Astrologia na Ciência e na Filosofia

Estudios de Astrología I

∞ whithout words

Elman Bacher

Prefácio

Los artículos astrológicos de Elman Bacher que aparecieron hace algunos años en nuestra revista “Rayos de la Rosa Cruz” han recibido numerosos comentários favorables y estamos seguros que todos los estudiantes de astrología espiritual han de brindarle una buena acogida a este volumen.

El conocimiento profundo del señor Bacher y su dedicación a la ciencia de la astrología aunados a su comprensión sobrenatural humana le permitieron someter materia que indudablemente lo colocan entre los mejores astrólogos esotéricos modernos.

Sus exposiciones ayudarán cada vez más al hombre en el conocimiento propio y la realización de su más alto destino conforme la veracidad y el valor de la astrología sean generalmente aceptadas.

El señor Bacher, antes de su transición en 1953 nos había expresado  su ardiente deseo de ver publicado sus artículos en forma de libro y aunque lamentamos hondamente que él no esté con nosotros para ver su deseo realizado, nos sentimos contentos de saber que su aspiración se ha cumplido.

Introducción

La astrología es para el estudiante Rosacruz una fase de la religión, básicamente una ciencia espiritual. Esta ciencia, más que ningún otro estudio revela al hombre a sí mismo. Ninguna otra ciencia es tan sublime, tan profunda y tan abarcadora. Ella revela la relación entre Dios (el macrocosmo) y el hombre (el microcosmo), demostrando que ambos son uno fundamentalmente.

La ciencia oculta, al investigar las fuerzas más sutiles que chocan sobre el hombre (el Espíritu) y sus vehículos, ha trazado sus efectos con no menos precisión que la ciencia académica ha hecho con las reacciones del mar y el suelo, de la planta y el animal, a los rayos del sol y de la luna.

Con este conocimiento podemos determinar el patrón astrológico de cada individuo y conocer la potencia o la debilidad relativas de las diferentes fuerzas actuantes en cada vida. De acuerdo con lo que hayamos alcanzado de dicho conocimiento, podemos comenzar la Formación sistemática y científica del carácter -¡Y el carácter es destino!-. Nosotros observamos los períodos y estaciones que son cósmicamente ventajosos para el desenvolvimiento de cualidades aún no desarrolladas, corrigiendo rasgos defectuosos y eliminando inclinaciones destructivas. La divina ciencia de la astrología revela las causas ocultas que trabajan en nuestras vidas.

Asesora al adulto con respecto a la vocación, a los padres en la guía de los niños, al maestro en la dirección de los discípulos, al médico en el diagnóstico de las enfermedades; de esa manera prestándoles ayuda a todos en cualquier situación en que se hallen.

Ningún otro tema dentro del margen del conocimiento humano parece contener hasta la fecha, las posibilidades extendidas a los astrólogos para ayudar a los demás a su propia dignidad como dioses-en-formación, a un entendimiento mayor de la ley universal y a la verificación de nuestra eterna seguridad en los brazos acariciadores de la Vida Infinita y el Ser Ilimitado.

Estudios de Astrología I

COMMONDENSE1

Capítulo I – La Exactitud de la Astrología

(…) La astrología es una ciencia exacta porque: Cada factor en un horóscopo calculado correctamente es una representación simbólica del efecto exacto e imparcial de una causa específica. Representa la ley cósmica e inmutable de causa y efecto operando en las circunstancias y experiencias de un ser humano en un progreso evolutivo de muchas encarnaciones. (…)

Capítulo II – Astro-Dinámica

(…) El término astro-dinámica se usa para indicar el estudio de un horóscopo desde el punto de vista en que las influencias planetarias sean disminuidas o intensificadas por las reacciones del nativo a sus experiencias durante una encarnación dada. Las funciones cíclicas de las fuerzas de vida crean un énfasis periódico en cada influencia y aspecto planetarios y según el uso constructivo que se haga de cada énfasis, será hecha la transmutación alquímica. Los positivos serán agotados y se harán menos eficaces para el crecimiento de acuerdo como se expresen los negativos. Esto se comprende fácilmente cuando consideramos que ningún ser humano puede separarse nunca de ninguna parte de su horóscopo. No hay tal “cesación” de influencia planetaria. Aun el rayo inhibitorio y restrictivo de un Saturno sumamente afligido se está “expresando” todavía en la conciencia de la persona que está expiando tal forma de karma. (…)

Capítulo III – Los Planetas son Seres

(…) Un ejemplo perfecto, clásico de “alquimia a través de la relación” se encuentra cuando cada planeta así implicado tiene una cuadratura y un sextil. Cada persona, estimula una discordia latente en la otra, pero cada persona tiene dentro de sí los medios de transmutar esa falta de armonía. La casa en que la conjunción cae en cada horóscopo indicará, por supuesto, el departamento de la vida de esa persona a través del cual la relación se expresará y que será más directamente afectada por ella. El “cuadro completo de discordia” se encuentra combinando los aspectos de cuadratura en cada mapa con su posición en el mapa de la otra persona. Entonces el efecto de cada persona para el mal o la desdicha, en la otra persona, se ve en su integridad.

El “cuadro alquímico” se encuentra de la misma manera respecto de los planetas formando los aspectos de sextil en cada mapa y la posición y el efecto en el mapa de la otra persona. Cuando se utiliza el sextil, la cuadratura en cada mapa es transmutada hasta cierto grado, el sextil en el otro mapa es estimulado por simpatía, las casas implicadas son estimuladas favorablemente; la relación, en conjunto, es mejorada en cualidad y las posibilidades para daño mutuo son disminuidas de esa manera. Por la aplicación continua de este proceso, la relación se hace cada vez más, una relación de amor, puesto que cada persona implicada ayuda a la otra a lograr la conciencia de su Yo Superior. (…)

Capítulo IV – El Sol – Principio y Poder

(…) Consideremos un sistema solar: Se nos dice que el Logos habiendo seleccionado un área esférica de espacio en la aurora de la manifestación, vierte sus energías en el centro – así objetivando un Sol – o centro de manifestación. La Voluntad del Logos interpenetra esta inmensa esfera en todas sus partes. Desde el centro – o Sol – se irradian varios campos para la actividad evolutiva. Nosotros llamamos a estos “campos” planetas y cada uno provee una morada para el desarrollo de varios tipos de seres. Cada planeta se halla casi en la misma relación – con el Creador que cada color con el Principio de la Luz, o cada tono con el Principio del Sonido. El Sol, como cuerpo central, es la Voluntad del Logos objetivada y los cuerpos del sistema son las expresiones de esa Voluntad en la manifestación. (…)

Capítulo V – La Luna – Principio de la Maternidad

En el estudio de la posición en los signos y los aspectos de la Luna en un horóscopo, nosotros tratamos con uno de los fundamentos de la expresión de la vida: La base de la polaridad femenina. La Luna es una de las piedras angulares de un mapa; ella es la raíz de la cual brotan todas las otras variaciones de las fases pasivas, receptivas y emocionales de la personalidad. La significación más completa de la vibración lunar puede ser comprendida sólo cuando se sobren tiende que todo ser humano contiene dentro de sí mismo, las esencias de ambas polaridades; todo mapa tiene al Sol-Marte así como a la Luna-Venus, en alguno que otro patrón. (…)

Capítulo VI – Venus: Principio de la Manifestación Perfeccionada

(…) Venus, en cualquier horóscopo, es el símbolo de la facultad estética así como de la potencialidad del amor. Ritmo, balance, proporción y gusto, están tan evidentes en las relaciones cultivadas como en las cualidades de las cosas que llamamos bellas.

Venus es la reacción estética instintiva – el resultado del refinamiento interno consiguiente a los procesos de transmutaciones emocionales. Ella parece ser por lo tanto, nuestra habilidad innata de percibir y apreciar el color, la línea, la modulación y la proporción. Ella es gusto cultivado – la evaluación discerniente, Neptuno por el contrario, es nuestra reacción a la belleza creada artificialmente – en otras palabras, nuestra capacidad para la sensibilidad artística. (…)

Capítulo VII – El Planeta Mercurio – Parte I

(…) Mercurio identifica lo abstracto asi como lo concreto. Es por medio de Mercurio que nosotros comprendemos lo concreto; pero es por medio de otras facultades planetarias que entendemos lo abstracto. Mercurio, sin embargo, es la raíz básica de nuestro desenvolvimiento de comprensión desde lo más literal de lo concreto hasta lo más intangible de lo abstracto. Analicemos el símbolo planetário: una cruz (materia, manifestación, estructura, lo concreto, encarnación) y sobre ella un circulo (perfección, terminación) que a la vez tiene sobre sí un semicírculo vuelto hacia arriba (semicírculo: Instrumentación, reciprocidad de instrucción o inspiración). Sintetizando estos factores simbólicos, vemos que por el ejercicio de la facultad de Mecurio aprendemos acerca de los principios de vida a través de la expresión de éstos en la región quimica del universo. Este símbolo puede llamarse “Venus con los cuernos de la Sabiduria”, y la dignidad aérea de Mercurio. Géminis, es el signo de la novena casa (octava de la Sabiduría) de la Libra de Venus. (…)

Capítulo VIII – El Planeta Mercurio – Parte II

(…) La naturaleza andrógina (bipolar) de Mercurio se observa en sus atributos de ingreso, lo que se recibe (aprendizaje), y el rendimiento (expresión del pensamiento). El aprenderlo todo y no expresarlo es usar solamente la mitad de la facultad de Mercurio; a la inversa, las personas que están desorganizadas mentalmente despliegan la “mitad de Mercurio o, cuando se expresan continuamente sin concentración, reflexión o “ingreso” mental. Como expresión, Mercurio no puede producir nada válido si el ingreso no es el resultado de la concentración y el esclarecimiento de los poderes mentales. Nosotros nos expresamos al mundo en concordancia con nuestro cuadro mental del mundo; los puntos de vista basados primordialmente en congestiones del sentimiento y del deseo no “ven” ni pueden “ver” el mundo con claridad ni darle expresión verídica y juiciosa al pensamiento. (…)

Estudios de Astrología II

I’m constantly thinking about you…

Capítulo I – Marte: Principio de la Energia

Así como el Sol simboliza el centro creador de las cosas, de la misma manera Marte representa la energía que fluye como sangre a través de la vida de las manifestaciones y hace posible todas las formas de crecimiento, sostenimiento y progreso, Marte puede llamarse la “mano derecha” del Sol. Los dos juntos sintetizan la polaridad masculina y en tipos primitivos o inmaduros, que viven en la emoción y el deseo más bien que en la voluntad, Marte toma el lugar del Sol hasta tanto hayan sido trascendidos ciertos estados de evolución.

Marte es esencialmente egotista, separativo, “friccional” y dinámico. Suya es la voz de yo soy, yo deseo, yo obtendré, yo me defiendo, yo derroto a mis enemigos, yo tengo que sobrevivir. Nosotros vemos otras manifestaciones de vida – gente, experiencias, cosas – a través de su – vibración como obstáculos que debemos superar. Ellos representan en nuestra conciencia, amenazas a nuestra vida, a nuestras satisfacciones y progreso. (…)

Capítulo II – Júpiter: Principio del Mejoramiento

(…) Júpiter debe trabajar siempre a través de la forma; su esfera está definitivamente condicionada por los dictados y exigencias de Saturno. Júpiter no es trascendente, como Urano y Neptuno; él es su “precursor”, puesto que proporciona un canal para la exposición exotérica de las verdades espirituales. En la aplicación psicológica él es esas cualidades de mente y corazón que proveen energía y elevación a la conciencia evolutiva. El es la sangre arterial en el cuerpo físico, el fluido fresco, puro y nutritivo que en su curso desempeña un trabajo de renovación y mantenimiento. El es la novena casa del horóscopo, el verdadero discernimiento y comprensión destilados de la experiencia y que proveen – el pábulo para el progreso constructivo en la vida. La vibración de Júpiter tiene siempre una cualidad de más. El es “más que simplemente suficiente”. El es grandeza y expansión en cualquier forma. El no es específicamente una vibración estética, pero su “personalidad” resalta claramente en la complejidad, magnificencia y esplendor del espectáculo, el “ballet” y la gran ópera. Suya es la extensión de la energía de Marte que llamamos “representación”, (drama); él es el amante de la vida, entusiasta, risueño, progresista y generoso. (…)

Capítulo III – El Mandato de Saturno: “Cumplirás”

(…) Saturno es el símbolo del plano físico donde se manifiestan todos los medios de la mente, la emoción y el espíritu para propósitos evolutivos. Saturno es la vibración de la objetivación y la manifestación. Su posición en el horóscopo demuestra dónde está más intensamente condensada la expresión del Espíritu; el punto de responsabilidad; el área de incumplimiento en el pasado, y por lo tanto el área de máximo esfuerzo espiritual en esta encarnación. (La frase última explica la exaltación de Marte – energía- en Capricornio , el signo regido por Saturno; Venus, como belleza, es el principio de la Manifestación Perfeccionada, y Saturno está exaltado en Libra, signo regido por Venus). Saturno, la avanzada de las vibraciones mundanales, establece los límites para cada experiencia y ciclo de experiencia.

Por lo tanto, el gran mandato de Saturno es “¡Cumplirás!”. Temor es una de las palabras más frecuentemente usadas para indicar una de las principales cualidades de Saturno en expresión negativa. El miedo es nuestra reacción a cualquier amenaza a nuestro sentido de seguridad o nuestro bienestar. Aquello que está incumplido espiritualmente representa inseguridad en los planos internos. Así pues, Saturno afligiendo, indica aquello que el Ego o Yo Superior, reconoce como lo más incompleto o más necesitado en la expresión cumplida. (…)

Capítulo IV – El Mandato de Urano: “Liberación”

(…) La vibración de Urano proporciona este proceso de “progreso tras la realización”. El es el disgregador de las formas, el antídoto de la cristalización, el que abre las puertas. Debido a las funciones intensamente dinámicas que él representa en el plano emocional, Urano simboliza al alquimista!, al mago, y al artista creador. Representa al astrólogo, cuya sabiduría impersonal es el resultado destilado de los procesos alquímicos llevados a cabo durante el curso de amplias y variadas experiencias en el amor y en la relación.

En relación o contraste con las influencias y poderes de Saturno. Estos dos planetas, por naturaleza y propósito son opuestos. Saturno cuando está afligiendo, cristaliza, condensa, limita y frustra las posibilidades de otros planetas. La posición de Saturno ubica el camino hacia la inercia. Urano no obstante proporciona la liberación o descarga como el progreso lógico y natural consiguiente a las realizaciones; pero cuando el estancamiento amenaza, él despeja, a la fuerza, los caminos que se han congestionado, y su poder electrizador crea una carga de vida renovadora. El parece actuar en su efecto aflictivo sobre otros planetas como un quebrantador, un destructor violento, un disgregador y desorganizador. La persona que no se mantenga a tono con los métodos de vida progresistas, será obligada a hacerlo por las leyes de la evolución progresiva. (…)

Capítulo V – Neptuno – Principio de la Instrumentación

(…) El símbolo esotérico de Neptuno es el “tridente”, o lanza ahorquillada del dios del mar. Sin embargo, esotéricamente, el símbolo representa el cáliz vuelto hacia arriba, abierto para recibir la afluencia de las energías inspiradoras o astrales. Además se nos dice que Neptuno no es realmente un miembro de nuestro sistema solar, sino que funciona como un “transmisor de energias galácticas” a nuestro sistema. En esta función de transmisión galáctica, Neptuno se equipara en una vasta escala trascendente con las funciones de nuestra Luna, que “trabaja locamente” entre la Tierra y el Sol.

Mientras que Venus representa la facultad del Hombre de “responder a la Belleza” por medio de sus sensibilidades internas y sus cultivos, Neptuno representa su facultad de “idear la Belleza” – o “expresar la Belleza” por medio del ejercicio de sus talentos y habilidades artísticas; él usa sus materiales como instrumentos para manifestar sus conceptos, pero en cambio, respondiendo a la inspiración, él es un instrumento a través del cual grandes Inteligencias hablan a la humanidad. (…)

Capítulo VI – Patrones de Neptuno – La Duodécima Casa

La casa duodécima del horóscopo forma el patrón de experiencia esencial de la vibración y función de Neptuno. Cuando consideramos una rueda en blanco vemos que esta casa está colocada al final de un ciclo de desarrollo; como la Vida es un proceso continuo por encarnaciones, esta casa además “tiene asiento detrás de la primera casa”. (La primera casa es por supuesto, el primer aliento de la siguiente fase o ciclo, de progresión. En este “asiento” se puede tomar la duodécima casa como el símbolo de la “carga de pecado” que el viajero debe cargar por un tiempo mientras sigue su jornada por el Sendero. La redención de este “pecado” es lo que impele a la persona a reencarnar otra vez para un nuevo ciclo de experiencia. La duodécima casa es el símbolo astrológico de la frase bíblica “pecado original”; cada persona trae la memoria de su propio pecado – o falta de regeneración – de su existencia previa. En relación con la rueda en conjunto la duodécima casa representa el “residuo acumulado” de un ciclo de experiencia; en relación con la primera casa, representa la esencia de lo que está aún por regenerarse mediante el ajuste de la conciencia individual a la Cósmica – a través de la experiencia subsiguiente. (…)

Capítulo VII – Neptuno – Aspectos y Posiciones

(…) A causa de la afinidad de Neptuno con el elemento agua, la cuarta, octava y duodécima casas, pueden interpretarse como las más “congenitales” para su ubicación. Ellas representan los niveles emocionales y astrales de la conciencia, y ubicado allí, la sensibilidad de Neptuno es acentuada más definidamente. Los signos de Piscis y Cáncer son considerados los dos “mejores signos” de Neptuno debido a su cualidad fIuídica, emocional. Además, como quiera que la Luna y Neptuno son la “madre personal” y la “madre universal” respectivamente, el signo de la Luna corresponde a la cualidad de Neptuno más que ningún otro excepto Piscis. Por lo tanto se considera a Cáncer como el “signo de exaltación” de Neptuno – la cualidad dinámica, cardinal del signo amplía la mutabilidad sensible de Piscis. Neptuno en este signo se expresa con más “buena” que en su propia dignidad.

El recorrido lento de Neptuno indica que es de gran valor desde el punto de vista de la investigación cíclica. Millones de encarnaciones se efectúan durante la posición de Neptuno en cualquier signo; cada grupo es como una “ola de vida” armonizada con ciertas expresiones de conciencia cósmica. La correlación de Urano con Neptuno a este respecto es de valor particular. (…)

Capítulo VIII – Pluton – Principio del Fuego Congelado

(…) En la aplicación de interpretaciones astrológicas a los hallazgos de la psicología moderna no hay signo alguno más significante que el signo de Escorpión en su ubicación como significador vibratorio de la octava casa de la rueda abstracta.

Como signo de agua fijo, puede compararse con el hielo comprimido e inmóvil. Como significador emocional, él es sentimiento en su forma más intensa. Es el gran océano de poder del deseo del cual toda la humanidad deriva su pábulo emocional para ser transmutado por medio del amor para la regeneración de la Vida. (Fisiológicamente, Escorpión representa todas las funciones excretorias del cuerpo – la descarga de materiales en estados fluídicos, que deben eliminarse para la salud de manera que los procesos regeneradores y transmutadores del cuerpo puedan continuarse).

Coloquemos ahora el símbolo de Escorpión en la cúspide de la octava casa, completando así el cuadro del lanzamiento del individuo a los niveles evolutivos de experiencia por medio del poder del amor para la transmutación y regeneración de su conciencia. (Se sugiere que todos los estudiantes de astrología mediten sobre este diseño; este es la representación simbólica del relato bíblico del Jardín del Edén, el nacimiento de la conciencia sexual y la iniciación del matrimonio). (…)

Estudios de Astrología III

Bron_by_19_10

Capítulo I – El Astrólogo

El astrólogo pertenece a uno de tantos grupos de personas que motivadas por el amor impersonal procuran incrementar el mejoramiento de las condiciones humanas. El há alcanzado un grado de desarrollo en que sus recursos internos destilados de encarnaciones pasadas son de tal cualidad y esfera que es preciso sean divulgados; en otras palabras, una parte de su conciencia ya no puede encontrar satisfacción en los niveles de experiência puramente personales o biológicos. (Desde luego, su servicio impersonal es una expresión de su desarrollo y experiencia como un ser humano; pero sus propósitos son para el mundo de los seres humanos en conjunto).

(…) Su estudio fundamental es el de la naturaleza vibratoria de la entidad que llamamos humanidad en sus miríadas de expresiones y variaciones, manifestadas por impresiones y sentimientos subconscientes, gustos emocionales, cualidades y condiciones físicas y patrones de reacción a todos los departamentos de experiencia y de relación comunes a todos los seres humanos en su progreso evolutivo. La humanidad no solo es una familia – es una cosa, un patrón particular de expresión de la vida. (…)

(…) El astrólogo, que está en contacto con el cliente, tiene la responsabilidad de descartar todos los patrones de perturbación personal mientras lleva a cabo la tarea de leerle el horóscopo. Él debe ser el hemisferio blanco y en el caso que esté tratando con una perturbación personal profunda seria mejor plan diferir la lectura hasta que él pueda establecer el equilibrio interno. Reconociendo la cualidad impersonal de su servicio, él sabe que él es un instrumento por el cual lo bueno del cliente se pone de manifiesto y él no tiene realmente ningún derecho de imponer al ya perturbado o aprensivo cliente sus propias fricciones internas. Su responsabilidad es reflejar la luz, claramente, poderosamente y firmemente. (…)

Capítulo II – El Mandala Astrológico

(…) Trace un línea vertical a través del punto a todo lo largo del papel; esta línea representa el principio dinámico, vigorizante de la Naturaleza – el símbolo de la generación cósmica, la “seidad” en el proceso de tomar forma, el símbolo esencial del sexo masculino. Ahora trace levemente una línea horizontal a través del punto a todo lo ancho del papel; esta línea es el aspecto subjetivo de la “seidad”, el símbolo esencial de la Forma misma, el principio femenino de la Naturaleza – aquello que es vigorizado o sobre lo cual se actúa. El cuadro representa hasta aquí una irradiación desde un punto central – la Conciencia, un compuesto de los principios dinámicos y subjetivos, las líneas de fuerza esenciales por las cuales se efectúa la manifestación, el patrón de la cruz que representa el símbolo eterno de la “seidad objetivada” -. Esta parte del diseño – un abstracto geométrico – puede denominarse el mándala básico y puede ser utilizado para la meditación por todos los astrólogos. Él es el esqueleto de toda la estructura horoscópica, la representación de la Paternidad-Maternidad de Dios y el símbolo esencial del sexo cósmico que resulta en la manifestación física. (…)

Capítulo III – Astrología de Luz Blanca

(…) El astrólogo, en su estudio de horóscopos de seres humanos, está en realidad estudiando, analizando, sintetizando e interpretando patrones vibratorios de cualidades anímicas que representan todas las posibles esferas de desarrollo y su reflexión en el mundo de las formas, como patrones de experiencia. La conciencia artística del pintor por ejemplo, es reflejada por lo que aparece en sus lienzos; la del músico se manifiesta por lo que brota de su instrumento.

El astrólogo, que también es un artista interpretador, expresa su conciencia por la manera en que interpreta los horóscopos de otros; los horóscopos son sus instrumentos – correspondientes al pincel, los colores y el lienzo del pintor, y al violín del músico. La conciencia del bien, del astrólogo, corresponde al compuesto de las percepciones artísticas del interpretador estético. La inspiración es la ignición de todas las conciencias que están ajustadas a la verdad y a la belleza; para el astrólogo, esta ignición se hace posible cuando él carga su conciencia con el deseo de interpretar el horóscopo de acuerdo con lo mejor de todas sus potencialidades. Esto significa que él hace de su meta interpretativa fundamental la de alertar al cliente hada el reconocimiento de lo mejor y más fino de los tonos y colores anímicos de este último. (…)

Capítulo IV- El Astrólogo trata sobre la Enseñanza

(…) La verdadera actitud del maestro hacia sus discípulos nunca es la de “ejercer poder sobre ellos”. Es cierto que él lo tiene, ya que ellos son susceptibles a sus palabras y a su influencia; pero su motivación es ponerlos alerta a la percepción de sus propios poderes y habilidades y a las maneras y medios por los cuales ellos puedan expresar sus mejores potencialidades. Su actitud hacia sus discípulos, motivada por el amor, es de benevolencia; el progreso de ellos es su regocijo. Él aprecia la significación de la salida de sus discípulos de un nivel de entendimiento a uno más elevado. Su deseo es ayudar al crecimiento – nunca “mantener en sumisión”. Su “rendimiento” como maestro está respaldado por el aprecio amoroso de sus discípulos – como estudiantes y como personas – quienes a su vez, contribuirán al adelanto del trabajo que es el objeto de su devoción mutua – el altar en el cual él y ellos han encendido sus velas. (…)

Capítulo V – El Ascendente

La horizontal izquierda de la rueda, horoscópica, extendiéndose desde el centro de la circunferencia, es la salida de usted de los planos internos – como una expresión de la idea que llamamos Humanidad – a la objetivación en la encarnación; el punto Ascendente es su aparición en este plano a la hora de su nacimiento.

Cuando usted emitió su primer grito, usted decía: “¡Mirad, Mundo, aquí Estoy Yo de nuevo!”, ese grito fue su “aurora”, la Luz vuestra apareciendo en el mundo de otras Luces humanas como ha aparecido muchas veces en el pasado. Usted vino a expresar una cualidad más brillante y más clara de su Luz que nunca antes, y aquellos que lo recibieron con Amor lo hicieron en verdad por la promesa inherente en vuestra Luz para el mejoramiento de la Vida humana durante los años de su encarnación. Cada encarnación es una expresión del amor y de la fe de la Humanidad hacia la Luz que es su Origen y su Morada.

Capítulo VI – La Segunda Casa

(…) La “posesión” y la “propiedad” son términos que identifican la conciencia de la mayor parte de la gente en la expresión de su segunda casa. El principio verdadero de la segunda casa se revela, no obstante, cuando consideramos el punto filosófico de que nosotros no poseemos ni nos pertenece ninguna cosa física. Nuestra única posesión es la conciencia. La cualidad de esa posesión se encuentra en nuestras reacciones hacia cualquier fase de la vida, nuestra mayordomía sobre ella está en la regeneración. La vida de la humanidad es una cosa interna; la expresión material es su vehículo. Así pues, lo que nosotros llamamos “deseo de poseer las cosas” es una forma primitiva de decir que nosotros deseamos experiencia por la cual ejercer nuestra facultad de mayordomía de las formas físicas y el progreso que es proporcionado por la regeneración. (…)

Capítulo VII – La Quinta Casa

(…) La quinta casa está bajo el horizonte – en el hemisferio norte – y a la derecha de la vertical de la rueda: oeste. Es la casa central del cuadrante iniciado por la cuarta casa; este cuadrante es llamado – o puede tomar se como él – sector de la familia. Como está bajo el horizonte la quinta casa queda en el hemisferio que atañe a la conciencia del yo separado. Estando en el oeste ella es el hemisferio del destino – aquellos capítulos de experiencia que la Vida nos trae para abordarlos lo mejor posible -; nosotros no ejercitamos la autodeterminación en estos patrones tanto como lo hacemos o podemos hacer con aquellos en el hemisferio este. (…)

Capítulo VIII – La Octava Casa

(…) Para llegar a la esencia de la octava casa prepare un mándala como sigue: una rueda de doce casas en blanco; enumere la primera, segunda, séptima y octava casas; intensifique el diámetro formado por las cúspides de la segunda y octava. Esto es un cuadro simple de la octava casa y su polaridad, la segunda. Voltee la rueda de modo que la octava cúspide se convierta en el Ascendente; la séptima casa entonces aparece como la duodécima. Los significados esenciales de la duodécima casa son:

1)     El eslabón entre la encarnación pasada y la presente;

2)     Redención necesitada que impele a la presente encarnación.

Desde este punto de vista el significado de la octava casa de la presente encarnación se ve que es la regeneración de imágenes de deseos que son las memorias ocultas de reacciones a experiencias matrimoniales y de relación en la encarnación pasada. Estos cuadros de deseos tienen sus raíces en los instintos sexuales y en la conciencia de posesión, los cuales alcanzan en las relaciones matrimoniales o sexuales un máximo de intensidad mayor que el que alcanzan a través de cualquier otra fase de experiencia. (…)

Capítulo IX – Retrogradación Planetaria

(…) Debe aclararse un punto desde el principio. La astrología no enseña que los planetas de nuestro sistema vayan a veces hacia atrás. La acción retrógrada de los planetas es un movimiento periódico aparente debido a la rotación axial y orbital de la Tierra: no es real. Sin embargo, debido a los cambios de observación relativos – relativos en el sentido que los planetas en astrología geocéntrica se observan zodiacalmente desde la Tierra y no desde el Sol – cada uno de los planetas parece retroceder periódicamente una porción de su recorrido zodiacal, permanecer estacionario por un periodo y entonces moverse de nuevo hacia adelante sobre el área retrocedida y hacia adelante en un área nueva. (…)

Estudios de Astrología IV

Titan and Enceladus drifting above Saturns rings

Capítulo I – Los Aspectos “Malos”

(…) El acercamiento dinámico a la psicología humana ha probado que un cambio de punto de vista hace posible a menudo una clarificación inmediata de la causa de un problema y revela el directivo necesario. Nosotros como estudiantes de astrología nos hemos inclinado a cristalizar nuestro punto de vista sobre los aspectos de cuadratura y oposición y a fijarnos mentalmente en la idea que ellos son los aspectos malos. Las palabras “malo” y “maligno” han sido parte de nuestra representación mental desde que nosotros fuimos capaces de interpretar algo; si hemos de desarrollar un acercamiento constructivo a la astrología psicológica debemos cambiar nuestro punto de vista y nuestra actitud sobre la significación de estos símbolos particulares de las expresiones de energía.

Esta referencia a aspectos “malos” es un asunto disputable. ¿Pueden las personas ignorantes de la astrología y angustiadas por algún problema personal ser auxiliadas en realidad profundamente si sus mentes y sentimientos están impresionados por las referencias a los “malos” aspectos en sus mapas? No hay modo de evadirlo – todos nosotros tenemos una reacción subconsciente instintiva a las palabras tales como “malo”; ellas encienden nuestras representaciones internas – o memorias – de patrones de experiência feos, penosos, espantosos y difíciles. El astrólogo que dice “Oh, esto es muy serio, usted tiene un aspecto malo entre su Saturno y Marte”, se arriesga a rebajar a su cliente como cinco grados. En tal manifestación hay algo tan ominoso que por sencilla bondad y misericordia nosotros no podemos presentar semejantes interpretaciones a personas que han venido a nosotros en busca de orientación. (…)

Capítulo II – Los Aspectos “Buenos”

(…) El astrólogo de mente filosófica nunca piensa ni se refiere al sextil y al trino como aspectos “afortunados” porque él sabe que cada factor en un horóscopo es efecto de una causa específica; la causa original fue por supuesto, una expresión – en la acción – de un nivel particular de conciencia en el pasado. El reconoce que cada sextil en un mapa exterioriza cierto trabajo de regeneración que empezó en el pasado y fue traído a tal punto de eficiencia que ahora registra como un dínamo para la liberación de más y mayor poder regenerador en esta existencia. Él reconoce que cada trino es un registro de relación equilibrada entre dos factores planetarios; un trino es siempre el resultado de regeneración de conciencia – nunca es un afortunado “accidente de herencia” en ninguna forma ni en ningún nivel de desarrollo.

El aspecto de sextil es considerado por muchos como un aspecto “menor” o “pequeño”; quizás se hace esta interpretación porque el aspecto implica solamente sesenta grados – la mitad de un trino -. Cuando nosotros estudiamos el símbolo del sextil nos damos cuenta del hecho que el sextil es un aspecto tan “mayor” como cualquier otro aspecto; cuando reconocemos su significado como una representación de las fases dinámicas de la evolución, comprendemos que él es uno de los símbolos astrológicos más importantes y por el cual el astrólogo comprendiéndolo puede rendir gran servicio a aquellos que buscan mayor conciencia de su propia fuente de Luz.

La forma geométrica esencial del símbolo del aspecto de sextil es el hexágono – una figura de seis lados iguales – que descansa sobre una base horizontal, al igual que los símbolos de cuadratura y el trino son el punto medio y la cúspide de la segunda casa respectivamente; el sextil “arranca” en el Ascendente – el primer factor que revela la cualidad dinámica esencial y significación del aspecto -. Como en el caso, del trino, el progreso alrededor de la hexagonal se obtiene por diagonales en los puntos de viraje; un compuesto diagonal de horizontal y vertical implica una abstracción de “hacia arriba y hacia adelante para siempre” – el símbolo de la evolución espiritualizada. (…)

Capítulo III- Los Aspectos de la Cruz en T y la Gran Cruz

(…) Cualquier modo de delineación astrológica que tienda a acentuar la interpretación de la experiencia como verdadero mal, infortunio, calamidad o tragedia, no puede ser verdaderamente instructivo; no obstante esta forma de acercamiento ocupa la mente de muchos delineadores cuando ellos tratan de interpretar aunque sea un solo aspecto de cuadratura. De aquí que, la fusión del aspecto de oposición con cuadraturas múltiples como está representada por la Cruz en T y la Gran Cruz representa para ellos “algo terrible elevado a sumo grado”, una implicación de una cualidad de karma tan tremenda que se hace casi o totalmente incapaz de toda esperanza de resolución durante toda la esfera de acción de la presente vida.

Nosotros los astro-delineadores en plena justicia, debemos conocer y reconocer los Principios fundamentales de la Vida a fin de que cuando se nos pida la delineación de mapas que contengan estos numerosos patrones de tensión, podamos ejercitar la percepción correcta y así fomentar la instrucción en vez de ejercitar la ignorancia y el miedo con lo cual se aumentaría la angustia y la desesperanza en la conciencia de las personas implicadas. Estos aspectos complejos pueden mirarse desde muchos puntos de vista del Principio que revelan secretos del destino como indicaciones de la posición evolutiva y el progreso. Nuestra responsabilidad y servicio están enfocados en la expansión de percepción del principio. (…)

Capítulo IV – Los Aspectos de Trino y Gran Trino

(…) Debemos recordar que los aspectos de Trino y Gran Trino indican conciencia regenerada de aquellas esencias de Espíritu puras representadas por los planetas concernidos, cada uno de los cuales es una unidad especializada para la expresión y la reacción. La realización del Espíritu es lo que define nuestra meta evolutiva a través de la experiencia en la sucesión de encarnaciones. La presencia de un Trino o un Gran Trino en un horóscopo natal evidencia un logro relativo de realización Espiritual en el presente ciclo de evolución. Por “Espíritu” se da a entender aquí, los Divinos atributos del Poder, el Amor y la Verdad que, sintetizados en la palabra “Dios”, indican el estado del ser puro. Prescindiendo de los patrones de aspecto, cualquier punto planetario puede estudiarse en concepto de su regencia de Signo, regencia de Casa, Signo de ubicación y Casa de ubicación; estos cuatro factores indican la copia fundamental de la misión de vida evolutiva en términos de los principios y potencias del planeta para la expresión y la reacción. No obstante cuando el planeta está relacionado a otro planeta por el aspecto Trino entonces la indicación es que la persona ha desarrollado una faceta de su naturaleza y habilidades por medio de la regeneración consciente en vidas pasadas y el aspecto ahora representa una realización de Espíritu relativamente desarrollada que ha de ser usada en la vida para transmutar otros factores de la personalidad y para contribuir al progreso espiritual de la humanidad. El logro, por la realización del Poder, trae la responsabilidad de usarlo rectamente y creadoramente. Por la Ley de atracción magnética, la persona que tiene un aspecto Trino en su mapa atraerá naturalmente a su experiencia aquellos refinamientos, abundancias, armonizaciones y felicidades que son compatibles con la disposición de su conciencia del Bien (Dios, Espíritu) realizado. Pero aquello que el Trino representa como integridad interna, autonomía espiritual, desarrollo de capacidad y el logro de la habilidad debe mantenerse en uso para mayor regeneración. Si tan solo se le resta, éste se agotará; las tendencias negativas y congestivas en la personalidad ganarían de ese modo ascendiente proporcional en la conciencia. (…)

Capítulo V – Los Aspectos Variables

Además de los cinco patrones de aspecto mayores (conjunción, sextil, cuadratura, trino y oposición) existen otros tres con los cuales debe estar familiarizado el estudiante de astrología para una evaluación más completa de los horóscopos. Estos tres son el semi-sextil, la semi-cuadratura y el quincunce. El semi-sextil y la semi-cuadratura son aspectos “jóvenes”. El quincunce es particularmente importante desde un punto de vista alquímico; es el más variable de todos los patrones de aspecto y es de importancia primordial para todo estudio astrológico perteneciente a la “inercia contra la propulsión” en la conciencia. Es el patrón de aspecto único que por si mismo ilustra la potencialidad alquímica que es estimulada de maneras variables por activaciones rítmicas.

Primero, consideraremos el verdadero significado de “patrón de aspecto”. El Sol, la Luna y los planetas – como “puntos planetarios” – representan las facultades y poderes para la expresión y la reacción en todos los planos del funcionamiento humano. Como tales, ellos son los centralizadores expresivos de los signos zodiacales. Para la claridad en la escritura y la lectura nosotros indicamos sus símbolos dentro del círculo del horóscopo; pero realmente estos símbolos deben ser localizados exactamente en la circunferencia del círculo porque el estudio de la astrología considera la posición zodiacal de los planetas tal como se ven desde la Tierra. Si fuera posible hacerlo los aspectos planetarios serían representados por líneas rectas trazadas desde el centro del círculo horoscópico a los puntos planetarios indicados exactamente en la circunferencia. El grado numérico del ángulo formado en el centro por cualesquiera dos líneas planetarias es el aspecto planetario. Podemos considerar válido un orbe de ocho grados para los cinco patrones, de aspecto mayores, seis grados para el quincunce y un máximo de tres grados para los aspectos de semi-sextil y semi-cuadratura. (…)

Capítulo VI – Las Intercepciones

La astrología, en su forma más simple es complejidad acumulada sobre complejidad. Sin embargo, según el parecer de muchos estudiantes los problemas de las intercepciones demuestran ser una complicación de cualidad agobiante. Este material se ofrece como pábulo para el pensamiento con la intención de esclarecer el propósito y el significado de la ubicación de los signos y planetas en tal forma que su “área” vibratoria no alcance las cúspides de las casas. Las “intercepciones” pueden significar “pena en nosotros” hasta que percibamos la posibilidad de una significación filosófica detrás de este patrón particular. Cuando la percibimos estamos en buenas vías de lograr un acercamiento organizado para su interpretación. (…)

(…) En un horóscopo que no tiene signos interceptados, el paralelo simétrico de los signos con las casas está evidente en todas partes. Las tres cruces estructurales: cardinal, fija y común, y los cuatro trinos genéricos: fuego, tierra, aire y agua aparecen en orden regular y en formación geométrica; los seis diámetros estructurales forman paralelo con las seis polaridades vibratorias, los cuadrantes de las casas forman paralelo con los cuadrantes zodiacales y el bosquejo de regencia planetaria de las doce casas es conciso y claro. El patrón trino representado por el elemento genérico vibratorio que cubre las cúspides de la primera, quinta y novena casas representa el recurso principal de espiritualización creadora para esta encarnación. El “patrón estructural de signo” representado por las vibraciones de los signos que cobijan las cúspides de la primera, cuarta, séptima y décima, representa el gran recurso de Conciencia de Relación e Interpretación de Experiencia de Relación. (…)

Capítulo VII – Estructura de Relación Básica

(…) Ahora consideremos una “agrupación” hipotética a fin de representar estas miríadas de microcosmos. Primero, el incognoscible Mismo. Su representación será un punto – teóricamente de ninguna dimensión – colocado en el centro exacto de una hoja de papel. No tenemos una forma más simple de exteriorizar la Fuente de todo. Entonces el punto central es encerrado por la circunferencia de un círculo perfecto. El círculo ahora parece representar la existencia perfecta del Incognoscible: Vida y Naturaleza; Creación y Manifestación; Positivo y Negativo; Causa y Efecto. La Polaridad puede considerarse entonces como la “acción de la Vida”, la “Seidad” del Incognoscible. Es la dimensión macrocósmica; todas las otras dimensiones son sus microcosmos. Es la “bi-unidad” esencial por la cual la unidad expresa sus potencialidades. (…)

(…) Desde el punto central trace un radio horizontal hacia la izquierda. Este radio es la expresión del Incognoscible de sus potencialidades para la octava extrema de la manifestación física. Este radio representa, por su punto en la circunferencia, lo “más lejano de la Fuente que el Incognoscible puede proyectarse a sí mismo”. Desde ese punto el recorrido alrededor de la circunferencia del círculo (en contra de las manecillas del reloj) es la delineación de procesos evolutivos por la liberación de potencialidad. El radio, em resumen, es el “mándala del microcosmo” – la combinación de todas las expresiones posibles del Incognoscible -. (…)

Capítulo VIII – Resumen del Horóscopo

(…) La astrología representa la “Fraternidad Humana” en el sentido de que todos los elementos horoscópicos son comunes a todos los horóscopos humanos; todos tienen el Sol, la Luna, ocho planetas, y así sucesivamente. Todo horóscopo es construido mediante los mismos patrones de cálculo, que son esencialmente los elementos siderales y zodiacales traducidos con respecto al lugar y la hora de la encarnación. En otras palabras, nosotros estamos hechos del mismo material vibratorio; diferimos solamente en nuestras circunstancias individuales como variaciones del gran horóscopo abstracto, el patrón horoscópico básico.

La estructura de este patrón es un círculo activado por dos diámetros, uno vertical, el otro horizontal; estas líneas forman combinadamente, cada una, dos pares de dos semicírculos y cuatro cuadrantes. Los cuadrantes en cambio, son activados por la división de tres partes iguales; por lo tanto se ve que la “Vida” del círculo es duo-décupla; estas doce casas de treinta grados cada una son los departamentos de experiencia por los cuales y en los cuales se origina la evolución humana. Este diseño estructural es estático; no cambia porque él es la armazón en la cual y a través de la cual se verifica la vida vibratoria del horóscopo.

La esencia vibratoria del gran horóscopo abstracto se obtiene por la ubicación de los símbolos zodiacales fuera del círculo, de tal manera que el cero de cada signo caiga sobre una de las doce cúspides; cero de Aries coincide con la cúspide de la primera casa (el Ascendente), cero de Tauro en la segunda cúspide, cero de Géminis en la tercera y así sucesivamente alrededor de la rueda. El orden de los signos es invariable: Leo siempre sigue a Cáncer, Capricornio siempre sigue a Sagitario, etc. (…)

Capítulo IX – La Condensación del Horóscopo

El primer paso para la condensación será repasar lo que se ha dicho muchas veces en estos artículos: Existe solamente un horóscopo; un Sol, una Luna, uno de cada uno de los planetas, un Ascendente y un Medio Cielo, una y uno de cada una de las casas y signos respectivamente, una cuadratura y una oposición, una conjunción, un sextil y un trino, un radio y un diámetro. Todo esto es así porque hay solamente un Centro y un cumplimiento de las potencialidades de ese Centro.

El Centro es por supuesto, la idea creadora arquetípica Humanidad; del cual cada ser humano es una expresión especializada, encarnando por ley en la dimensión triuna de tiempo – espacio – polaridad. Su identidad individual en esta dimensión es doble: Sus incumplimientos y sus cumplimientos relativos. El propósito de la reencarnación es realizar la identidad perfeccionada a través del cumplimiento de todas las potencialidades. Usted es un vehículo individualizado de la Ley Cósmica de Causa (polaridad positiva) y Efecto (polaridad negativa) porque usted posee los atributos de expresar sus potencialidades (inaugurar causas) y de reaccionar a los efectos de las causas. La Identidad perfeccionada se logra por medio de los procesos de causa y reacción en consistencia con la Sabiduría Amorosa. Sus modulaciones evolutivas son las formas que usted elige para expresarse (iniciar una causa) y para reaccionar (interpretar el efecto).

WANDERINGSOULS dmitry maximov - future moon

Estudios de Astrología II