Astrologia na Medicina e Psicologia

Astrología Espiritual

Los aspectos en la Astrología Espiritual desde el punto de vista Estático

Richard Koepsel

Este curso aporta nuevos puntos de vista a lo que se ha dado anteriormente. Trata de los aspectos y comprende en las primeras etapas los aspectos desde el punto de vista estático, lo cual implica el estudio de una gran cantidad de símbolos matemáticos, una buena cantidad de ideas y el estudio de varias cartas para luego, en otras charlas posteriores considerar la parte dinámica de los aspectos ilustrando también mediante diversas cartas natales. De este modo el curso se halla entre un punto de vista teórico e informativo, seguido de una gran cantidad de ejemplos. Se trabajara también en modalidad de taller asignando tareas a realizar.

ψ

Revisemos los elementos de los aspectos. De un lado estén las constelaciones. Desde el punto de vista astrológico las constelaciones representan la fuente inagotable del creador de la cual todo viene a la existencia. Cada una de las estrellas que constituye una constelación es la manifestación de una muy elevada inteligencia espiritual. Por esta razón las constelaciones representan fuerzas absolutas, inamovibles, creadoras y de la Luz. El siguiente elemento en la Astrología son los Signos. Aries, Taurus, Géminis, etc., mientras que las constelaciones son estrellas fijas, los signos son divisiones de los cielos en espacios de 30 grados tomando como punto de partida al equinoccio vernal. Los signos representan campos de ideas, de actitudes y cada signo es una unidad en si mismo. Tiene toda una mitología incorporada y es un completo estado de conciencia en si mismo. El ejemplo mas adecuado se encuentra en la música. Se puede tocar la misma pieza musical en cada una de las doce claves diferentes y una diferente cualidad proviene de la misma pieza musical cuando es interpretada en cada una de esas notas clave. Cada signo se especializa en algo o tiene una actitud que le es particularmente distintiva tal como el caso de Aries que es extremadamente desafiante y aventurero, lo cual no quiere decir que Piscis no tenga aventuras sino que no es este su punto fuerte. Así pues que cada Signo tiene una determinada característica en si mismo.

Tenemos también las Casas Astrológicas, que son divisiones del cielo, pero no según las estrellas fijas ni según el equinoccio vernal de acuerdo a la ruta del Sol. Las casas son divisiones del cielo tomando como punto de vista el lugar del nacimiento a una determinada hora de nacimiento. Podemos compararlas a las tajadas de una mandarina. Tomando doce de estas divisiones desde el punto de vista del lugar del nacimiento y donde los bordes de las casas se unen a los signos se forman las cúspides de las casas. Las casas representan, oportunidades. Por ejemplo, de tener hijos, o de tener educación en diferentes niveles, condiciones de trabajo; así pues las casas representan campos de oportunidad y la relación entre las casas y los signos indican que clase de actitud tenemos respecto de que clase de oportunidades. Es como si dijéramos que Aries representa una actitud aventurera y si ustedes tienen Aries en la Casa 2 tendrán una actitud aventurera en cuanto al gasto y le será difícil obrar con cautela en esta materia. Y si lo tiene en la Sexta Casa tendrá una actitud aventurera hacia la salud es decir, que tendrá tendencia hacia las fiebres, y continuando así se encontrará que cada casa presenta numerosas oportunidades.

La siguiente componente son los planetas, que en la astromomía son 9 pero que en la astrología se consideran estos 9 más la Luna y el Sol. Los planetas son los hacedores. Se puede tener una actitud protectora, canceriana, hacia sus condiciones de trabajo, pero esta es una actitud estática y las oportunidades son en si mismas formas estáticas, como canales que actúan en nuestra consciencia, pero lo que en realidad produce la activación son los planetas, que son fuerzas dinámicas, son agentes móviles de enfoque, que toman las actitudes de los signos y las activan en los campos de oportunidad. Trabajan en dos formas, directamente según la casa donde están e indirectamente según la cúspide de la casa donde está el signo que rigen.

Los signos son como la parte divina, son como actitudes espirituales, las oportunidades son muy mundanas, son las modalidades de la experiencia; los planetas se parecen a la gente. Internamente somos divinos, sabemos que somos parte de Dios, y externamente somos muy mundanos. Así los planetas concentran y enfocan actitudes espirituales sicológicas en la forma de oportunidades. Los planetas participan de ambas cualidades, fluyen en ambos sentidos y por eso los planetas son como la gente en ese sentido. Hay una Ley o principio que me gustaría grabar en sus consciencias si vamos a tratar con la astrología y vamos a tratar de usarla para entender las propias vidas y es el de que cada persona en su vida representa uno o mas planetas. De diversas maneras ustedes pueden comprobar esto. Algunas personas son instigadoras – gente marciana – otros son educadores – jupiterianos o mercuriales – u otros son en su vida extraños – neptunianos. Cada planeta en su vida representa una o más personas. De modo que la gente representa planetas y los planetas, gente. Algunas veces se interactúa con gente Saturnina que parecen cada vez mas y mas restrictivos y no hay mas que decir esta bien!, no obstante, los planetas tienen sus diferencias con respecto a las personas. Nosotros tenemos dentro, todas las constelaciones de cualidades; también tenemos dentro de nosotros las de los signos y llevamos con nosotros nuestra propio patrón de oportunidades – cosas a las cuales estamos abiertos y cosas a las cuales estamos cerrados. En cambio, los planetas son especialistas.

Cada planeta representa un órgano de consciencia, por ejemplo, Mercurio representa el pensamiento puro, concreto. Otros representan el Ser puro o el Ego. Júpiter representa la expansión pura y expansividad y Saturno la pura contracción. Júpiter dice “dadme una idea, sus principios”. Venus representa el órgano de nuestra habilidad para amar. Si se desea saber como una persona ama, mire a Venus en su carta y reflexionando en ello, orando, o por intuición, finalmente entenderá como esa persona ama. Los planetas son realizadores.

El ultimo elemento que tenemos en la astrología básica son los Aspectos, que son como las herramientas que usan los planetas para hacer cosas, herramientas que desempeñan papeles al igual que lo hacen en el mundo material los martillos, puntillas, destornilladores para realizar algo. Es decir, existen dentro de nosotros varias herramientas sicológicas para entender el cosmos o para contribuir al cosmos dentro de nuestra propia alma, nuestra psiquis. Y estas herramientas están indicadas por los aspectos. Cuando los vemos como se han desarrollado durante las vidas pasadas, los podemos apreciar como talento. Por ejemplo, podría ser un talento muy bueno para oponerse a lo que otros quieren hacer. El adversario de todo. Tres oposiciones en una carta natal pueden atestiguar esto. Otra forma de ver los aspectos es tratarlos como manifestaciones de actividad. Modos en los que en nuestra conciencia divina interior se representa en el horóscopo diferentes relaciones geométricas o aritméticas entre los planetas. Por ejemplo, si dos planetas están a 90 grados se dicen que están en cuadratura. Si ponemos un cuadrado completo en la carta veremos una gran cuadratura que se formara cuando hay un planeta en cada esquina. Algo que no es muy común. Veremos ahí una gran cantidad de actividad en el nivel de la conciencia interna.

A partir de aquí veremos la relación de los aspectos con la geometría, porque los aspectos entre planetas son de importancia extrema en la carta a la hora de determinar las influencias astrológicas. Los aspectos y los planetas que forman los aspectos son determinantes a la hora de conocer cuales son las influencias astrológicas. Esto es muy diferente a lo que la sociedad en general considera respecto de los signos cuando dice que Aries o Tauro tiene tales y tales características. Este enfoque se deriva del saber en que casa está cada planeta y que rasgos del carácter significa el tener determinados aspectos. Los aspectos a diferencia de los otros elementos son únicos porque todo el mundo tiene las mismas constelaciones dentro de su ser, también todos tienen los mismos signos dentro de su ser, las mismas casas y los mismas planetas pero, nadie tiene los mismos aspectos. Algunas personas no tienen ninguna conjunción, algunos no tienen ninguna oposición, por lo tanto son factores únicos que determinan el horóscopo, representan cómo hacemos las cosas, toda nuestra existencia, y el significado de nuestras vidas se da es gracias a la acción. Es lo que Nicolas Reek llamó en su película “despertar ” y en la que yuxtapone la civilización occidental con la vida de gentes primitivas en Australia. Hay una escena allí que es muy sorprendente pues en la mitad del desierto se les ve con las estaciones de radio, otros se ven diseñando ropas y otras cosas por el estilo , pero a la vez son gente que vive de manera muy primitiva que caminan por el desierto y no usan casi ropa, que actúan sin pretensiones de ningún tipo y cuando ven un automóvil empiezan a golpearlo porque de cierta manera un automóvil no tiene ningún significado para ellos, y tienen razón, porque para una persona primitiva una planta viviente tendrá sentido, e igual un animal o cualquier otra cosa, pero un objeto extraño como un carro no tiene ningún tipo de significado, o sea, solo tiene significado algo cuando funciona, cuando está trabajando o haciendo algo o cuando le lleva a usted de un lugar a otro; así en nuestras vidas todo nuestro destino depende de que hagamos cosas. Nosotros no tenemos destino mientras no hagamos algo. Esta es la razón por la cual en la filosofía oriental la palabra Karma que tiene que ver con el destino que recogemos, traducida, quiere decir acción, es el resultado natural de la acción, es la reacción a una acción y lo mismo es cierto en la astrología; en astrología las partes mas importantes son las que tienen que ver con las cosas más importantes de la vida, aquellas en las cuales hay acciones de por medio. Pero no quiere decir eso que el pensamiento sea inactividad, porque mucha gente que piensa activamente obtiene resultados activos, el punto es que nosotros necesitamos actuar para obtener experiencia porque de lo contrario nos volvemos más y más insensibles a la vida, tendremos menos experiencias, y obtendremos menos frutos de la vida si nosotros no actuamos, si no hacemos nada, no vamos aprender nada.

Los aspectos son relaciones aritméticas o geométricas entre los planetas que indican formas de pensamiento, de sentimiento, modos de actuar y formas de experimentar el mundo exterior, por eso merecen una detenida atención puesto que son la parte mas importante de la astrología. Los psicólogos Junguianos hablan del inconsciente colectivo, y estudiantes de lo esotérico como Platón hablan de ideas matemáticas o ideas en general; los arquetipos junguianos y las ideas platónicas son muy similares entre sí, ellas representan principios universales que trabajan a través de todo, el principio de la paternidad se puede entender de manera religiosa, o puede ser entendido en la vida diaria o puede ser entendido como un principio de paternidad en relación con la creación de nuevas ideas, podemos hablar de una idea padre que cubre varias ideas. Así pues la paternidad es una idea platónica o un arquetipo junguiano y es algo que representa un principio, digamos, en la mente de Dios. Estos principios representan las ideas que se forman en la consciencia Divina y todas tienen una lógica dentro de sí, por eso hay una cosmología o mitología. Toda palabra que termina en “logía” implica que hay una organización de principios de naturaleza trascendental. Observaremos algunas de estas ideas en términos matemáticos sencillos. Platón por ejemplo hablaba de maravillosas experiencias en relación con los círculos, en los triángulos y me atrevería a decir que buscaba cómo la vida fue hecha y su figura favorita geométrica era el cubo.

Probablemente a uno le gusten las esferas y diga que son más perfectas que un cubo. Platón también pensaba lo mismo pero el trataba de aterrizar las ideas, por eso decía que le gustaba buscar los cuadrados. Vamos entonces a mirar en forma muy platónica o muy pitagórica las ideas matemáticas durante las primeras tres charlas. El enfoque será hacia los fundamentos, lo que es universal y básico a todo cuanto existe, porque nuestras vidas no son diferentes al resto del cosmos. Nuestro cuerpo físico esta hecho de las mismas sustancias del cosmos y esta sujeto a las mismas leyes y principios que existen en el mundo físico, gravedad, cristalización, todas las leyes de la física y la química se aplican perfectamente bien a nuestros cuerpos. Trataremos de entender como estas ideas trabajan en nuestra alma pues hemos venido diciendo que el horóscopo representa un momento en el tiempo, momento en el cual venimos al mundo con un destino maduro. No somos lo que somos debido a un horóscopo sino que tenemos un horóscopo debido a lo que somos. No podemos decir que la astrología nos hace ser lo que somos sino que nosotros escogemos nacer en una determinada fecha astrológica que expresa nuestro carácter en continuidad con nuestro propio pasado. Cuando inhalamos nuestro primer aliento y tomamos todo el cosmos lo imprimimos en nuestro ser infinitamente sensitivo como una estampa de nuestra asociación con el mundo físico.

Todo en el horóscopo se relaciona con el universo que tenemos dentro. Por eso las mismas ideas matemáticas son la base para la música, para la mitología o cualquier ciencia o aun las artes. Todo está en nosotros, pequeño microcosmos de todo el cosmos y al entender las matemáticas básicas que están en el cosmos podemos entenderlas en nuestros propios seres. No vamos a resolver ningún teorema ni a hacer nada parecido a una clase de geométrica, vamos es a mirar una serie de ideas matemáticas, a tratar de entender la psicología o la lógica espiritual de lo divino por ese camino. Todo, en términos de una muy pura y sencilla geometría bi-dimensional que nos permitiera obtener las verdades detrás de los símbolos y en aras de la simplicidad veremos las cosas en el espacio plano, infinito como un tablero. Haciéndolo así se puede usar una lógica matemática para encontrar que en el espacio, la distancia mas corta entre dos puntos es la línea recta y que el menor numero de líneas rectas que incluye una área o espacio es el triangulo. Por esta razón el triangulo siempre ha sido tomado como el símbolo de la perfección divina manifestada. Es la más simple manera en que lo espiritual se puede manifestar u objetivarse. El concepto de trinidad se encuentra en toda sociedad, por ejemplo los chinos antiguos tenían una organización llamada la sociedad trinitaria. Entre los hindúes encontramos estatuas grandes mostrando la triple parte de la divinidad que somos por medio de tres caras, cada una representando un aspecto diferente de nuestra divinidad. Uno relacionado con la creación, la emanación, y la actividad, actualización. O sea, el primer aspecto o atributo de lo divino es el creador, el segundo, la emanación. El creador o el principio del Padre es el principio que siempre esta en la oscuridad, que no se ve, la luz de donde emanan los principios. Están asociadas entonces una al Padre, otra a la madre y otra a la descendencia, o en el mundo cristiano, El Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Cada una de estas cosas forma un sistema bastante cerrado. Estamos hablando de estar contenidos dentro del espíritu UNO. Al entender la geometría o la lógica matemática de los principios de la divinidad se comprende como las relaciones estáticas que están en lo invisible están asociadas con la geometría. Todo lo que es palabra o vibración se convierte en las cosas, los muchos, los objetos, y entonces decimos que aritméticamente están regidos por el tercer principio, la actividad de lo mucho.

Lo que podemos observar en los estudios espirituales es como las mismas verdades se relacionan aritméticamente, geométricamente, o a analíticamente. El Uno esta asociado a los Signos Fijos, el otro a los Comunes y este a los Cardinales. El primero, estático, el otro variable, y el otro dinámico.

pensamiento

matemática

****

Todo lo que existe y lo que no existe, lo que no es, lo que puede ser, o no puede ser, se relaciona con un estado totalmente desconocido, representado como el estado cero. Es como decir, que todas las cosas que entendemos como figuras o números existen dentro de un estado de un desconocido no ser. El círculo representa lo perfecto, es eterno, no tiene principio ni fin. Representa el estado inmanifestado del cual se produce lo manifestado. Representa un potencial, un potencial como lo es el espacio. Todo nace o bien en el espacio o en el tiempo, por lo tanto representa un estado desconocido e invisible del ser. Nosotros podemos conocer mas y mas dentro del absoluto, podemos conocer mas y mas de lo potencial pero esto se vuelve eterno y nunca podremos conocerlo todo. Entonces se podría decir que el número 0 es en cierto sentido como un huevo cósmico. De hecho, en todas las mitologías antiguas la historia del huevo dorado por ejemplo es una manifestación del muy profundo mito del cisne negro que viene de la india antigua según la cual el cisne negro pone el huevo en el espacio oscuro, y de dicha oscuridad desconocida se manifiesta dentro de sí misma un globo de luz y que todo nace de ese globo de luz, de modo que en sentido espiritual el huevo vino primero que la gallina pero tanto huevo y gallina existían primero en un estado absoluto desconocido.

Así que todo lo que pertenece a lo manifestado ha estado primero en el circulo, y por ésta razón los estudiantes espirituales relacionaron que cualquier forma geométrica como el cuadrado, por ejemplo, ha de estar dentro del circulo. Se considera materialista poner un cuadrado solo por sí mismo como si nosotros fuéramos seres separados y no parte de un todo espiritual, un estado de consciencia que nos incluye a todos.

Un circulo es un punto que se expande, el circulo más pequeño que uno puede tener es un circulo cuyo radio es cero, o sea, un punto y un punto representa un estado posicional. Los pitagóricos consideraban que el punto era la afirmación más esencial de la existencia. En términos de matemáticas espirituales hay un número infinito de puntos potenciales que tienen una sola posición. Si existe algo que exprese esa posición con respecto a otro punto es la línea. Una línea es una proyección de la consciencia y por consiguiente una proyección manifestada de la consciencia en forma de una línea recta es la base para toda la creación de las figuras matemáticas, incluso el circulo mismo puede ser creado por una línea, porque si pensamos en ella, dos puntos que están en el compás hacen lo mismo que uno puede hacer con un pedazo de cuerda, que es una línea, por eso la producción de cualquier figura geométrica puede ser reproducida por una línea recta. Vamos a mirar ahora el espacio dentro del huevo y a observar varias figuras geométricas y no geométricas dentro del espacio del cero, dentro del espacio del huevo y vamos a comenzar a entender las ideas matemáticas entre cada una de ellas puesto que todo es producido dentro del círculo del ser, vamos inclusive a entender el circulo del ser por un método de geometria llamado la geometría de los giros.

****

Tomemos un triangulo y tracemos un circulo. La relación entre ellos es la relación entre la divinidad espiritual manifestada – el triangulo – y la divinidad no manifestada – el circulo. Es lo opuesto de lo que ocurre en lo divino porque allí el triangulo no produce lo divino, sino que el circulo produce el triangulo. O sea la divinidad se enfoca en su propio centro, se expande a partir de su propio centro, una esfera de luz y dentro suyo entendemos los principios geométricos básicos que están, dentro del huevo. Las figuras geométricas, con el triangulo como la mas básica, se encuentra dentro del circulo.

Vamos a ir desarrollando los números del uno al doce, o sea los aspectos desde la conjunción pasando por el semisextil y al hacerlo vamos a ver los aspectos en diferentes categorías, la primera de ellas es no geométrica y trataremos de verla de manera practica.

La conjunción y la oposición son aspectos no geométricos pues no producen figuras geométricas. Son llamados internos. Luego están los que se relacionan con geometria simple: el trino, el cuadrado y el quintil. Estos son los fundamentales. Los únicos tres que producen figuras geométricas no compuestas. Luego están los compuestos, o reflectivos, el sextil, que es formado por dos triángulos, el octal formado por dos cuadrados, el decile, por dos pentágonos y una muy compleja el nonil, por tres triángulos y de ultimo el dodecágono formado por 4 triángulos o tres cuadrados. Luego los inconmensurables, relacionados con figuras que no pueden generarse con el compás, el septil y el oncil, de once lados. Vamos a ver las figuras geométricas relacionadas, pero los a compuestos e inconmensurables les dedicaremos menos tiempo por ser aspectos menores y en la vida diaria no son muy significativos.

Vamos a trabajar con palabras claves pues cada aspecto tiene muchas formas de ser visto. Al final tendremos muchas palabras claves para interpretar la psicología de las cosas y adentrarse en ellas. Hemos hablado del sistema de giros. Un giro es un círculo encima de otro círculo. Si tenemos un círculo y un punto en el circulo esto será un giro de uno y la forma de producirlo es tener un circulo de igual radio que gira sobre su borde y donde los dos círculos se unen en una rotación. Si se tiene un circulo con un cuarto de radio, cuando este gira da la vuelta hasta llegar al origen. Cuando los dos círculos tienen el mismo tamaño tenemos un giro de 1.

****

La conjunción ocurre cuando dos planetas se encuentran en un mismo punto en el zodiaco, cosa que puede ocurrir en cualquier parte del círculo porque todo el círculo es definido por un punto. Cuando se tiene la conjunción, se tiene consciencia de definición. Cuando dos planetas están en un mismo lugar, están tratando de definir el espacio, la realidad, un estado de existencia. Esto es lo que significa una conjunción, o lo que puede significar, en el horóscopo. Significa una afirmación definitiva, este punto, esta idea, esta fijación, define todo el universo. Algo definitivo para la existencia, es un punto de conciencia. Si se toma el círculo divino, o la divina esfera, esta representa a Dios. Es una esfera que comprende todos los radios y el centro que lo origina todo. Lo cual trasmite la idea de que lo divino esta en todas partes y que posee todos los tamaños simultáneamente. Pero, cuando el huevo se traza, cuando el espíritu se manifiesta a través del huevo, cuando lo inmanifestado se manifiesta, lo hace así definiéndose a si mismo, definiendo un lugar en el espacio. Así es como tiene lugar lo que hacemos en nuestra vida espiritual, si tratamos de entender algo nos enfocamos en el. Nos enfocamos o bien externamente observándolo y concentramos nuestra atención en un punto determinado. Nos concentramos internamente y ponemos la atención en ese punto y a partir de ahí expandimos la consciencia por medio de la meditación. Uno puede decir que todo lo que existe en el mundo es la extensión de un estado de concentración del Creador hasta donde nos es conocido. Uno puede tratar de visualizar un cubo o un cuadrado, una flor, o una estrella o el espacio en frente de nosotros en nuestra consciencia y esto puede implicar años de practica mantener la concentración en estos objetos de modo que surjan de la oscuridad a una primera luz que se condense en una imagen que podamos ver y que dicha imagen sea tan grafica que pueda estar externamente expuesta de modo que todos puedan verla.

Simplistamente, el Cosmos que nos rodea es producto de la concentración de la Divinidad, sostenida durante millones de años, y si fuimos creados a imagen del creador y Dios es espíritu, nosotros somos espíritus. Tenemos cuerpos ahora pero en esencia somos seres espirituales. Todo lo que sucede en el Cosmos ocurre en nosotros en pequeña escala, ya lo dice Cristo en la Biblia, “¿no sabéis que sois dioses?”. Nosotros, con nuestro débil poder de voluntad, nuestro débil poder mental, nuestra débil imaginación, solo podemos mantener una imagen precisa por fracciones de segundo.

Podemos decir entonces que la concentración es poner la consciencia en un estado de singularidad. Vemos que tan fundamental es la conjunción. Todos los demás aspectos son variantes de la conjunción. De hecho hay un aspecto llamado inconjunto que quiere decir, sin aspecto. Hay diferentes estados de la conjunción. La conjunción representa ubicación, identidad, dos círculos formando un ‘giro’ con un circulo enfocado en un mismo punto del borde, son idénticos. La conjunción representa identificación. Nosotros identificamos algo cuando somos uno con el, cuando hay identidad con la cosa, cuando la cosa se identifica con nosotros.

Existe algo en la conjunción que produce un estado de igualdad; pues los círculos tienen iguales valores. Si el círculo representa lo que puede uno representar como el absoluto, una ventana del absoluto, todo lo que se manifiesta o viene a tener existencia dentro del absoluto espacio es UNO. Así que la conjunción queda comprendida en esta definición, tan pronto como cada punto es definido, el universo queda definido. Es como decir en términos simples, que hay una universalización. Que el Uno es el Uno. Cualquier punto puede representar el círculo completo. Por eso todos los números son el numero Uno. Todos son divisibles por Uno. Uno es el solvente universal. Es decir, el espíritu, lo divino o Dios, es la Cosa Una que se vuelve el todo, o como dijo Krishna, si hubo alguien mas grande que Yo, Yo estaba en El. O sea que Uno es Uno. Todo en todo.

Hablamos pues del primer estado de la existencia, estado que es llamado primario, regido por la conjunción. Hay una paradoja aquí en el hecho de que la conjunción rige al punto y lo universal al mismo tiempo. Trata tanto con el detalle de la experiencia atomizada como con la continuidad. En música, el átomo básico, el momento musical tat, tat, tat, ese instante, representa el Uno. Es la más pequeña unidad de experiencia musical. Pero al mismo tiempo es un continuo trazado de modo que el Uno en sentido universal sostiene a través suyo todo, por eso tiene una característica paradójica. Si tomamos el foco de un punto hay varios importantes palabras claves que surgen como útiles para entender la conjunción dentro de la Astrología Espiritual. Uno de ellos es concentración, en Astrología decimos que los planetas son especialistas, y que si tomamos una conjunción de Júpiter y Mercurio, estamos concentrando lo abstracto y lo concreto dando como resultado una fusión. Dos elementos distintos son fundidos juntos y producen un estado de aleación, estado que comprende lo más básico de la Astrología. Una aleación se da cuando se toman dos elementos y se funden y se obtiene un producto con características diferentes a los elementos originales. El todo, más que las partes individuales. Si la conjunción es la base para otros aspectos, todos los demás son formas de la conjunción, donde el estado de aleación de Júpiter y Mercurio produce algo que no es una simple mezcla sino algo diferente y este otro estado es un enfoque a la consciencia universal que es compartida por dos planetas diferenciados o dos diferentes estados psicológicos dentro de nosotros. Lo que sucede cuando hacemos la concentración es que mezclamos las cosas de modo que se produce un estado que es purificado. Lo mismo que cuando decimos que un acido concentrado es un acido que no tiene agua; esta concentrado. La conciencia que es concentrada de modo que no se distrae en nada, esta purificada, y obviamente el estado mas puro de conciencia es el estado mas concentrado de la conciencia, la experiencia de Dios y el yo, un estado de conciencia de Unidad.

Cuando uno llega a necesitar una herramienta que concentre una gran cantidad de fuerza en un punto, esta es el tipo de herramienta que representa por la conjunción. Todo lo que taladra, lo que penetra tal como un punzón, un clavo, un taladro, una aguja, un puntero, cualquiera de estas herramientas concentran la energía o la atención en un punto especifico, lo que ilustra como trabaja la conjunción. Usualmente, en nuestra experiencia, todas estas herramientas son usadas para un propósito, usadas para producir un avance. Por eso, cuando examinamos una carta que tiene conjunciones muy intensas o un grupo de conjunciones, o cierto número de planetas, esta carta en dicha área, o en las cosas representadas por dichos planetas la persona trata de hacer un avance, trata de penetrar en algo que no ha podido hacer antes. Mucha piensa que meditando consiguen que las ideas fluyan por el universo pero, en realidad no consiguen nada hasta que no hagan un avance real. Se tiene que poder penetrar en algo antes de poder expandir la intuición en la concentración. Los dos ejercicios de concentración y meditación son completamente complementarios. No se puede concentrase sin expandir la consciencia y no se puede expandir la consciencia sin que haya concentración. Ambos se necesitan absolutamente el uno al otro, aunque la concentración debe darse antes que la meditación puesto que es la forma en que nosotros activamos nuestro ser entero.

Puesto que decimos que al poner la conciencia en un punto, la ponemos también en el círculo completo, hay una doble regencia para la conjunción. Cuando se enfoca en el punto, es regida por Saturno. La conjunción, cuando se mira como es el más pequeño punto matemático que solo tiene definida la posición, se dice regida por Saturno. Punto por punto. Como cuando viene el invierno, una estación saturnina en que las fuerzas del frío predominan y al hacerlo toda la vida de las plantas esta siendo concentrada y enfocada dentro de la semilla. Esta semilla es protegida por la Saturnina cualidad.

Cuando somos universales, obviamente entonces, el llamado regente del uno, de la conjunción, de todo el ciclo, es el sol. Así representa tanto la experiencia puntual como total, porque en cada momento de experiencia, todo el cosmos nace nuevamente y en ese momento tenemos una experiencia total.

En cartas importantes aparece la conjunción Saturno-Sol tiene lo universal o lo total y el punto del momento. Por lo general son personas en las que la presión de todo el universo depende de que hagan algo en este momento. Algunas cartas con conjunciones de Saturno tienen la cualidad de la conciencia acerca de si mismos. Tienen la lealtad del Sol que nunca se extingue pues todo el ser participa de ella y cada punto pequeño debe ser tomado en cuenta. La exigencia es a cada momento. Algunas conjunciones de Saturno pertenecen a personas que han estado vagando durante algunas encarnaciones y no han pagado los impuestos y ahora son colocados en una posición para que lo hagan y la consciencia no puede apartarse y puedan verse forzados como por un maestro estricto a hacer algo. Claramente, otra de las palabras clave de la conjunción es la especialización.

El principio es muy poderoso en la distribución de la energía pero también produce ciertas peculiaridades, como la excentricidad. Así que alguien es excéntrico probablemente tenga un carácter muy peculiar porque ellos miran las cosas muy profundamente, penetrantemente. Esto quiere decir que manejan una gran cantidad de distribución de poder durante la concentración y en la conjunción. La conjunción es en aspecto mas fuerte que todos los demás aspectos, por ser tan pura, tan concentrada. Nada más entra ahí y lo que ocurre es que si uno se concentra profundamente en su propia conciencia lo que ocurre al tener una sola cosa en la mente es que la conjunción genera aislamiento: haz esto por ti mismo. En su propia persona, la conjunción produce una buena apropiación de autosuficiencia, porque al decir que un punto representa el universo entero, tiene que haber autosuficiencia ahí. Existe también una buena porción de constancia, de nunca darse por vencido. Cuando se hace algo con exclusión de lo demás, la conjunción mezcla tanto los planetas que se reúnen en un mismo punto tanto lo positivo como lo negativo – el origen de todas las cosas y por esos se llama a veces variable el aspecto. Puede generar entonces cosas muy diferentes dentro de cierto grado de factores comunes pero al hacerlo, lo hace de manera muy particular.

Otra cosa que se deriva de todo es que los planetas que participan de la conjunción se producen una cualidad indistinguible. Un planeta se desprende de su naturaleza mas que en cualquier otro aspecto y esto conduce a varias cosas algunas de las cuales participan de universalidad pero otras conducen a la ceguera. Literalmente y psicológicamente, puede producir ceguera y miopía y cuando dos o mas objetos se funden, dos o mas cosas se funden en un punto que se llama confusión. Supóngase que se tienen una conjunción de Venus y Saturno. Tiene entonces el amor y el odio juntos en un punto, algo realmente difícil de soportar.

Uno de los aspectos más difíciles se presentó a comienzos de los años cuarenta. La conjunción de Urano y Saturno, dado que Saturno rige todo lo antiguo y a Urano le gusta lo ultramoderno, produjo época difícil de entender. En cambio cuando la conjunción entre planetas opuestos no es tan difícil, por ejemplo las que forman Marte, Venus, Júpiter y Saturno, porque hay complementación, más no así entre extremos como Saturno – la muerte y el Sol la Vida, Saturno siendo letal y el Sol vitalizante. Una de las conjunciones más difíciles conjunciones es la de la Luna con Neptuno debido a que este es demasiado espiritual y rarificado mientras que la Luna es muy natural e inclinada a lo biológico y allí se da una combinación de un raro idealismo mezclado con superstición e inseparables el uno del otro. Una conjunción difícil de manejar.

Un stelium es la reunión de varios planetas, que si se encuentran en orbita el uno hace conjunción al que sigue, este al otro y así aunque no necesariamente el primero hace conjunción al ultimo.