Astrologia Antiga

Comentario Astrológico del Horóscopo de Demóstenes

Porch-Of-The-Caryatids--Athens--Greece-

Aurelio Pérez Jiménez

(Fírmico Materno, Mathesis. 6.30,22)

Este trabajo se ha realizado en el marco del Proyecto de la Universidad de Málaga, FFI 2009-12353 financiado por el Ministerio de Ciencia e Innovación de España.

Inter Classica

Resumen

En el libro VI de Fírmico Materno se han transmitido horóscopos individuales de varios personajes destacados de la cultura griega. El primero es de Demóstenes y la carta astral establecida para éste se aplica (cambiando sólo los signos) a los otros cuatro horóscopos. En este trabajo trato de demostrar que el de Demóstenes pudo ser un horóscopo basado en una disposición planetaria real (para el 386 a.C.). Las posiciones planetarias y los signos que ocupan los lugares de la dodecátropos se ajustan a los detalles de la vida del orador. Nuestra hipótesis es que este horóscopo pudo ser el modelo para los de Homero, Platón, Píndaro-Arquíloco y Arquímedes que siguen después.

 1. ¿Un horóscopo real o ficticio?

Sunset in Portara, Naxos

Fírmico Materno cierra el capítulo XXX del libro VI de su Mathesis con una serie de horóscopos correspondientes a diversos personajes de la cultura griega. La serie se inicia con este de Demóstenes, que traemos a estudio aquí, humilde ofrenda para alguien como el Prof. Calvo Martínez que ha dedicado una parte de su actividad investigadora a la retórica, e incluye además los de Homero, Platón, Píndaro y Arquíloco y Arquímedes. Reproducimos, acompañado de nuestra traducción, el primero, el que va a ser objeto de nuestro estudio:

Si hora in signo Virginis fuerit inventa, et in eadem hora Mars et Mercurius et Venus partiliter fuerint collocati, Iuppiter vero in occasu collocatus Piscium possederit signum, et his qui in horoscopo sunt partili radiatione iungatur, Sol vero in anafora horoscopi id est in Libra sit constitutus, et Luna quintum ab horoscopo locum in Capricorno constituta possideat, Saturnus vero in nono ab horoscopo loco positus signum Tauri teneat, qui sic hos omnes habuerit talis erit orator, ut in modum fulminum dictorum eius sententiae proferantur, ut pro arbítrio eius multitudinis animi aut quiescentes excitentur, aut incensi facile mitigentur. Talia etiam erunt eius dicta, ut haec ad augmentum et ad nutrimentum ingenii sui posteritas contentiosa animositate perdiscat. Talis orator apud Macedonem Philippum non armorum vi sed orationis licentia persequebatur, et ut manifestius explicemus: haec genitura divinum Demostheni inspiravit ingenium.

Si el horóscopo se encontrara en el signo de Virgo, y en el mismo horóscopo Marte, Mercurio y Venus estuvieran situados por grado, mientras que Júpiter, colocado en el occidente poseyera el signo de Piscis, y se asociara con el brillo de su grado a los que están en el horóscopo; si a su vez el Sol estuviera situado en la anáfora del horóscopo, o sea en Libra, y la Luna ocupara el quinto lugar desde el horóscopo, situada en Capricornio; y si, por su parte Saturno, situado en el noveno lugar desde el horóscopo, ocupara el signo de Tauro, quien los tuviera así a todos será tal orador que a manera de rayos saldrán las expresiones de sus discursos, de tal modo que por voluntad suya se excitarán los ánimos de la multidud, aunque estén tranquilos, o, si encendidos, se calmarán fácilmente. Serán además sus palabras de tal fuerza, que la posteridad las guarde bien, con obstinado entusiasmo, para grandeza y alimento de su espíritu. Semejante orador ante el macedonio Filipo lo perseguía no con el poder de las armas, sino de su discurso y, por decirlo más claro, esta carta natal le infundió a Demóstenes su divino ingenio.

La primera cuestión que uno se plantea al registrar las posiciones de los planetas que en él figuran es si estamos ante un horóscopo real o ficticio. Al tratarse de ejemplos didácticos, el astrólogo no parece haberse visto obligado a mantener una cierta coherencia temporal cuando atribuyó todos estos horóscopos a distintos personajes de la cultura griega. Se limita a establecer una plantilla que se mantiene en todos ellos modificando sólo los signos que ocupan las casas, a partir del horóscopo. Los planetas siempre tienen las mismas posiciones en la dodecátropos de acuerdo con el principio pedagógico que las rige: explicar las influencias en los nacimientos de personajes ilustres de las configuraciones entre ellos y según los lugares de la dodecátropos que ocupaban. Sin duda se trata, pues, de horóscopos ficticios, como sugiere la presencia entre esos personajes de Homero y, antes, de Edipo. Los demás también son griegos (Demóstenes, Platón, Píndaro y Arquíloco y, por último, Arquímedes, que nos da el terminus post quem de la serie, el 212 a.C., fecha de su muerte, del que podemos dudar si pertenece a la fuente de Fírmico o es una licencia patriótica que él mismo se ha permitido). No hay ningún orden aparente en la sucesión de los horóscopos. Si pensamos en la sucesión de los signos del horóscopo, parece un criterio para los tres primeros y el último: Demóstenes (Virgo), Homero (Sagitario) Platón (Acuario) y Arquímedes (Tauro); pero el orden se altera con los líricos (Libra). Si tenemos en cuenta la antigüedad de los personajes, no repetan el orden ni Demóstenes (primer horóscopo) ni los líricos (cuyo horóscopo sigue al de Platón). Y si se trata de prestigio, habría sido más lógica la sucesión Homero, Platón, Píndaro-Arquíloco y Arquímedes, pero no comenzar por Demóstenes. A menos que éste fuera un horóscopo con cierta base real y que sirviera como modelo al tratadista para fijar la plantilla aplicada a todos los demás. Veamos:

La verdad es que las posiciones de los planetas en este horóscopo no coinciden del todo con las que corresponden al año de nacimiento de Demóstenes (384 a.C.). Sin embargo, considerando la posición con las longitudes sidéreas (habituales en astrólogos del I a.C.) para la latitud (23º 43E) y longitud (38ºN) de Atenas, los datos son parecidos (con excepción de Marte) a los de la noche del 2 de octubre del 386 a.C. Entonces, a las 23h (con longitudes sidéreas), el horóscopo estaba en 2º de Virgen en él se encontraban Venus (7º) y Mercurio (24º). En la segunda casa estaba el Sol (13º de Libra). En la 5ª encontramos la Luna (28º de Capricornio); en el Occidente está Júpiter (2º de Piscis); y Saturno (5º de Tauro) ocupaba la 9ª casa. Tan sólo no encaja con esta carta astral (y no es cuestión baladí)5 Marte (28º de Escorpio) que ocupaba, por tanto, el bajo cielo y no el horóscopo. Después de la fecha indicada, no volvemos a encontrar Saturno y Júpiter en los mismos signos hasta el 11 de octubre del 208 a.C.; entonces a las 23.33 (siempre Zodíaco sidéreo) coinciden con los datos de Fírmico Materno todas las posiciones, salvo la de 2que sigue, y no precede, al Sol. Sobre la identidad posible del astrólogo que pudo elaborar este horóscopo no tenemos argumentos sólidos que permitan una identificación precisa. Aunque, si la fuente de Fírmico fue, como parece, la misma de Doroteo Sidonio, Anubión y Pseudo-Manetón, el tratado del que estos dependen en este detalle pudo ser el de Nequepso y Petosiris.

5 En este caso no podemos pensar en confusión de ambos signos (Virgen y Escorpio), ya que la similitud entre ambos se da en los textos impresos, pero no en los manuscritos, que suelen confundir Virgen y Capricornio. En cualquier caso no es descartable un error (está en el mismo día del 383 a.C.) o simplemente una modificación intencionada de la posición para acomodar el planeta a los intereses del horóscopo. Para una propuesta similar a propósito de la posición de Saturno en el horóscopo de Sila (aunque en este caso la diferencia es sólo de un año y no de tres) véase W. HÜBNER, 2005, pp. 17-18.

Así pues, pese al carácter artificial de los horóscopos incluidos en el paquete del libro VI de Fírmico, el del orador ateniense puede aproximarse a la fecha real de su nacimiento (386 a.C. en lugar de 384 a.C.). Los demás horóscopos, todos ficticios, habrían quedado en la tradición hermética de donde los toma Fírmico, que hace suyo el de su compatriota Arquímedes.

De cualquier modo, y salvada la curiosidad de la coincidencia o no de los datos que ofrece el horóscopo con los de fechas reales anteriores a Fírmico Materno, lo cierto es que el astrólogo ha manejado bien los datos que le ofrecían los textos astrológicos antiguos para justificar por las configuraciones astrales los rasgos principales de la vida, profesión y personalidad del orador ateniense. Veamos a continuación esos datos, referidos siempre a su incidencia en la profesión retórica o en una vida consagrada a la política como fue la de Demóstenes, amén de algunos detalles de su perfil biográfico que corresponden a estas configuraciones astrales, aunque nada diga al respecto el comentarista.

2. Una carrera ajustada a la doctrina astrológica sobre las profesiones

The Moon, Venus, Jupiter and Aldebaran making a square in the sky just before sunrise

No es casualidad que en este horóscopo la personalidad del individuo esté conformada por las dos casas de Mercurio (planeta de la inteligencia y la oratoria) como los centros principales de la dodecátropos que, según los textos, determinan la condición profesional del nacido: Virgo en el horóscopo y Géminis en el medio cielo. No obstante, de acuerdo con la doctrina general sobre el tema, todos los centros son importantes y el tercero, el occidente, coincide con Piscis, casa de Júpiter, planeta de la autoridad y el prestigio político, que además se encuentra ocupándola en ese momento. Pues bien, si, cuando en el medio cielo hay algún planeta, tenemos que deducir la actividad profesional del nacido a partir del horóscopo, aquí el fatalismo astrológico no dejaba a Demóstenes otra salida que la oratoria y la carrera pública, política y militar.

2.1. Los cuatro centros:

a) Virgo en el Horóscopo: Ya la coincidencia del propio signo con este lugar orienta en esa dirección, por ser casa de diurna de Mercurio que influye especialmente en el nacimiento de personas dedicadas a las letras, al derecho y la retórica.

Lo dice el mismo Fírmico en otro lugar, cuando asegura, por supuesto siguiendo la doctrina general, que los hijos de Virgo se ven inmersos en muchos asuntos y preocupaciones. Esto va bien, sin duda, con el protagonismo político de Demóstenes; pero todavía mejor cuando dice que obtendrán felicidad y sustento docti sermonis gratia. En realidad, aunque Fírmico ha podido tener en cuenta esta doctrina de Hermes Trismegisto al atribuir el horóscopo a Demóstenes, lo cierto es que ya otros astrólogos relacionan el signo con la profesión de quienes se ganan la vida con las palabras y discursos. El signo además aporta a sus hijos una equilibrada figura física, altos y de buenas proporciones, rectos y esbeltos, aunque de vientre grande, como registra Hefestión, cualidades que no son aplicables a Demóstenes.

b) Géminis en el MC. Efectos parecidos tiene la presencia de Géminis en el medio cielo, circunstancia que se da también en este horóscopo. El MC significa la consagración vital del individuo y, ocupado en nuestro horóscopo, como está, por la otra casa de Mercurio, esa carrera no puede ser otra que la consagrada al servicio público de la patria, tal como fue la de Demóstenes.

c) Piscis en Occidente. La casa nocturna de Júpiter en el eje opuesto al horóscopo corrobora esa felicidad y esa dedicación a numerosos asuntos, así como viajes por muchos lugares, fama y nobleza, datos que enriquecen la vida toda de nuestro personaje.

d) Sagitario en el IMC. La otra casa de Júpiter en el lugar del patrimonio indica riqueza, fama, alegría por la felicidad de los hijos y dolor mitigado por la perdida de ellos. Plutarco, en particular, recuerda que la muerte de su hija pequeña coincidió con la muerte de Filipo, cuya noticia él festejó, considerándola una excelente noticia para Atenas, disimulando el dolor por su desgracia familiar. Por otro lado, el signo en este lugar indica que el nacido será un individuo culto y perspicaz, cualidades que la tradición atribuye también a Demóstenes.

2.2. Los tres planetas de la actividad, Marte, Mercurio y Venus, en el horóscopo

a) Si la base del horóscopo es real, al menos en este punto, el astrólogo que lo elaboro debió ajustarlo a las mejores condiciones para explicar por los planetas la personalidad y el éxito de Demóstenes, como de los oradores en general en Anubión. Em efecto, los tres planetas de la πραξις coinciden en Virgo y en el horóscopo, siendo el señor de la casa, y por tanto el más significativo para la profesión, Mercurio. Las descripciones del planeta le atribuyen los profesionales de la lengua (maestros, adivinos, sofistas) y, por supuesto, los rétores. Pero esto, que es general, sucede con más razón cuando el planeta se encuentra en el horóscopo, lugar de la dodecátropos tutelado precisamente por él. Abumasar, recogiendo la doctrina hermética, le atribuye en esta posición (horóscopo, oriental y en progreso) hijos cuyo perfil corresponde perfectamente a Demóstenes: γίνεται ό γεννηθείς λόγιος καί ρητωρ καί στιχοπλόκος y cuya amplia sabiduría (πολλης σοφίης έπιίστορας), concreta el -Manetón, va acompañada de gloria (εύκλέας άνδρας). No faltan en la vida de Demóstenes los sueños adivinatorios (reales o simulados) que este poeta atribuye al planeta en el horóscopo:

καί θ έτέροισιν
θεσπίζειν φήμησιν όνείρασί θ, ά σφισιν αΰτοί
όρφαναίην κατά νύκτα βαθύ κνώσσοντες ϊδωνται.

Si además, como sucede aquí, Júpiter se configura en cuadrado y Saturno en triplicidad y en hexágono con Júpiter, el hijo de Mercurio ocupará importantes cargos y obtendrá grandes benefícios por ello (incluidos los honores) en su ciudad de la que será administrador, si además el planeta es señor de la suerte de la fortuna, tal como le sucedió a Demóstenes. Quizá el papel que en su infancia tuvieron los tutores pueda estar sugerido por la presencia de Mercurio en el horóscopo en un signo bicorporal, como es Virgo; en cualquier caso, la rectitud y seriedad que atribuye al orador ateniense en varias ocasiones Plutarco va bien con la doctrina de Fírmico Materno; pues éste hace responsable a Mercurio, en nacimientos nocturnos como el que comentamos, de hombres honestos moribus et graves además de intermediarios con los poderosos (para bien o para mal, en nuestro caso, Filipo, Alejandro y el rey de Persia).

La heroicidad del personaje, al enfrentarse abiertamente a los reyes macedonios, viene determinada en la mente del comentarista del horóscopo por la influencia de Mercurio en este nacimiento nocturno, indicada así por Retorio-Hermes Trismegisto:

Configurado con alguno de los que tienen su secta (de hecho aqui Mercurio lo está con todos los planetas, ya que está en conjunción con Marte y Venus, en cuadrado/diámetro con Júpiter y en triplicidad con Saturno y con la Luna), significa personajes importantes, portadores de cintas, a quienes se les confían los negocios de los reyes, y si de noche se encuentra en el signo horóscopo, dará nacimiento a héroes con éxito en sus planes y proyectos, de vida decente y que saben hacer frente a sus inquietudes, alquileres, libros de cuentas y asuntos de impuestos, perfectos según la naturaleza del signo.

CCAG VIII 4 (1922), p. 137.

b) Estas influencias, que ya son propias de Mercurio en el horóscopo y en Virgo, se completan, perfilan e incrementan por la coincidencia en el mismo lugar con los otros planetas de la πραξις, Marte y Venus. Los astrólogos en general atribuyen a la triple conjunción los efectos que caracterizaron la vida de Demóstenes: juicios, batallas en la plaza y acciones gloriosas, pero también, a veces, mala fama por asuntos de riquezas (en nuestro caso recibidas del rey o de Hárpalo que dieron con él en prisión y en el destierro) o incluso esa opinión de inconstancia que encontramos en algunas fuentes, aunque no lo comparta Plutarco26. Como era de esperar, en la coincidencia de Mercurio con los otros dos planetas del horóscopo, los aspectos negativos que afectaron a la carrera política de Demóstenes se deben a Marte: detenciones, litigios y condenas, enemistades o perjuicios causados por personas influyentes. De hecho, y aunque la referencia sea a nacimientos diurnos, la conjunción favorece suicidios, otro aspecto de la biografía de Demóstenes; pero también hay cualidades ligadas a esta asociación, en especial si Júpiter está configurado (igual que aquí) con ellos, como indica Doroteo Sidonio:

If Mars is with Mercury, then he will be a liar except that he will be reasonable, intelligent, learned, desirous of culture, [and] he will love arguments. If Jupiter aspects it, [he will have] praise for that.

26 Dem. 13.1: “Por eso no entiendo cómo se le ocurrió a Teopompo decir que era inconstante en su manera de ser e incapaz de estar vinculado mucho tiempo a los mismos asuntos o a las mismas personas. Pues es manifiesto que, el partido y la posición política en los que se situó desde un principio, los conservo hasta el final, y no sólo no cambió a lo largo de su vida, sino que, por no cambiar, entregó incluso la vida”.

Fírmico considera la conjunción de ambos planetas responsable, en nacimientos nocturnos, del papel político preeminente de sus hijos y de los beneficios obtenidos por ellos de la guerra. Pero, en la triple conjunción, los beneficios se deben sobre todo al planeta benéfico de Venus cuya asociación incluso sola con Mercurio favorece la orientación profesional hacia la retórica y hacia las más altas instancias de la vida pública, incluyendo las coronas y el prestigio personal asociado a esta configuración. Como hemos indicado en otro lugar, las cualidades del planeta aportan a las palabras de sus hijos la belleza formal, pero también la capacidad persuasiva, encanto y gracia de los discursos, algo asumido en el caso de Demóstenes incluso por sus enemigos, así como gran estima entre el pueblo; estas ventajas se incrementan (como aquí sucede) con la configuración de la Luna (en triplicidad) y de Júpiter (en diámetro); si además Marte concurre con ellos, hay que contar con victorias importantes en el campo de batalla o, tal vez, en la palestra pública.

En cuanto a la conjunción de Venus con Marte, aparte de los inconvenientes que supone el adulterio de los dioses en la conducta sexual y en el trato de las mujeres, deja otros efectos negativos, aplicables a la vida pública de Demóstenes: De nuevo Vetio Valente insiste en la inconstancia de los afectados por esta configuración, como la que dijimos que le atribuía Teopompo, a pesar de Plutarco. Y Fírmico habla de acusaciones, juicios, sediciones y disturbios causados por la triple conjunción de ambos con Mercurio.

c) Por su parte, Marte en el horóscopo favorece el valor de los nacidos (algo que, aunque se le discute a Demóstenes, Plutarco reconoce al menos en su enfrentamiento a Filipo), así como cierto impulso militar y, configurado con Júpiter, en signo femenino como Virgo, los hace activos y arriesgados. En cualquier caso, es fuente de litigios, preocupaciones, disputas, dolores y otras fatigas. Entre ellas no falta el exilio (también experimentado por Demóstenes). Fírmico Materno hace valer su experiencia astrológica para confirmar estos efectos de Marte en el horóscopo, que, sin embargo, pueden ser de carácter pasajero: Sed et ego scio, sicut plurimis genituris inveni, multos Marte in horoscopo constituto in exilium datos bene et strenue administrare rem publicam.44

44 Firm., Math. 3.4,4: “Pero también yo sé, como he hallado en varios horóscopos, que muchos, entregados al exilio por la posición de Marte en el horóscopo, siguen administrando el estado bien y com firmeza”.

d) Por último, el comportamiento de Venus en el horóscopo no puede ser más positivo: Además de contribuir, según hemos visto, a la gracia y atractivo de las palabras, que convierte al planeta, como Mercurio, en hacedor de excelentes oradores, su influencia se traduce en popularidad, éxito y prestigio ante el pueblo y ante los poderosos. En definitiva, sus resultados, hombres con proyectos heroicos, que se codean con reyes y emperadores, personas de confianza, sofistas y de buena posición social, son muy parecidas a las que el mismo Hermes Trismegisto atribuía a Mercurio en el horóscopo.

3. La colaboración de las luminarias y los dos planetas superiores

Jupiter and the Milky Way galaxy as seen from Sierra Nevada, California

3.1. Júpiter en Occidente y en Piscis

La posición del planeta de la autoridad y del prestigio público en Occidente y en su propia casa nocturna, confirma y refuerza las buenas previsiones del horóscopo para la vida pública de Demóstenes, aunque signifique alguna nota negativa para su vida privada. Insiste en ello el Pseudo-Manetón, cuando combina con la adquisición de bienes la muerte de la esposa o de algún hijo. En nuestro caso el horóscopo predice la muerte de la hija de Demóstenes y da nuevos motivos para los efectos previstos por la posición de la otra casa de Júpiter en el bajo cielo. Pero, al margen de estos pequeños problemas familiares y de las amenazas que lo acechan por parte de los enemigos (que en la vida de Demóstenes son parte de la fortuna política del personaje), las consecuencias de esta posición del planeta e incluso de la configuración en diâmetro con Venus y Mercurio, que están en el horóscopo, son positivas: afortunados en sus empresas, una vejez más prestigiosa que la juventud (de hecho la verdadera Carrera política de Demóstenes comienza hacia los treinta años) y una muerte noble (con el suicidio, Demóstenes evita las vejaciones a que lo habría sometido Antípatro), como lo ve Plutarco al comparar su muerte con la deshonrosa de Cicerón:

En cuanto a Demóstenes, aunque se abandonó un poco a la súplica, fue admirable su manera de preparar y guardar el veneno y admirable también su uso porque, al no proporcionarle asilo el dios, como si él se refugiara en un altar más importante, se marchó sustrayéndose de las armas y los guardias y burlando la crueldad de Antípatro.

En fin, la nobleza, la gloria y la relación con hombres poderosos, que viene de la posición de Júpiter, se refuerza con que el signo donde se encuentra sea su propia casa, como leemos en otros textos astrológicos.

3.2. Saturno en el noveno lugar, en Tauro

Aparte de las peculiaridades implicadas por la posición de Saturno en Tauro, su configuración triangular con Mercurio, que se encuentra en su signo, condiciona que el nacido en estas circunstancias sea un rétor dotado de gran sabiduría. Se le aplica, en efecto, la prescripción que leemos en el Ps.-Manetón que repite los mismos versos de la asociación con Venus, ya comentada arriba, en el horóscopo:

Cuando en sus circunvoluciones Mercurio aparece en sus casas y se acerca a él con su testimonio en el éter Saturno, significa que ya entonces rétores o varones en saberes excelentes habrá y astrólogos de voz divina.

Ps.-Maneth., I (V) 292-295.

Pero, por tratarse de un planeta negativo, su presencia activa (en triplicidad con la luna y con el horóscopo, donde está Marte) en la carta natal de Demóstenes no deja de tener consecuencias negativas para el personaje. A ésta le son aplicables las desgracias que acarrea el odio de hombres poderosos que, en la vida de Demóstenes, se concretan nada menos que en la enemistad de Filipo, de Alejandro y por último, de Antípatro, causa de su muerte. En cuanto a las dificultades que hubo de sufrir en la infancia, con la muerte de su padre a los siete años y la pérdida de su patrimonio, consumido por los tutores, así como las causas en que se vio envuelto, su condena a prisión, de la que se evadió para vivir en el exilio, con posterior regreso, todo ello queda explicado por la posición de Saturno en Tauro; una influencia negativa mitigada, sin embargo, por la presencia positiva de otros planetas como Venus, Júpiter, y la propia Luna, aquella y esta en triplicidad con Saturno.

3.3. La posición de las luminarias

Las influencias del Sol, en la epanaphorá del Horóscopo y en Libra, no son muy significativas, pues no se encuentra configurado con ninguno de los demás astros (salvo su aspecto cuadrado con la Luna). Como mucho, de esas influencias cabe aplicar a nuestro personaje su capacidad para interpretar el sueño previo a su muerte y que su patrimonio, perdido el del padre, se restauró gracias al esfuerzo propio y en la madurez, lo que afirman Hermes Trismegisto y Antíoco para la posición del Sol en este lugar.

A menos que haya que atribuir a esta posición (causa de ceguera)62 la pérdida de la vista que señala Juvenal para su padre (por causa de la fragua) cuando refiere que su nacimiento estuvo marcado por un hado adverso (Sat. 10.129-130):

dis ille adversis genitus fatoque sinistro,
quem pater ardentis massae fuligine lippus,

62 El Sol en la epanaphorá de Marte produce enfermedades de la vista, según Valente, II 37.42.

Las implicaciones de la Luna en el horóscopo son, en cambio, bastante más ricas: se encuentra en el quinto lugar (en triplicidad con el horóscopo y con el noveno) y, por tanto, muy bien configurada con todos los planetas (salvo Júpiter); además, está en la casa de Saturno con el que comparte la triplicidad. En cuanto a los efectos negativos, no parece aplicable a Demóstenes que su presencia en la casa de Saturno significa negligencia y falta de acción, aunque sí que tuviera que oír críticas y reproches por su conducta (ya que se le atribuyó cierta cobardía en las batallas y debilidad ante el soborno). Pero, en general, son más las influencias positivas de la Luna que las negativas; sobre todo, cuando está en creciente, igual que aquí. Entonces, y en nacimientos nocturnos, da jefes buenos y prestigiosos, en especial si está en configuración con Marte y Saturno; y, aunque Hermes Trismegisto lo atribuye a nacimientos diurnos, en nuestro caso es aplicable también, por influencia de los planetas maléficos, la privación de su padre.

4. La doctrina de los aspectos. Un broche excelente para un buen horóscopo

Athens sunset ajb

Los dos únicos aspectos con que se relacionan los astros en esta serie de horóscopos son la triplicidad, que configura todos los planetas salvo el Sol y Júpiter y el diámetro/cuadrado que establece una relación positiva (pese al carácter negativo del aspecto) entre Júpiter y los ocupantes del horóscopo (Mercurio, Marte y Venus), ya que pone en configuración los dos centros del eje horizontal.

4.1. Triplicidad presidida por la Luna

El triángulo Tauro-Virgo-Capricornio, cuyos planetas tutelares, según la doctrina general de los aspectos, son Venus, Marte y la Luna, tiene la solidez de ser un trígono térreo y, al tratarse de nacimiento nocturno, el señor del trígono es la Luna y el segundo dominante Venus. Pues bien, por estar la Luna en una epanaphorá, el nacimiento es de clase media; pero al encontrarse Venus, segundo señor del trígono, en el horóscopo, le imprime brillo. La gloria del recién nacido está asegurada además porque ambos señores del triángulo están en el horóscopo y en el quinto lugar, a lo es aplicable la doctrina de Valente sobre la perdurabilidad de los bienes y del prestigio previsto por esta configuración; impide, sin embargo, esa permanencia el hecho de que Saturno (planeta negativo) está por encima (en el noveno) y que es οίκοδεσπότης de uno de los signos del trígono, Capricornio, donde precisamente se encuentra el señor del trígono. Esa influencia negativa de Saturno se ve favorecida, según la doctrina habitual, porque ocupa una apóklisis, la del medio cielo. Por lo demás, la configuración es altamente positiva: Venus y la Luna en triplicidad hacen personas atractivas, felices, famosas, bien relacionadas y líderes de sus pueblos; la Luna con Mercurio, rétores, gobernantes de pueblos y ciudades, filósofos y personas cultas e inteligentes, apreciadas por sus pueblos y que tratan con reyes y gente importante, en particular si el nacimiento es nocturno; y la Luna con Marte hace hombres activos y afortunados y famosos gobernantes, sobre todo cuando se suma la configuración de Júpiter; por su parte, el aspecto triangular de Venus con Saturno aporta a Demóstenes una vida ordenada y seria, la de Mercurio, además, inteligência y experiencia, sabiduría y competencia en la administración pública y, la de Marte, nobleza, capacidad para el gobierno, energía y riesgo; pero, una vez más, esa configuración determina la pérdida de algún hijo.

4.2. Astros en configuración cuadrada o en diâmetro

a) Afortunada configuración en cuadrado del Sol y la Luna.

El cuadrado es un aspecto negativo, aunque aquí hay circunstancias que potencian la acción favorable del Sol y la Luna: según el Pseudo Manetón, si el Sol está en signo masculino (Libra) y la Luna en femenino (Capricornio), sus hijos son agradables y dulces, pero también activos.

b) Influencias de Júpiter en cuadrado/diámetro con Marte y Mercurio.

Muchas de las consecuencias negativas del horóscopo aplicables a Demóstenes están motivadas por la configuración en diámetro o en cuadrado de Júpiter con Marte o con Mercurio. El aspecto con el primero reporta gloria y honores; en ambos casos, se produce la pérdida del patrimonio familiar y, con Marte, de nuevo la pérdida de algún hijo, además de críticas y acusaciones en los asuntos públicos, como la que hubo de afrontar el orador ateniense por la corona o las de corrupción ya sea por parte del rey de Persia o en el asunto de Hárpalo, que acabó con él en prisión y en el exilio.

5. Conclusión

Sunset over the Paraportiani Greek Orthodox churches of Mykanos Chora, Cyclades Islands, Greece

Real o imaginario, el horóscopo que recoge Fírmico Materno sobre Demóstenes se ajusta en todos sus detalles a la capacidad retórica del ateniense (como subraya la comparación ciceroniana de sus discursos con rayos), más que al enfrentamiento con Filipo, pues la oposición a reyes o tiranos nunca o sólo tangencialmente se contempla entre las influencias de los planetas y signos zodiacales implicados en este horóscopo. En cualquier caso, la relación entre los planetas y la naturaleza de los signos zodiacales y de las casas de la dodecátropos en que se encuentran, parece ajustarse, ya sea invención de algún astrólogo helenístico o romano, a las circunstancias de la tradición biográfica del orador ateniense. Que la serie de horóscopos de personajes conocidos, que encontramos en el libro VI de Fírmico Materno comience con el de Demóstenes, es un punto a favor de su prioridad dentro del conjunto. Si además sucede que las posiciones planetarias se acercan a la realidad astronómica de la época de Demóstenes (386 a.C.), nuestra hipótesis adquiere verosimilitud. Por otra parte, que este horóscopo no debió ser una mera anécdota didáctica en el conjunto de un manual de astrología, sino que su autor ajustó a detalles concretos de la vida de Demóstenes los supuestos astrológicos de esta carta astral o incluso que estos pudieron servir de referencia para atribuirles sus influencias a las posiciones y configuraciones planetarias aquí descritas, parece asumible. En efecto, más creo que formulaciones como la de Valente, II 4.5 (Mercurio en el horóscopo como señor suyo y de la fortuna hace afortunados; si Júpiter está en cuadrado, gobernantes de ciudades; y si Saturno se configura con ellos los cargos y honores serán dobles) o la de Doroteo Sidonio, II 19.16-17 (Mercurio con Marte en el horóscopo, configurados con Júpiter y Venus hacen individuos gloriosos), y tantas otras de detalle (efectos de los planetas en el horóscopo y en signo femenino, bicorpóreo o dotado de voz humana; efectos para la retórica o para el prestigio político de la posición de Júpiter, de Saturno en Tauro o de la Luna en triplicidad con el horóscopo y en signo de Saturno, etc.) se han tomado a partir de un horóscopo como éste, y no a la inversa. Que la fuente sea el tratado de Nequepso y Petosiris, como sugieren Hübner y Heilen es bastante verosímil. Además de los argumentos propuestos por ambos estudiosos hay que considerar la alusión al horóscopo de Demóstenes por parte de Juvenal, que precisamente insiste en la tutela del mismo por Marte, la única corrección introducida al posible horóscopo real. En cualquier caso, a falta de datos más precisos, la cuestión quede abierta.

SONY DSC

Bibliografía

BOLL, F., – “Firmicus”, RE VI2 (1909), cols. 2365-2379.

GUNDEL, W. & GUNDEL H. G., – Astrologumena. Die astrologische Literatur in der Antike und ihre Geschichte, Franz Steiner Verlag, Wiesbaden, 1966.

HEILEN, ST., – “Anubio Reconsidered”, Aestimatio, 7 (2010) 127-192.

HOLDEN, J. H., – A History of Horoscopic Astrology: From the Babylonian Period to the Modern Age, Tempe, 2006 (1996).

HÜBNER, W., – Die Eigenschaften der Tierkreiszeichen in der Antike, Franz Steiner Verlag, Wiesbaden, 1982.

– “Sulla’s Horoscope?”, in G. OESTMANN, H. DARREL RUTKIN & K. VON STUCKRAD (eds.), Horoscopes and Public Spheres. Essays on the History of Astrology, Walter de Gruyter, Berlin-New York, 2005, pp. 13-35.

– Reseña de Anubio, Carmen astrologicum elegiacum. Recensuit Dirk Obbink. München/Leipzig, 2006, Gnomon, 80 (2008) 682-685.

KOCH, W. A., – “Antike Horoskope”, Die Astrologie: Monatsschrift für theoretische und angewandte Astrologie, 12 (1930/1931) 176-180.

PÉREZ JIMÉNEZ, A., – “El mensajero Hermes y las propiedades astrológicas de su planeta Mercurio”, en A. PEREZ JIMÉNEZ & G. CRUZ ANDREOTTI, Aladas palabras. Correos y comunicaciones en el Mediterráneo, Ediciones Clásicas, Madrid, 1999, pp. 95-122.

“Homo uerbosus erit. Condicionamientos astrológicos de la retórica antigua”, en C. MACÍAS & S. NÚÑEZ (eds.), Virtuti magistri honos. Studia Graecolatina A. Alberte septuagésimo anno dicata, Pórtico, Zaragoza, 2011, pp. 483-525.

STEGEMANN, V., – “Dorotheos von Sidon und Firmicus Maternus”, Hermes,78 (1943) 113-131.

Categorias:Astrologia Antiga