Astrologia Medieval

Quinta Consideración de Bonatti

2010_gonzalez

Patricia Kesselman

Sobre las diez y siete formas en que la Luna puede estar afligida

Entre los Luminares del Tiempo, el lugar que la Luna ocupa tanto en las Preguntas, como en las Natividades, Elecciones y Acciones es muy importante. La Luna es solamente un elemento, aunque vital e importante.

El Sol y la Luna tienen sus discos aparentes del mismo tamaño y ambos “organizan” esta vida. Mientras el Sol representa la unidad y la regularidad en los ciclos, la Luna simboliza la irregularidad cíclica y la multiplicidad.

Esta característica dispar y variable, se manifiesta claramente en las diferentes fases lunares que se relacionan directamente con los ritmos biológicos del nacimiento, el crecimiento, la mengua y la muerte. Por su variabilidad regular, tiene que ver con todo lo que cambia periódicamente, con los cambios previsibles en la vida.

 La Luna, el Luminar menor, es femenina, fría y húmeda, así como el Sol, Luminar mayor es masculino, caliente y seco. Ambos representan la polaridad cósmica comparable a la división de la humanidad en dos sexos. La vida terrestre depende enteramente de esos principios ya que toda germinación, generación, desarrollo de simiente y nutrición no es más que el producto de la reacción de un principio cálido encarnado por el Sol sobre un principio húmedo encarnado por la Luna. En el desarrollo de este artículo ya veremos como los antiguos poseían toda una Astrología basada solamente en las relaciones del Sol con la Luna.

 El Sol y Luna forman el arquetipo básico de todo proceso vital. Simbolizan dos principios sin los cuales la vida no puede manifestarse: El Sol es el aliento divino que da vida al cuerpo, la Luna es el principio formativo que le da cuerpo a la vida. El Ascendente viene a simbolizar ese punto cruce en el que se materializa el ser que viene al mundo. Es un punto de nacimiento, y al mismo tiempo es un punto de síntesis, pues significa al individuo en su manifestación concreta, física. Ptolomeo calcula la Parte de la Fortuna identificando siempre al Sol con el Ascendente, estando la Fortuna a la misma distancia del Ascendente, como se halla la Luna del Sol. De esta manera, resulta lógico dar preferencia al Ascendente de día y a la Fortuna (que Ptolomeo llama Ascendente Lunar) de noche, representa pues otro punto de síntesis que identificamos con la Luna.

 Como regla general, la Luna tiene mayor influencia sobre las mujeres ya que está relacionada con la fecundidad, se ocupa de la función, del embarazo, de la menopausia y los ciclos reproductivos femeninos. Es el indicador primario de la fertilidad y le dice al astrólogo sobre la capacidad de la mujer para engendrar, amamantar, etc.

 También dice a astrólogo si la mujer tendrá niños y cuántos.

 Las Lunas de Fuego son poco fértiles.

 La Luna en Leo es particularmente lenta en conseguir quedar embarazada. Afligida, especialmente en la 5ta casa, indica poca probabilidad de tener un niño. La Luna en Leo tiende a indicar uno – hasta dos – pero raramente más hijos, a menos que esté extremadamente bien aspectada.

 Las Lunas de Agua: Piscis, Cáncer y Escorpio son las Lunas más fértiles. Una combinación de Sol y Luna en Agua puede conseguir que cualquier buen aspecto a la Luna pueda producir una casa llena de niños. Las Lunas de Tierra son las siguientes más fértiles y las de Aire en tercer lugar.

 Recordemos que según Ben Ezra Leo y Géminis son signos estériles, Ptolomeo agrega a Virgo y Messahallah señala como estériles también a las Lunas en Acuario y Sagitario.

 Tanto en la Carta de un hombre como en la de una mujer, sin embargo, la Luna identifica las mismas áreas del cuerpo a saber: los pechos, el estómago y el abdomen. También tiene influencia sobre el sistema de endocrino en ambos sexos aunque no es la único regente de esa área.

 La hinchazón y la retención del líquido pertenecen a la Luna, así como sudar, llorar, moquear, salivar, etc ( mucho o poco). La Luna se relaciona en astrologia mundial con el pueblo, le gente, las mujeres, las madres.

 El lugar que la Luna ocupa en el momento de nacimiento será siempre importante en consideraciones de salud, y sus aspectos nos dirán mucho sobre qué puede ir mal y porqué. Esto obviamente además de cualquier información que se pueda obtener con el estudio general de la carta, de las casas de salud y el Ascendente de la persona.

 La Luna ocupa, entre los cinco Hylegs un lugar destacado, es el primer candidato a considerar cuando el nacimiento es nocturno y junto con el Sol y el Ascendente interviene en la fórmula del Parte de la Fortuna.

 En el llamado “Tema de época” Trutina de Hermes y por los árabes el “Miundar” (Tema del momento de la concepción) es la Luna del momento de la concepción la que estará íntimamente relacionada con el Ascendente natal.

En los Temas Horarios, a la Luna se la considera corregente del Tema y co-significador del consultante. Los aspectos que forma antes de abandonar el signo que ocupa nos hablan de lo que va a ocurrir, y los aspectos pasados describen lo que ya ocurrió en relación al tema tratado,. Cuando está “Vacía de Curso” Derek Appleby nos dice por ejemplo “nada de lo consultado sucederá”.

 En los Temas Electivos la Luna también juega un papel preponderante, siendo su Signo ubicación, fase y aspectos de vital importancia para cualquier elección, ya que en todo Tema electivo es primordial que la Luna esté bien ubicada y aspectada.

Guido_bonatti,_anonimo_del_XVIII_secolo

 Guido Bonatti de Forlivio (1235-1296)

Fue uno de los astrólogos más célebres de la Edad Media, probablemente el astrólogo más famoso del siglo XIII. Natural de Forli (Florencia) llegó a ser profesor de la Universidad de Bolonia, por la que pasaron grandes astrólogos, como Luca Gaurico y Gerolamo Cardano, entre otros. El que sobresaldrá de todos ellos es Guido Bonatti, quien escribió, en 12 volúmenes, la monumental obra Decem Tractatus Astronomiae.

 Por su habilidad para indagar los astros, Dante Alighieri incluyó a Bonatti en la cuarta subdivisión del infierno, ocupada por los astrólogos, en su obra La Divina Comedia. Como astrólogo de su tiempo prestó consejo a Federico II, Ezzelino, Guido Novello de Polenta y Guido de Montefeltro. En 1233 se disputó en Bolonia con el monje Giovanni Schio de Vicenza sobre la utilidad y legitimidad de los estudios astrológicos. Hacia el 1277 fue cuando escribió la gran compilación astrológica titulada “Decem continens tractatus astronomiae”. Tratando por encima las implicaciones matemáticas, exponía los elementos fundamentales de la astronomía ptolemaica. La obra conoció un último y discreto éxito y fue impresa em 1491, en 1506 y en 1550.

De acuerdo a Guido Bonatti, en las 146 consideraciones que figuran en su tratado, la quinta es para considerar de cuántas formas la Luna puede estar afligida y dice que pueden ser reconocidas normalmente diez 1 , pero en su opinión se pueden agregar siete más. Por lo anterior se consideran impedimentos y daños en todas las Preguntas, Natividades, Elecciones y acciones en las que:

1 Abraham Ben Ezra reconoce 11 situaciones en las que la Luna se halla debilitada en el Libro de Astrología Medieval “Libro de los Juicios de la Estrellas”Editado por la Biblioteca de Sirventa pág 121 del Tomo I.

Hans Holbein Canones super novum Instrumentum Luminarium, Sebastiean Munster, Basle, 1534.

Primera Consideración

Cuando la Luna estuviera Combusta, o bajo los Rayos del Sol contando 15 grados desde el Cuerpo del Sol cuando la Luna aplica a él y 12 grados de distancia cuando se separa; el impedimento es mayor cuando está yendo hacia él que cuando se está alejando porque es como que la Luna se fuera apagando. Cuando ya se separa del Sol en 5 grados se dice que escapa, aunque no esté liberada enteramente. Es como cuando un hombre sale de la fiebre y le dicen se recupera, aunque esté débil y se desmaye, porque es seguro que ahora obtendrá su salud otra vez.

La Tradición distingue tres estados de conjunciones con el Sol:

En “Cazimi” o en el corazón del Sol cuando el planeta está a menos de 16´de distancia, La Tradición marca que cuando un planeta está en Cazimi está fortalecido poderosamente, aunque hay algunos desacuerdos con respecto a esa sentencia ya que algunos astrólogos consideran que un planeta en Cazimi está en su peor estado de combustión.

Se denomina COMBUSTO o quemado a todo planeta ubicado a más de 16´pero dentro del 8º 30 minutos de orbe con el Sol se y por consiguiente sus influjos aminorados, viciados, debilitados.

“Bajo los rayos del Sol” es cuando se encuentra más allá de los 8º30 minutos pero todavía dentro del orbe de influencia, es decir hasta los 15 ó 17 grados dependiendo del autor. La condición es más seria cuando se acerca al Sol y menos en la medida que se aleja.

Bonatti indica como primera debilidad a la Conjunción de los Luminares dando como orbe o campo de influencia 15 grados, el del cuerpo del Sol cuando aplica a la conjunción y 12 grados el del cuerpo de la Luna, cuando se separa de ella. La Luna Nueva es por lo tanto una condición desafortunada.

Segunda Consideración

Es cuando la Luna se halla en su grado de descención (Caída). Esto es en el tercer grado de Escorpio y por extensión en todas las partes de Escorpio o Capricornio o en conjunción con cualquier planeta que esté en su propia Caída, como si ella estuviera conjunta al Sol en Escorpio o Capricornio o el Sol estuviera en su propia caída o sea en Acuario o en Libra o en el Grado 19 o en cualquier parte de Libra, o podría ser conjunta a Marte y ambos estar en Libra o en Tauro o en el grado 28 o cualquier parte de Cáncer de la misma manera con cualquier otro planeta o planetas.

Se considera descención al movimiento de un planeta o astro que disminuye su declinación con respecto a la eclíptica, pero en este caso Bonatti se refiere a las debilidades planetarias de primer grado como son la caída y el exilio, considera así mismo una debilidad cuando la Luna estuviera en conjunción con un planeta en esa condición.

Un planeta está exilado o desterrado cuando está en oposición al signo de su domicilio.

La regencias Planetarias Tradicionales son: Sol – Leo; Luna – Cáncer; Mercurio – Géminis y Virgo; Venus – Tauro y Libra; Marte – Aries y Escorpio; Júpiter – Sagitario y Piscis; Saturno – Capricornio y Acuario.

Un planeta en caída está en el signo opuesto a su exaltación.

Los signos tradicionales de exaltación u Honor de los planetas y sus grados según Ben Ezra son:

Sol 19º de Aries

Luna 3º Tauro

Mercurio 15º de Virgo

Venus 27º Piscis

Marte 28º Capricornio

Júpiter 15º Cáncer

Saturno 21º Libra

N.N. 3º De Géminis

Aunque hay determinados grados de Exaltación y de Caída Bonatti hace extensiva la debilidad a todo el Signo.

Tercera Consideración

Es cuando la Luna está ubicada en algunos de los grados combustos, de los cuales los peores son aquellos doce grados que están antes del grado que está directamente opuesto al grado donde está el Sol, donde quiera que la Luna estuviese.

En esta Consideración Bonatti no hace referencia al signo en que estuviera la Luna sino que considera nefastos los doce grados antes de que la Luna haga oposición con el Sol y llama a estos grados combustos, comparándolos de alguna manera con una conjunción cerrada con el Sol.

Por el contrario otros autores medievales como Ben Ezra consideran fuerte a esta posición lunar como veremos más adelante.

Cuarta Consideración

Es cuando la Luna está en conjunción, oposición, cuadratura a una o ambas infortunas Saturno, Marte sin estar en recepción; para lo cual estaría impedida solo un poco pero en cualquier otro lugar será un gran impedimento, tanto en el aspecto comentado como también en la conjunción corporal salvo el caso en que el Infortunio tuviera dos de sus Dignidades menores como por ejemplo Saturno en los cuatro últimos grados de Aries o Géminis en cada uno de los cuales rige un Término y una Triplicidad, o con Marte en los diez últimos grados de Piscis donde rige una Faz y una Triplicidad; y así en cualquier otro signo o lugar.

En este caso Bonatti hace alusión a que la Luna se debilita ante cualquier contacto de conjunción cuadratura u oposición con un maléfico, haciendo la salvedad de la recepción ( el ser recibido por cualquier planeta significa encontrase en las Dignidades esenciales de dicho planeta, en este caso se refiere a la recepción mutua que es un excelente testimonio).

Considera a la conjunción como un mal aspecto salvo en los casos en que el maléfico se encuentre en uno de los lugares en donde tiene dos de las Dignidades llamadas menores (Triplicidad, Término o Faz).

astrologia_nascimento_

Quinta Consideración

Es cuando está con la Cabeza o Cola de Dragón, doce grados antes o después que ambos, pues es el lugar en donde ella está eclipsada.

El eclipse es una conjunción u oposición especial entre los Luminares ya que se produce sobre la eclíptica. El Eclipse de Sol ocurre siempre en la Luna Nueva (Sol y Luna en Conjunción) mientras que el Eclipse de Luna ocurre siempre en la Luna Llena (Sol y Luna en Oposición es decir diametralmente opuestos respecto a la Tierra).

Etimológicamente, Eclipse viene del griego clásico LEIPO que significa abandonar, también en griego es un término astronómico que significa ECLIPSE, cuando se “abandona” o “extingue” la luz de la luminaria.

Si la órbita de la Luna estuviese sobre la eclíptica (plano de la órbita de la tierra), en cada revolución lunar daría lugar a un eclipse de sol durante el Novilunio y a un eclipse de luna durante el Plenilunio al cabo de unos 15 días. En realidad el plano de la órbita lunar está inclinado respecto a la eclíptica un ángulo de 5°08’13”, lo que motiva, las más de las veces, que la Luna pase por encima o por debajo del Sol o por arriba o debajo del cono de sombra de la Tierra sin que tenga lugar el eclipse. Solo habrá eclipses en las sicigias (palabra que engloba las conjunciones y oposiciones del Sol y la Luna) cuando el Sol esté cerca de los Nodos de la Luna o puntos en que la órbita lunar corta a la Eclíptica. Este nombre proviene de que los eclipses siempre ocurren en la proximidad a dicho plano.

Antiguamente los Nodos eran denominados Cola y Cabeza de Dragón. Los Antiguos creían que en los nodos habitaba un dragón que de vez en cuando se tragaba al Sol, a la Luna o a cualquier otro planeta cada vez que se acercaba demasiado. El emperador tenía que estar avisado para mandar a sus arqueros disparar flechas de fuego al cielo para matar al dragón y liberar al astro tragado. De esa manera se vencía el temor que pudiera padecer la población, de ahí los nombres de Cola o Cabeza de Dragón.

Ben Ragel en su Libro Conplido, donde recopila texto originarios del siglo I al IV y anteriores, como Hermes, Vuetius Valenes, Doroteo o Ptolomeo, traducido por la Escuela de Traductores de Toledo de Alfonso X el Sabio al castellano antiguo en el Siglo XII y vuelto a traducir al castellano moderno por la Escuela de Traductores de Sirventa en el siglo XX. En el tomo primero, en el capitulo en el que habla sobre la Luna nos dice:

“La Luna es luminar menor, regente del Ascendente del mundo, semeja al hombre más que nada en el comienzo de su concepción y en su declive después. Pues ella empieza pequeña y va creciendo al recibir la luz del Sol hasta que llega a su oposición, y si coinciden en aquel lugar uno de los dos Nodos, se eclipsa, y también eclipsa ella al Sol cuando hace conjunción con él en alguno de los dos Nodos. Y por este eclipse del Sol y de la Luna se alzan los infames y los hombres despreciables sobre sus reyes y nobles, injuriándolos y despreciándolos y se cambian los reinos elevándose los viles y los malvados.”

Sexta Consideración

Es cuando la Luna está en el Signo de Géminis porque ella está en la casa XII de su propia Casa.

Los antiguos consideraban una debilidad cuando un planeta se encontraba en la Casa XII de su propio domicilio. En este caso la Luna cuando se encuentra en el signo de Géminis.

Séptima Consideración

Es cuando la Luna está a finales de los Signos porque está en Términos de las Infortunas, excepto en los últimos seis grados de Leo que pertenecen a Júpiter, pero en los primeros ocho está debilitada porque esos son Términos de Saturno, y si me fuera objetada la misma razón para que fuera también impedida en los primeros seis grados de Cáncer porque pertenecen a los Términos de Marte, respondería que no, porque Cáncer es el Signo de la Luna y donde está su gran Fortaleza.

Los Términos constituyen otra dignidad o relación de regencia que la astrologia moderna ha perdido: aquí cada signo está dividido en 5arcos de distancia desigual, asignándosele un Regente planetario a cada uno de estos 5 términos. Los Términos son llamados también “confines” y son la última división del Signo en cinco segmentos desiguales. Uno de los cinco planetas clásicos (Mercurio, Venus, Marte, Júpiter y Saturno) tiene una afinidad especial con uno de los términos de cada signo. Cuando un planeta ocupa el término de otro, se dice que actúa “en términos de” ese planeta. Así, Saturno en los términos de Venus actuaría “en términos de” Venus y perdería algo de su malevolencia, y Venus en los términos de Marte ya no sería tan dulce. Los límites de los Signos son puntos críticos y así se consideraban antiguamente al asignárseles los términos de las Infortunas (Marte y Saturno).

Octava Consideración

 Es cuando la Luna está o en la sexta, octava, novena, o doceava Casa ( no en recepción con el Ascendente ) o unida a un planeta que está en alguna de ellas o en la Tercera Casa porque está Cadente de ángulo, aún cuando es Casa de su alegría y no está tan afligida como en las otra casas cadentes.

CASA CADENTE: Casas 3, 6, 9 y 12. “Caen fuera” de los ángulos. Según Ptolomeo, los planetas tienen más fuerza en los ángulos de la figura, menos en las Casas sucedentes y en las cadentes están totalmente agotados. Por lo tanto un planeta Cadente de ángulo es decir en casa Cadente se encuentra en el lugar más débil en el sistema de Casas, especialmente hacia el final de ellas.

Bonatti consideró que un planeta en una casa cadente distante a 8 grados de una casa angular, se lo considera angular, a 5grados de una casa sucedente, se lo considera sucedente y a 3 grados de la cúspide de una casa cadente, se lo considera cadente.

Novena Consideración

 Es cuando la Luna está entre el Grado 15 de Libra, y el Grado 15 de Escorpio, esos 30 grados son llamados la Vía Combusta.

Se denomina Vía Combusta a la región que va de los 15 grados de Libra hasta los 15 grados de Escorpio, considerada desde la Antigüedad una zona maléfica de la naturaleza de Marte y Saturno. En ese lugar estaba la vía láctea hace 4.000 años, ahora está entre finales de Sagitario y principios de Capricornio. En Astrología Horaria la Luna ubicada en esta zona es una prohibición, o impedimento para el juicio y tradicionalmente puede invalidar la carta horaria. Marc Edmund Jones considera que la Luna aquí indica “tal inestabilidad en los asuntos, que impide el juicio y habla de una autosatisfacción perversa en la confusión” (M.E. Jones, Problem Solving by Horary Astrology).

Décima Consideración

 Es cuando la Luna está vacía de Curso, es decir no toca ningún planeta ya sea por conjunción o aspecto antes de cambiar de Signo, o, en la Condición cuando es llamada Feral, eso es en un lugar donde no tenga ninguna Dignidad.

La Luna Vacía de Curso simplemente significa que la Luna no hará ningún aspecto Ptolemaico (conjunción, sextil, cuadratura, trígono u oposición ) antes de abandonar su signo actual. La Luna entonces viaja en un “aspecto de vacío.” Una Luna vacía de Curso usualmente significa en una pregunta horaria que nada pasará con respecto a la pregunta, es decir, anticipa la respuesta, una respuesta que es irrelevante. Está la excepción con respecto a esta restricción de un vacío lunar cuando la Luna ocupa un signo donde un planeta benéfico (Venus o Júpiter) se exalta o es regente. Estos signos son Tauro, Sagitario, Piscis, y Cáncer.

Onceava Consideración

 Es cuando la Luna está lenta en su curso porque ella puede ser comparada con un planeta Retrógrado.

El promedio de movimiento diario de la Luna es de 13º 10′ 36″. Moverse más lentamente es considerado una debilidad. Se considera que La Luna está en movimiento lento o lenta en su curso cuando su velocidad es menor a 12 grados.

Johannes de Sacrobosco_

Doceava Consideración

Es cuando la Luna está deseosa de Luz, o sea cuando solamente se ve una pequeña parte de ella, como sucede en el final del mes Lunar.

Se refiere a la Luna Menguante. Comúnmente se dice de la Luna cuando se va aproximando al Sol, en su camino hacia la conjunción (Luna Nueva), luego de dejar la oposición (Luna Llena). Cuando disminuye su luz, o palidece, la Luna forma una serie de aspectos siniestros con el Sol, debilita su fuerza. Según W. Lilly cualquier planeta que haya pasado la oposición con el Sol sufre una disminución de luz y eso es un testimonio de debilidad y es negativo sobre todo en lo que se refiera a la Luna.

Treceava Consideración

Es cuando la Luna está sitiada por dos Infortunas que la hacen impedida.

De acuerdo con Lilly, un planeta está sitiado cuando se encuentra entre dos maléficos. Según algunos autores, un planeta está sitiado cuando los aspectos, el último que completó y el siguiente que hará, es con maléficos.

Tradicionalmente un planeta sitiado es el que está entre Marte y Saturno, y en el mismo signo que ellos.

Catorceava Consideración

 Es cuando está la Luna en los Grados de Azimene.

Se refiere a ciertos grados Críticos que se consideran, por una cierta razón ignorada, ser “cojos y deficientes” Los grados son: Tauro 6 – 10. Cáncer 9 – 15. Leo 18, 27 y 28. Escorpio 19 y 28. Sagitario 1, 7, 8, 18 y 19. Capricornio 26 – 29. Acuario 18 y 19. La primera información es la de Guillermo Lilly en Christian Astrology 1647, XIX 118, los “grados cojos y deficientes (nota , llamada por algunos grados de Azimene). Esta nota sugiere que no fueran originados por Lilly mismo pero eran de uso común entre astrólogos de su época, se observa que es puramente una denominación astrológica sin otros significados aunque sus orígenes sean obscuros.

Quinceava Consideración

Si la Luna está en los grados “marcados con hoyos”.

Bonatti se refiere a cuando la Luna está en los denominados grados “hondos” o “pozo” a saber:

Aries: 6,11,16, 23,29

Tauro: 5,12,24,25

Géminis: 2,12,17,26,30

Cáncer: 12,17,23, 26, 30

Leo: 6, 13, 15, 22, 23, 28

Virgo: 8, 13, 16, 21, 22

Libra: 1, 7, 20, 30

Escorpio: 9, 10, 22, 23, 27

Sagitario: 7, 12, 15, 24, 27, 30

Capricornio: 7, 17, 22, 24, 29

Acuario: 1, 12, 17, 22, 24, 29

Piscis: 4, 9, 24, 27, 28

Dieciseisava Consideración

Es cuando la Luna se encuentra los grados llamados “ahumados” Los llamados grados “ahumados” según encontramos en la Christian Astrology de W. Lilly son: 20 Cáncer, 20 Leo, 22 Virgo, 24 Escorpio, 23 Sagitario, 4 Acuario.

sky_bal_

Diecisieteava Consideración

 Y última forma es cuando la Luna está en los grados llamados “oscuros”.

Los grados llamados oscuros según encontramos en el Glosario del libro El Juins de les Estrelles traducido y editado por la Escuela de Traductores de Sirventa son:

Aries: los tres primeros grados son medianos, ni brillantes ni oscuros, los 5 siguientes oscuros, los 8 que vienen después medianos, 4 brillantes, 4 oscuros, 5 brillantes 1 oscuro.

En Tauro y Géminis no hay grados oscuros.

Cáncer: Los 7 primeros grados son medianos, luego vienen 5 brillantes, 2 medianos, 4 brillantes, 2 oscuros, 8 brillantes, 2 oscuros.

Leo, Virgo, Libra no hay grados oscuros.

Escorpio: Los tres primeros grados son de luz mediana, luego vienen 5 brillantes, después 6 sin nada, le siguen 6 brillantes, después 2 oscuros, a continuación 5 brillantes y por último 3 de luz mediana.

Sagitario: los 9 primeros grados son brillantes, les siguen 3 de luz mediana, luego 7 brillantes, vienen a continuación 4 oscuros y por último 7 sin nada.

Capricornio: Los 7 primeros grados de este signo son de luz mediana, les siguen 3 brillantes, a continuación vienen 5 oscuros, posteriormente 2 de luz mediana, luego 4 sin nada y por último 5 grados brillantes.

Acuario: Los primeros cuatro grados de Acuario son oscuros, les siguen 5 brillantes, a continuación 4 de luz mediana, luego 8 brillantes, posteriormente 4 sin nada y por último 5 grados brillantes.

En Piscis no hay grados oscuros.

Para W. Lilly los grados oscuros son:

Para Aries el grado 3, para Tauro el 3 y el 30, para Géminis el grado 7 y el 27, para Cáncer el 14, Leo el grado 10, para Virgo el 5 y el 30, para Libra el grado 10 y el 21, para Escorpio el 3 y el 30, Sagitario el 12, Capricornio el grado 7, 19, 22, 30, Acuario el 13, para Piscis el 6, 18, 22, 30.

Abraham Ben Ezra en El Juins de les Estrelles, libro I nos habla específicamente sobre las relaciones entre el Sol y la Luna describiendo 16 maneras diferentes en que pueden relacionarse los Luminares. En el libro original faltan las dos últimas condiciones que posiblemente estarían relacionadas con los nodos y eclipses. Ben Ezra nos dice lo siguiente:

La Luna y el Sol tienen 16 maneras diferentes de relacionarse, que son las siguientes:

La primera es conjunción cerrada cuando entre ellos haya menos de 16 minutos (Cazimi).

 La segunda es que la distancia entre ellos aumente hasta 6 grados y que la Luna esté después que el Sol, allí comienza a tener alguna fuerza.

La tercera es que la distancia entre ambos haya aumentado a 12 grados y con ello va creciendo su fuerza.

La cuarta es cuando se halla a 45 grados del Sol, en ese momento tiene una cuarta parte de su fuerza.

La quinta es cuando se ha alejado 90 grados del Sol y en ese momento tiene la mitad de su fuerza.

La sexta es que haya alejado 135 grados de distancia y entonces tiene dos tercios de su fuerza.

La séptima es que la distancia aumente a 168 grados o sea a 12 grados de distancia de la oposición del Sol, en esos momentos está en su fortaleza.

La octava es cuando está en la oposición al Sol es cuando la Luna está en la mayor fortaleza que pueda tener.

La novena es cuando la distancia del Sol ha menguado en 12 grados.

La décima es que esta distancia mengüe en 45 grados, entonces no tiene sino una cuarta parte de su fuerza.

La onceava es cuando ha bajado a 90 grados de la oposición que hace disminuir la mitad de su fuerza.

La doceava es cuando vuelve a una distancia de 45º del Sol y entonces no tiene más que una cuarta parte de su fuerza.

La treceava es cuando se acerca a 12 grados del Sol, que entra bajo los rayos.

La catorceava es cuando llegue a 6 grados del Sol cuando comienza a estar Combusta.

De estas 16 maneras que tiene la Luna de relacionarse con el Sol si se quitan las cuatro que hemos repetido bajo los rayos dos veces, y luego combusta otros dos, quedan otras doce llamadas “claves/llaves” de la Luna las cuales son imprescindibles para juzgar acerca de la lluvia.

ciclos-lunares-

Bibliografía

 1. THE ASTROLOGER’S GUIDE. ANIMA ASTROLOGIAE or A Guide For Astrologers. The 146 considerations of Bonatti and select aphorisms of Cardan . Ed R.Zoller.

2. El Libro Conplido en los Iudizios de las Estrellas. Alí Ben Ragel. Ed. Índigo 1997.

3. 3. El Juins de les Estrelles. Abraham Ben Ezra. Ed. Biblioteca de Sirventa 2001.

4. Astrología Gallica, Tomo XVI, Acerca de los rayos y los aspectos. Jean Baptiste Morín de Villefranche. Ed. Biblioteca de Sirventa 2000.

5. Tetrabiblos de Ptolomeo Traducción de Blanca Hernández. Ed. Las Mil y Una Ediciones.

6. Christian Astrology W. Lilly.

Categorias:Astrologia Medieval