, que se sitúa, debido a su pasividad tenebrosa, en el grado inferior de una escala ascendente de estados de existencia. Por lo demás, resulta de esto que la categoría ontológica de la materia primera, o de la substancia plástica de un conjunto de manifestaciones, puede concebirse y representarse de distintas maneras, sea que se considere como el primer término de una serie de producciones sucesivas y se la sitúe al comienzo de esta serie porque todas las entidades siguientes toman de ella su substancia plástica, sea que se le asigne la última categoría de una jerarquía estática en la que desempeñará el papel de la raíz inferior o del ancla echada en el abismo.

Esta doble situación jerárquica de la materia primera o de la substancia pasiva se expresa en la categoría que ocupa, en el esquema cosmológico que estudiaremos, el principio al que Mohyiddîn Ibn Arabî llama al-jawhar al-habâi -que corresponde a la materia primera- o también al-hayûlâ, término árabe de “hilê”. El Maestro escribe que esta entidad cósmica posee aquí la cuarta categoria porque es la premisa necesaria del grado siguiente, asignado al “cuerpo universal”, substancia secundaria que llena “el espacio” inteligible, como el éter -o el akâsha de la doctrina hindú- llena el espacio sensible. Desde este punto de vista, es decir como origen inmediato del “cuerpo universal”, la cosmología concibe generalmente la realidad de la materia prima. Sin embargo, según su sentido más profundo, el que expone Mohyiddîn Ibn Arabî, la materia primera, concebida como la substancia universal que es el soporte de todas las determinaciones principiales, debería representarse fuera de esta sucesión jerárquica pues es, ya superior, ya inferior a todos los demás grados. Su categoría en el interior de la jerarquía está justificada, no obstante, por el hecho de que representa el último término del primer cuaternario que resume por sí solo toda la Existencia universal: el Alma universal (an-Nafs al-Kulliyah), que ocupa la segunda categoría, es, en cierto modo, una resultante de la acción del Intelecto primero (al-Aql) sobre la Substancia primera (al-Habâ); y la Naturaleza universal (al-Tabîah), que se sitúa en la tercera categoría, aparece como una modificación de esta substancia. Por otra parte, la Materia primera (al-jawhar al-habâi) se atribuye al Nombre divino “El Último” (al-Akhir) que expresa la “facultad” divina de ser el “último” sin ulterioridad temporal o de ser “otro” sin alteridad esencial. Este sentido corresponde, sin duda alguna, a la función de la substancia pasiva que es la raíz indefinible de toda manifestación.

Esta explicación de la categoría jerárquica de la Materia primera ha sido necesaria para indicar cómo se debe enfocar la sucesión de los grados cósmicos. Por lo que se refiere a los demás términos de esta misma jerarquía, su explicación nos conduciría más allá del marco del presente estudio; nos limitaremos, pues, a indicar algunas distinciones generales. Se observará que el ciclo de los Nombres, los grados cósmicos y las mansiones lunares, puede dividirse en cuatro partes, cada una de las cuales consta de siete mansiones y corresponde a un conjunto definido de grados de existencia: la primera cuarta parte simboliza el mundo de los principios o el conjunto de los grados divinos; esta parte se termina simbólicamente en el solsticio de verano y con el grado del “trono” divino, que es el complemento del Nombre divino Al-Muhît, “El que engloba”, y el modelo de la letra qaf, signo del polo y nombre de la montaña polar a la que los hindúes llaman Merû; y, añadiremos que hay aqui como una imagen verbal por el hecho de que el “trono” divino es a la vez la esfera que lo engloba todo y el polo alrededor del cual evoluciona la circunvalación de los ángeles. Las dos partes siguientes simbolizan todo el mundo formal, pero sólo en el aspecto de la existencia “elemental” y directa de cada uno de sus grados, pues es el último cuarto del ciclo el que representa la jerarquía de los seres compuestos, es decir, de los seres cuya forma depende de una síntesis de varios grados de existencia. Las dos partes intermedias constituyen, pues, un solo “mundo”; pero pueden dividirse en relación con el centro de este mundo, el cual es la esfera del sol, que es el “corazón del mundo” y que se encuentra aquí en relación de analogía con el equinoccio de otoño.

El mundo “intermedio” comprende los siete cielos planetarios, y su atribución a un mismo número de Nombres divinos indica con precisión los principios cósmicos de los que los ritmos planetários son la expresión. El cielo de Saturno se atribuye al Nombre divino Ar-Rabb, “el Señor”, cuya significación implica una relación recíproca, pues un ser no tiene calidad de señor más que en relación con un servidor, y el servidor no es tal más que en relación con un señor; para el ser creado, esta relación tiene un carácter necesario y que no puede cambiarse, mientras que las demás cualidades divinas pueden, en cierto modo, variar de color en relación con el individuo. El cielo de Júpiter es el complemento del Nombre divino Al-Alîm, “El Sabio” o “El que Conoce”. Marte corresponde al Nombre divino Al-Qâhir, “El Vencedor” o “El Domador”; Júpiter rige, pues, la facultad intelectual y Marte la facultad volitiva. El Sol es análogo al Nombre divino An-Nûr, “La Luz”, mientras que la Luna corresponde al nombre Al-Mubîn, “El Aparente” o “El Evidente”; el Sol simboliza el principio mismo del Intelecto, mientras que la Luna representará la manifestación. Hay entre estos dos Nombres la misma relación que entre “verdad” y “prueba” o que entre “revelación” y “comentario”. Venus se atribuye al Nombre divino Al-Muçawwir, “El que forma”, palabra que designa igualmente al pintor y al escultor, y cuyo femenino designa la facultad imaginativa. En cuanto a Mercurio, es el análogo del Nombre divino Al-Muhçi “El que cuenta”, cuya significación se refiere al número y al conocimiento definitivo.21

21 Se trata de una perspectiva distinta de la que examina las funciones proféticas en su correspondencia con los siete planetas.

Las dos partes intermedias del círculo, simbolizadas por el hemiciclo zodiacal comprendido entre el solsticio de verano y el solsticio de invierno, engloban toda la jerarquía de las esferas celestes a partir del “trono” divino en un orden descendente; y este hemiciclo corresponde efectivamente a la fase descendente del recorrido solar. La última mansión antes del solsticio de invierno se atribuye al elemento tierra; el punto mismo del solsticio simboliza, pues, el centro de gravedad, el punto más bajo que sería la categoría de la materia pasiva del mundo humano (no de la materia primera de todo el universo, pues este centro de gravedad sólo es el punto más bajo en relación con el mundo de los hombres). A partir de este punto, el sentido del orden jerárquico cambia y se vuelve ascendente, yendo de lo elemental hacia la síntesis.

Vienen primero los tres reinos de los minerales (o de los metales, pues el mineral puro se reduce al metal), las plantas y los animales, y luego los grados de los ángeles, de los genios y del hombre. Puede parecer extraño que los ángeles precedan a los genios (jinn), cuando los genios no pertenecen más que al mundo psíquico y los ángeles, al pertenecer al mundo informal, les aventajan en conocimiento y en poder; pero el orden de esta sucesión va de lo que es más simple a lo más compuesto, de lo que está menos individualizado hacia la individualización. Por este hecho, el hombre representa la última síntesis en este mundo, pues el grado cíclico que sigue y termina toda la jerarquía ya no es, hablando con propiedad, un grado de existencia; simboliza la reintegración de todos los grados precedentes en el Intelecto primero. Por eso el Maestro dice de esta última mansión del ciclo que corresponde a la “determinación de todos los grados”, es decir, a su jerarquización intelectual, “pero no a su manifestación”. Esta jerarquización se identifica, por otro lado, con el “Hombre universal” (al-Insân al-kâmil), cuya existencia es puramente virtual en relación con el ámbito de la manifestación distintiva y que es como el modelo ideal del retorno del hombre al Principio.

Por otro lado, no hay que perder de vista que toda esta jerarquía cosmológica, proyectada en un ciclo, está a la vez, determinada por el encadenamiento de los grados macrocósmicos y por la perspectiva humana. Esto es, por lo demás, perfectamente lícito, dado que el ser humano ocupa una posición central en el ambiente cósmico que le rodea y tiene derecho a considerar esta posición, ya que está obligado a hacer de ella un punto de partida para su realización espiritual, como situada en el eje mismo que une los polos del universo, que van del centro ínfimo de la gravedad “material” hasta el centro supremo del “Intelecto primero”.

El sistema de correspondencias que nos da Mohyiddîn Ibn Arabî permite relacionar cada mansión de la luna con una cualidad divina; por otra parte, estas mansiones se superponen a las doce regiones zodiacales, según una superposición desigual pero rítmica, y de modo que cada signo zodiacal consta de siete tercios de mansiones lunares. Tendremos todavía que considerar los modos según los que se combinan las cualidades cósmicas e intelectuales de estas mansiones, a fin de dar las cualidades inherentes a las regiones zodiacales.

tempo e espaço

V

Las direcciones del espacio son un símbolo particularmente adecuado para la naturaleza de las Cualidades divinas. Al igual que de estas Cualidades, que son las primeras determinaciones del Ser, hay una multitud inagotable de direcciones del espacio; por otra parte, solamente se las puede concebir como una multitud porque cada dirección está en sí misma perfectamente determinada, siendo su razón de ser, precisamente, la singularidad de su determinación. Lo mismo que en las Cualidades Divinas, el conjunto de las direcciones del espacio no puede ser definido, y la esfera ilimitada, forma lógica de su irradiación extrema, no es más que un símbolo que se impone al espíritu sin que se la pueda probar. Se trate de las Cualidades Divinas o de las direcciones del espacio, en cuanto “se da nombre” a una de ellas, las demás pueden definirse por sus relaciones con ésta, lo que es un aspecto de la unicidad de la Existencia.

Cuando se les da una imagen a las Cualidades divinas, el centro de su irradiación debe identificarse con el Principio incondicionado. En cuanto a las direcciones del espacio celeste, su centro es el ser humano -o cada ser humano que se encuentra en la tierra- sin que eso implique una pluralidad de centros, como ya hemos explicado. Hay, pues, una analogía inversa entre la imagen lógica de las Cualidades divinas y las direcciones del espacio celeste. En principio, el Espíritu presente en el hombre es, a la vez, el centro divino de donde irradian las cualidades del espacio y la esfera-límite que las sintetiza; pero, de hecho, el espíritu humano experimenta sobre sí mismo los rayos convergentes de la bóveda celeste; pues el hombre, al no estar actualmente identificado con su centro increado, experimenta la totalidad del Espíritu como una realidad o como un destino exterior a él. Así repercute el cielo en la excentricidad relativa de la naturaleza individual, excentricidad que se manifiesta simbólicamente por las direcciones “subjetivas” del espacio en el momento del nacimiento.

Un haz de direcciones o de cualidades siempre puede reemplazarse por una sola que es, en cierto modo, la resultante de aquél; sin embargo, esta resultante no se presenta como una suma o como una mezcla de las direcciones o de las cualidades que resume, pues, aún siendo una síntesis de éstas, es también algo único, ya que la singularidad de determinación constituye el carácter esencial de cada dirección; implica, pues, una nueva cualidad que la suma de las cualidades precedentes no podría expresar.

Esta ley, que está llena de consecuencias cosmológicas, debe también aplicarse a la combinación de las naturalezas de varias mansiones lunares en un solo signo zodiacal. Cada mansión lunar representa un haz de direcciones del espacio celeste cuya síntesis corresponde simbólicamente a una Cualidad divina. Estos haces caen de un modo desigual sobre las doce regiones del zodíaco, de tal modo que cada signo zodiacal comprende, ya sea dos mansiones completas y un tercio de mansión, ya sea una mansión completa y, por cada lado de ésta, dos tercios. Se llama a los signos de la primera categoría signos “puros” y a los de la segunda “mezclados”. Ahora bien, según Mohyiddîn Ibn Arabî, las cualidades de las mansiones fraccionadas se combinan, por una parte, con las de fracciones complementarias de otras mansiones contenidas en el mismo signo, constituyendo con éstas nuevas resultantes, y concurren, gracias a sus cualidades originales al mismo tiempo que a sus nuevas resultantes, a la constitución de la síntesis que manifiesta la naturaleza cualitativa del signo zodiacal en cuestión.

Esta síntesis, dice Mohyiddîn Ibn Arabî, es el modelo cósmico de toda deducción lógica, al tener ésta, siempre, la forma de dos premisas basadas en dos pares de términos, a = b y b = c, cuyo término medio b constituye la unión por la que se opera la síntesis: a = c.

Las cualidades de las mansiones lunares, explica, confieren a cada signo zodiacal siete aspectos, a los que se añaden tres aspectos inherentes a este signo -y desplegados, por lo demás, en su trígono- lo que da diez aspectos que deben multiplicarse por su triple relación con los tres principales grados de existencia.22

22 De esta multiplicación resultan 30 aspectos para cada signo, que dan 360 para todo el zodíaco, número de la división corriente del círculo en grados.

El mundo, dice el Maestro, consiste en la unidad de lo unificado (ahadiyat-al-majmû’), mientras que la Independencia divina reside en la unidad del Único (ahadiyat-al-Wâjid). Pero la unicidad se refleja en el interior de lo múltiple unificado en la singularidad de cada resultante, como acabamos de verlo a propósito de la síntesis de las direcciones del espacio; así, un niño representa la síntesis de las naturalezas del padre y la madre, pero es a la vez un ser único y nuevo, y su unicidad es su verdadera razón de ser. De un modo general, toda parte singular del cosmos implica a la vez un aspecto relativo, según el cual se presenta como una combinación de varios elementos preexistentes, y un aspecto único que es, en cierto modo, su cara vuelta hacia su Principio eterno y que corresponde, según su sentido más real, a lo que esta cosa o este ser es en la Ciencia divina.23

23 Acerca de la diferencia entre el aspecto esencial y el aspecto substancial de un ser, ver también el artículo de René Guénon: L’être et le milieu en Le Voile d’Isis, diciembre 1935.

Cada elemento de un conjunto cósmico es diferente por lo que representa en sí mismo y diferente por lo que aporta a una síntesis. Además, cada resultante de una síntesis no está sólo determinada por sus componentes, sino que ella, a su vez, determina a éstas, debido a lo que implica de único. Por esto, todo ámbito cósmico es comparable a un tejido de relaciones donde todo cruce de líneas es al mismo tiempo un centro y una parte del conjunto.24

24 Las redes geométricas de la ornamentación árabe pueden considerarse todas como símbolos de esta “unidad” del cosmos.

Resulta de todo esto, para la astrología como arte, que sus procedimientos tienen por una parte el carácter de una deducción exacta o de un cálculo y que suponen, por otra parte, una intuición “de arriba” que descubre la cualidad única de cada nueva forma que nace de las combinaciones. Mientras que la deducción o la combinación es substancial u “horizontal”, el reconocimiento de la unicidad de cada resultante es esencial o “vertical”. En toda operación de un arte tradicional como la astrología interviene, pues, una inspiración más o menos directa que depende generalmente de una participación en una influencia espiritual. Por lo demás, no hay ciencia verdaderamente “exacta” sin tal intervención “vertical”, y eso debido al doble aspecto de toda forma existente, como acabamos de explicar. Por otra parte, las combinaciones deductivas de una ciencia cosmológica como la astrología producen una infinidad de potencialidades simbólicas que son capaces de atraer “inspiraciones” de órdenes muy distintos; este es el caso, principalmente, para todo lo que atañe al arte adivinatorio, que siempre puede, en la medida en que es interesado, atraer interferencias insidiosas. En otros términos, el hombre no puede retirar el velo de su ignorancia más que por algo que trascienda su voluntad individual; para la curiosidad individual todo “oráculo” es equívoco, y puede incluso reforzar el error que constituye la trampa fatal de determinado destino.

Tratando de la superposición de las partes del zodíaco a las mansiones lunares, Mohyiddîn Ibn Arabî señala que una “torre” zodiacal debe necesariamente reunir en sí, a la vez, un número entero y un número fraccionario de mansiones, “sin lo cual el crecimiento y la disminución no aparecerían en el mundo del devenir”. Esta observación contiene una alusión a una ley que se confirma en las relaciones mutuas de todos los ciclos cósmicos, y sobre todo en las relaciones entre los ciclos del sol y de la luna; pues no sólo las mansiones lunares no están enteramente contenidas en las partes del zodíaco, sino que además el recorrido anual del sol no coincide con un número entero de ciclos lunares; como se dice en el Corán (sûrat Ya Sìn): “No le está permitido al sol alcanzar a la luna, ni a la noche adelantar al día, sino que cada uno navega en su propia esfera”. Si el sol alcanzara la luna, es decir, si un ritmo completo de revoluciones lunares pudiera estar contenido en un ciclo solar, de modo que la evolución de sus relaciones recíprocas volviera al punto de partida, su ciclo común se habría acabado; su manifestación se reabsorbería en la no-manifestación: “La noche adelantaría al día”.

Es necesario, también, que haya, en cierta medida, repetición; en intervalos de 18 años, las posiciones recíprocas del sol y la luna recorren, en efecto, los mismos ciclos; pero éstos están tejidos en el conjunto del mundo planetario y se sitúan según nuevas proporciones en relación con los demás astros.

Lo que se expresa en esta superposición de ritmos es, por una parte, que todo ciclo de manifestación implica una relativa repetición, puesto que está hecho de imágenes de un mismo arquetipo “polar”, imágenes que son necesariamente análogas entre sí; pero, por otra parte, no implica ninguna repetición efectiva, puesto que la esencia creativa del arquetipo nunca puede agotarse por sus imágenes o símbolos. La analogía es la huella de la Unidad y el carácter inagotable es el reflejo de la infinitud del Principio.

Esta misma ley de no-repetición, que quiere que ningún ciclo cósmico se encierre en sí mismo, se manifiesta también, en cierto modo, en los límites extremos del mundo sensible, en la precesión de los equinoccios que hace que los puntos de intersección del ciclo solar con el ecuador celeste efectúen, en relación con el cielo de las estrellas fijas, una revolución entera en un período de unos 26.000 años; de ahí proviene el desajuste actual entre los signos o divisiones del zodíaco y las doce constelaciones que llevan los mismos nombres. Ya hemos mostrado que la diferenciación cualitativa de las regiones o direcciones celestes que se manifiesta en la división del zodíaco procede de los cuatro términos constantes del ciclo solar, los equinoccios y los solsticios, y que es, pues, impropio decir -como lo hacen ciertos astrólogos modernos- que el equinoccio de primavera se desplaza del signo de Aries al signo de Acuario, ya que los signos se cuentan invariablemente a partir del punto vernal. Por el contrario, se puede decir que la constelación de Aries se ha desplazado hacia el signo de Tauro o que el punto vernal, es decir el equinoccio de primavera, se ha desplazado de la constelación de Aries a la de Piscis; y se debe suponer que el cambio de las relaciones entre estos dos cielos supremos, el de las “torres” zodiacales y el de las estrellas fijas, ha modificado en cierto modo lo que se puede llamar “la influencia del cielo”. Sin embargo, carecemos de toda medida espacial para determinar los contenidos de este gran ciclo extremo que se traduce en la precesión de los equinoccios, pues no conocemos de él ni el comienzo ni el final, y si prescindimos de los términos constantes del ciclo solar las cualidades de las regiones celestes se vuelven completamente indefinibles.25

25 Nos es necesario responder a la objeción que se podría hacer por el hecho de que la astrología hindú, que parece remontarse a los mismos orígenes que la astrología hermética, no se refiere, para la determinación de las posiciones planetarias, a la división actual del zodíaco a partir del equinoccio de primavera (el punto vernal) sino a las doce constelaciones de la esfera de las estrellas fijas. Sería erróneo deducir de ello que según este punto de vista tradicional, la división del Zodíaco sería independiente de los puntos cardinales del ciclo solar; los astrólogos hindúes se refieren, simplemente, en su división de las regiones celestes, a cierta fecha cíclica que se distingue por la coincidencia de las doce constelaciones con los doce signos zodiacales sinónimos, y operar en eso de un modo análogo al que relaciona todos los movimientos planetarios que se efectúan a lo largo de una vida individual con la posición inicial del cielo en el momento del nacimiento. Por otro lado, el punto de vista de la astrología hindú corresponde perfectamente a la tendência “mitológica” de la civilización hindú, mientras que la astrología árabe se caracteriza por su espíritu deductivo; queremos decir que los hindúes tienen tendencia, espontáneamente, a “dividir” los fenómenos para disolverlos en el asentimiento del Infinito, mientras que el espíritu del Islam, que determina a la astrología árabe, lo deduce todo de la idea de la Unidad divina. En cuanto a la fecha de coincidencia de los dos zodíacos, fecha que se sitúa alrededor del año 400 d. J. C., debe de corresponder, necesariamente, a un “renacimiento” del mismo simbolismo astrológico.

En efecto, el principio de distinción que mide el espacio celeste es esencialmente solar; por la revolución del sol se opera la diferenciación cualitativa de las direcciones que irradian invariablemente del centro terrestre y humano y que definen las regiones de la bóveda del cielo-límite. El ciclo solar es, pues, la expresión directa del Acto divino que ordena el caos. Por el contrario, la esfera de las estrellas fijas -cuya innumerable multitud es como una imagen de otros tantos gérmenes luminosos aislados en las tinieblas y capaces de entrar en relaciones mutuas no manifestadas todavía- simboliza, en relación con la esfera zodiacal, la potencialidad cósmica que nunca puede agotarse y que se sustrae a toda definición inteligible. Así, no podemos distinguir las cualidades propias de la esfera de las estrellas fijas, cuyas señales vemos, sin embargo, mientras que conocemos las cualidades de la esfera sin estrellas, a la que no vemos. Hay en ello una significación profunda: podemos, en efecto, conocer el desarrollo del mundo en principio, pero no conocemos todas las potenciales “materiales” que este desarrollo agotará.

El ciclo extremo que se manifiesta por la sucesión de los equinoccios, pero cuyas fases no podemos determinar, debe influir en el conjunto del cielo por un sucesivo predominio de ciertas cualidades cósmicas o divinas. Y puesto que este ciclo mayor es como el modelo de todos los demás ciclos que le están subordinados, se le puede atribuir, por una transposición simbólica, contenidos o particiones análogos a los de un ciclo inferior. Así, el Sheikh al-akbar atribuye al ciclo cósmico mayor determinaciones que designa con los nombres de los signos zodiacales y que se suceden en el orden del movimiento anual del sol; lo que bien demuestra que no se trata en modo alguno del desplazamiento del punto vernal en las constelaciones, desplazamiento que se mueve en sentido inverso al del movimiento solar. Por otra parte, el Maestro asigna a los “reinados” de estos “signos” mayores duraciones sucesivamente decrecientes: Aries reina durante 12.000 años; Tauro durante 11.000, Géminis durante 10.000; y las duraciones decrecen así hasta el signo de Piscis, cuyo reinado cuenta sólo con 1.000 años. Este decrecimiento prueba más todavía que no puede tratarse de determinaciones espaciales como las que dividen el zodíaco, sino que las divisiones zodiacales están aquí transpuestas, a causa de una analogía espiritual, a determinaciones puramente temporales de un ciclo cuya subdivisión se sustrae a la medida espacial; en efecto, todo ciclo espacial se divide por simetría, mientras que un ciclo puramente temporal se divide debido a la contracción progresiva del tiempo.26

26 Cf. el capítulo El tiempo convertido en espacio, en El Reino de la cantidad y los signos de los tiempos de René Guénon. Ed. Ayuso, Madrid 1976.

En cuanto a la duración efectiva de los diferentes “reinados” de estos “signos” mayores, quizá no hay que ver en los números de años indicados por Ibn Arabî más que cifras completamente simbólicas. No obstante, la suma de todos estos “reinados” equivale a la duración de tres precesiones enteras de los equinoccios. Hay que tener siempre en cuenta el hecho de que podemos medir la duración entera de una precesión (dado que podemos determinar su velocidad) sin poder fijar sus términos en el espacio. Si se acude a la teoría hindú de los ciclos cósmicos y se cuenta para el primer yuga del actual manvatâra la duración de una precesión entera, el manvatâra, al estar formado por cuatro yugas decrecientes según la proporción 4:3:2:1, deberá constar de 65.000 años, lo que difiere en media precesión de la suma de 78.000 años que se deduce del simbolismo indicado por Ibn Arabî. Añadamos que el Sheikh al-akbar señala incidentalmente que el primer “signo” que reinó en el mundo fue Libra, y que éste dominaba de nuevo en la época del profeta Muhammad.27

27 Observemos que el signo de Libra no existe en las representaciones más antiguas del zodíaco. En cambio, los antiguos chinos daban el nombre de Libra a la Osa polar.

Dejaremos gustosamente a otros la tarea de conciliar estos diferentes datos. Por la consideración de la precesión de los equinoccios tocamos necesariamente los límites del conjunto cósmico que se caracteriza por la coincidencia de las determinaciones temporales y espaciales en el movimiento de los astros. Este conjunto no puede ser un sistema cerrado, y en cuanto consideramos sus límites carecemos de medidas; pues el tiempo se mide por el movimiento en el espacio. El mundo visible es como una figura perfectamente coherente, tejida sobre un fondo resbaladizo que no podemos asir.

Para terminar, recordaremos una fórmula de Ibn Arabî que ya hemos citado incidentalmente durante nuestra exposición y cuya importancia cosmológica y metafísica es absolutamente fundamental: “El mundo consiste en la unidad de lo unificado, mientras que la Independencia divina reside en la unidad del Único”.

Phenomenon

clave - capa

Clave Espiritual de la Astrología Musulmana